Portada Multimedia Edición actual    
Ayuda
 
Portada / Noticias

 

 
 

Escasez de medicamentos en el ISSS golpea el bolsillo de los cotizantes

Elissa Pascasio
Redacción

La farmacia del Hospital de Especialidades del ISSS, en San Salvador, informó que son 26 los medicamentos que actualmente escasean en su oferta, que incluyen desde acetaminofén hasta pastillas recetadas para el tratamiento de diabetes e insuficiencia renal. Sin embargo, cuando Comunica intentó conocer la causa del desabastecimiento y qué se hace frente a la crisis, el personal de la farmacia respondió: “la información es confidencial y no estamos autorizados para dar la información”.

Foto: Elissa Pascasio

Los usuarios del Instituto Salvadoreño del Seguro Social no siempre pueden adquirir las medicinas que por derecho les corresponde

Losartán es un medicamento que contribuye a la disminución de la presión cardiaca. Es, también, el recetado a Isabel Nerio, una paciente hipertensa de 49 años, que desde hace tres meses no sigue su tratamiento. “Es frustrante cuando una llega y le dicen que no hay, pues es una medicina cara que tengo que tomar a diario ”, se lamentó Nerio, luego de consultar en la farmacia institucional si tenían lo que necesitaba.

Las farmacias comerciales del país sí cuentan con el medicamento. En las sucursales de la farmacia DrugSmart, en San Salvador, el Losartán se vende con el nombre comercial de Nefrotal. La dosis que requiere Isabel, 30 tabletas para 15 días, cuesta $40.46. Los precios registrados en las farmacias Uno y Las Américas son incluso más elevados: $46.06 y $43.75, respectivamente. “Uno siente descontento porque hay que pagar y porque no dan una solución inmediata”, añadió Nerio, quien está asegurada por el Ministerio de Salud y cotiza desde hace 13 años. El descuento mensual por el Seguro Social es de $25.

Al no tomar la medicina, Isabel se expone a sufrir presión alta, lo que desencadenaría una crisis hipertensiva, y esta en una hemorragia cerebral. “Como por tres meses no pude tomar el Losartán, porque no hay en el ISSS o porque no lo puedo comprar”, expresó la cotizante.

Fernando Cáceres, ex profesor del sistema público, se suma también a los casos de pacientes afectados. Le diagnosticaron diabetes a los 27 años, y ahora, a los 63, tiene que ajustarse a lo que le permita el bolsillo después de cada consulta. “Uno está toda la vida en la duda. Me siento abatido porque el sueldo de jubilado ($97 al mes) no es el mejor. La situación económica no es buena, todo está caro y no hay esperanza”, dijo.

Cáceres necesita tomar a diario Metformina, una pastilla que ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, por su escasez en las farmacias del ISSS, y por la imposibilidad de este sexagenario para costeársela en farmacias privadas, dejó de tomarla durante dos meses. En Farmacia Limeña y Las Américas, el precio por una caja de 30 tabletas es $25.83 y $25.81, respectivamente .

Según el endocrinólogo Francisco Gonzáles, la ausencia de Metformina provoca hiperglicemia, término que corresponde a niveles elevados de azúcar en el cuerpo. “Una hiperglicemia provoca desde visión borrosa, pérdida de peso y de la vista, hasta convulsiones; y en el peor de los casos, el estado de coma en el paciente”, afirmó el médico.

Los tratamientos hormonales no se quedan atrás. Yolanda Blanco, de 37 años, fue operada de la matriz hace cuatro años, y esto le produjo una pérdida de la hormona tiroidea. Por esta deficiencia, es propensa a un envejecimiento prematuro. Para poder producir la hormona tiroidea, Blanco toma Levotiroxina en ayunas una vez al día, pero este medicamento tampoco está en el ISSS. Blanco dice que no está en capacidad de comprarlo todos los meses. “ Es un problema, porque uno tiene su presupuesto. Pero cuando no hay medicinas, pues hay que comprarlas”, se quejó la paciente.

El precio de la Levotiroxina en la farmacia DrugSmart es de $13.19, por la caja de 30 tabletas; mientras que en las sucursales de Uno, $12.00.

Gustavo Maldonado, de 56 años, vive también un suplicio por la carencia del Etalpa. Este medicamento le ayuda a prevenir la osteoporosis que podría acarrearle la insuficiencia renal que padece. La caja de 30 tabletas cuesta $57. 72 en la farmacia Las Américas. En las Uno y la Farmacia Limeña cobran $57. 62. “Claro que no alcanza (el dinero), porque no sólo las medicinas están caras, sino (también) la comida, y ahora, la gasolina”, se lamentó Maldonado.

Ante la falta de una respuesta institucional, los y las pacientes se resignan a continuar pagando los altos precios de las farmacias comerciales. Sin embargo aun así cuestionan la ineficiencia del ISSS: “Se supone que si a uno le descuentan al ser cotizante, es para que uno no compre las medicinas”, concluyó Blanco.