Portada Multimedia Edición actual    
 
 
Portada / Noticias

 

 
 

Celulares causan problemas entre profesores, alumnos y padres de familia

Por Iris Zaldaña
Periodista

Las situaciones originadas por el uso de celulares en las instalaciones estudiantiles son resueltas a nivel de directores. En estos momentos, no existe una normativa general que los restrinja dentro de los centros escolares.

Foto: Iris Zaldaña

Estudiantes del Centro Escolar "Capitán General Gerardo Barrios", Santa Ana, manipulan un celular en horas de recreo.

En 2008, las autoridades responsables de los diferentes centros educativos han regulado el uso de celulares en el departamento de Santa Ana. Las anomalías a raíz del abuso de los móviles, por parte de los alumnos, dentro de las instituciones representan conflictos a nivel interno.

"Desde el año pasado, la mayoría de las niñas de los primeros grados portaban celulares y con la pérdida y reclamos de ellos comenzaron los problemas. Se intensificaron con los que surgieron después con las alumnas del Tercer Ciclo, a quienes se les encontraron mensajes sexuales", apuntó la directora del Centro Educativo "José Martí", Dina Nohemy García.

De igual forma, otras instituciones de enseñanza Básica y Media manifestaron los cambios que han hecho para agregar normativas al reglamento disciplinario, en donde se estipula las condiciones y prohibiciones respecto al manejo y posesión de los aparatos celulares. Un caso fue el de Kevin Zaldívar, de 15 años, a quien su docente le decomisó el móvil, mientras estaba en una exposición en el salón de clase. ".Mi papá me dio el celular para que me comunique con él", aseveró el adolescente para justificar su comportamiento.

Aunque los llamados de atención son recurrentes, los estudiantes continúan ingresándolos a las instituciones porque cuentan con el consentimiento de los padres y madres de familia. También lo hacen porque es una falta leve, a pesar de que la medida fue acordada en las reuniones con los padres de familia y docentes a principio del año (ver recuadro).

Los mecanismos de control varían en cada institución. Algunos docentes de las escuelas rurales no consideran que la portación de los móviles sea un problema. "Aceptar el uso de celulares es una manera de adaptarse a las nuevas tecnologías, es parte de nuestra cultura", señaló el director del Centro Educativo "Caserío Laguneta" Cantón Los Apoyos, Santa Ana, René Alonso Solís.

La situación es diferente en las instituciones educativas urbanas, ya que la mayoría de su población estudiantil tiene acceso a celular, y ello ocasiona dificultades en el orden interno. Las irregularidades van desde la venta ilícita de móviles, consumo de pornografía, tráfico de información en horas de clases hasta extorsiones, explicó Luis Alonso Girón, miembro del Departamento de Coordinación del Ministerio de Educación. Este último fue un caso que se registró en un centro escolar del municipio de Chalchuapa y otro en la cabecera departamental.

Foto: Iris Zaldaña

Dos alumnas se distraen con sus celulares dentro del salón de clases, en el Centro Educativo "Caserío Laguneta" cantón Los Apoyos, Santa Ana.

El profesor Milton Ramírez, del Instituto Nacional de Santa Ana, INSA, muestra su descontento ante el uso arbitrario de los móviles en horas de clase, "dichos aparatos aparte de sumarse a los factores de distracción en los alumnos, estos no forman parte del material didáctico que se utiliza dentro del aula". También responsabilió a los padres de familia de proveer a los niños y adolescentes este tipo de tecnología.

Para Floridalma Mendoza, el que su hijo Alexander, de 13 años, porte celular es imprescindible. "En estos tiempos es necesario que ellos carguen su teléfono, porque uno no sabe lo que les pueda pasar en la calle", manifestó.

Ante la problemática, las autoridades de educación todavía no incluyen cambios en el Manual de Convivencia Escolar. "Por el momento, el Ministerio de Educación no tiene una normativa o política que prohíba el ingreso de teléfonos celulares a las instituciones académicas", aseguró Guerra, coordinador Departamental del Seguimiento a la Calidad Educativa, Regional Santa Ana.

 

 

 

 

 

 

Incluyen nuevas normativas en los reglamentos disciplinarios
 
Para evitar cualquier tipo de problemas que alteren la convivencia estudiantil, las autoridades educativas acordaron las siguientes medidas:
 

-Apagar el celular en horas de clases.

-Si es necesario tenerlo encendido, ponerlo en vibrador (casos especiales).

-Utilizarlo solo en casos de emergencia y con previo aviso al docente.

-La institución no se hace responsable de pérdidas de celulares.

-Se aplicarán sanciones a alumnos que no cumplan las normativas anteriores.