Portada Multimedia Edición actual    
 
 
Portada / Noticias

 

 
 

Cirugías con videotoracoscopía reducen en un 75% costos hospitalarios

Por Gabriela Vásquez
Periodista

El Hospital Nacional Saldaña (HNS), en los Planes de Renderos, San Salvador, es el único de toda la red pública que cuenta con la videotoracoscopía. Hoy, gracias al aparato, llevan 150 intervenciones quirúrgicas y el 60% de los pacientes con problemas neumológicos ya no son sometidos a cirugías torácicas abiertas.

Foto: Gabriela Vasquez

El doctor David Bará introduce una pinza, mientras Roberto Aguilus sostiene la micro cámara, que les sirve para ver el interior del cuerpo sin abrir al paciente.

El equipo costó 60 mil dólares y se compró en noviembre de 2006, con la ayuda económica de la Fundación Rafael Meza Ayau, el Patronato Antituberculoso y con fondos del Hospital y del Gobierno. De acuerdo al director general del HNS, Jorge Montoya, el dispositivo permite realizar cirugías sin grandes complicaciones y con poco dolor, además de reducir los gastos y la estancia hospitalaria de los pacientes.

Con la videotoracoscopía, los costos del hospital se redujeron en un 75%, ya que invertían 2 mil 500 dólares en el egreso de un paciente; ahora, solamente gastan 500. Por ejemplo, antes, con la cirugía abierta, un paciente se tenía que alimentar y mantener en cama de uno a tres meses; pero hoy, con la videotoracoscopía, 72 horas o tres días mínimo.

"La ventaja de la videotoracoscopía es que el paciente a los 15 días ya puede volver a su trabajo", expresó el jefe de cirugía torácica del HNS, Roberto Aguilus. Una paciente de 58 años que le drenaron líquido del pericardio con la videotoracoscopía, fue dada de alta dos días después de la operación.
Foto: Gabriela vasquez

El monitor muestra el inicio para realizar una entrada al pericardio de una paciente de 58 años, quien tenía como un litro de líquido alrededor del corazón

Revolución tecnológica

A Blanca Martínez, de 29 años, se le extrajo un quiste pulmonar. Después de la operación, dijo sentir mejorías en su respiración y ningún dolor en la herida. La videotoracoscopía sirve para realizar cualquier tipo de cirugía torácica de manera rápida y eficaz. Según Aguilus, con ella, se pueden diagnosticar patologías en la pleura, pulmón, pericardio, mediastino y corazón; además extirpar tumores, cauterizar bazos sangrantes y hacer biopsias, a excepción del corazón.

En el campo médico, es una técnica quirúrgica poco invasiva , porque solo se realizan de tres a cuatro incisiones pequeñas, no mayores de tres centímetros, para insertar pinzas, tijeras, cauterizadores, succionadores y una cámara microscópica que capta imágenes de los órganos afectados. Estos a su vez son observados, a través de un monitor, por los doctores que ejecutan los procedimientos.

El cirujano torácico del HNS, David Bará, explicó que entre los beneficios del equipo para los pacientes están la menor morbilidad, el proceso de recuperación rápido e indoloro, los diagnósticos ágiles y la reducción de riesgo de infecciones intrahospitalarias, en comparación con la toracotomía (cirugía abierta), "en la que se hacen incisiones de 15 a 18 cm, se necesita más uso de antibióticos, analgésicos y oxígeno, porque se altera la mecánica respiratoria".

Para el director del HNS, la videotoracoscopía revolucionó la forma de hacer cirugías neumológicas. Se pasó de la cirugía abierta a la cerrada, lo que benefició, no solo al sistema médico hospitalario y académico, sino también a los pacientes. "Nos podemos preciar de hacer neumología de especialidad, que era algo que aquí no existía", concluyó el galeno.

 

 

 

 

 

No todos son aptos
 

Po medio de la videotoracoscopía, se pueden realizar procedimientos diagnósticos y terapéuticos de todo tipo, tal como se hace en la cirugía de tórax abierto.

El juicio y experiencia del cirujano son los factores que determinan a qué tipo de pacientes es conveniente realizarle una videotoracoscopía.

Según el jefe de cirugía torácica del Hospital Nacional Saldaña (HNS), Roberto Aguilus, hay situaciones específicas en las que se puede realizar la videotoracoscopía y en otras no. Por ejemplo, no se puede ejecutar cuando el paciente ha sufrido una cirugía previa o una infección anterior, porque tenemos que tener espacio pleural libre.

Mientras que el cirujano torácico del HNS, David Bará, afirmó que un paciente es apto para la videotoracoscopía cuando posee suficiente espacio entre el pulmón y la pared torácica