Portada Multimedia Edición actual    
Ayuda
 
Portada / Noticias

 

 
 

Cultivos hidropónicos: Una alternativa fracasada

Celia Aparicio
Periodista

Presentados como proyectos novedosos de la agricultura, los cultivos hidropónicos no encontraron eco en la población campesina de El Salvador que se resiste a cambiar los métodos tradicionales a pesar de la ayuda que iban a recibir del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), entre otras.

Foto: Celia Aparicio

Planta de tomate cultivada hidropónicamente

Lo que parecía novedoso, después de dos años de impulsar el proyecto, resultó un fracaso y el programa hidropónico se quedó como un simple experimento en las denominadas “escuelas saludables”.

Los cultivos hidropónicos surgen de la necesidad de los agricultores de poseer sus cultivos controlados y aislados de cualquier tipo de plagas y enfermedades que se desarrollan en el medio ambiente.

“La hidroponía en El Salvador se inicia a principios de los años 90', cuando personal del PNUD trajo el proyecto con el fin de brindarles una herramienta de trabajo a las personas de escasos recursos”, afirmó Mario González, ingeniero agrónomo de Ry M Centroamericana, una empresa que se dedica a la instalación de sistemas de riego en cultivos de invernadero.

.A nivel mundial, la hidroponía –una técnica que emplea el agua y abono orgánico- tuvo sus inicios en el norte de Europa, en países como Holanda. Ellos con el fin de cultivar a mayor escala hortalizas como: tomate y chile, optaron por buscar alternativas de cultivo sin suelo, porque sus temperaturas frías les impedían trabajar en la tierra

El ingeniero González explicó que ese tipo de cultivo “minimiza el espacio y aumenta la producción”.

Cultivos artesanales y a gran escala

En nuestro país, se cultivan hidropónicamente en forma artesanal y con sustrato un aproximado de dos a tres manzanas, en las comunidades del Bajo Lempa, en los departamento de San Vicente y Usulután. Ahí se benefician 92 familias.

La licenciada Emma Hernández, coordinadora del proyecto Apoyo a la rehabilitación a familias afectadas por la tormenta Stan en el municipio de Tecoluca, departamento de San Vicente, desarrollado por las organizaciones no gubernamentales: Paz y Tercer Mundo (PTM) y Las Melidas, afirmó: “El objetivo principal es ayudar a la gente a subsistir y a buscar su seguridad alimentaria, pero sobre todo ayudar a retribuirles lo que perdieron en el huracán Stan”

Es importante destacar que este plan de trabajo se desarrolla de forma artesanal, utilizando materiales que están al alcance de la población, por ejemplo, cajas plásticas, de madera, carpetas, arena, entre otros. Pero, también existen proyectos a gran escala en la zona franca “El Pipil”, en San Pablo Tacachico, municipio de San Juan Opico, departamento de La Libertad. Esta cuenta con 36 hectáreas de terreno, divididos en 6 invernaderos para cultivo protegido, en los cuales solo se produce chiles para exportación.

Marco Portillo, ingeniero agrónomo en “El Pipil”, sostuvo que la hidroponía es un tipo de agricultura intensiva que se desarrolla en determinada área, por lo tanto es fácil poder duplicar o triplicar la producción. Las clases que se practican más en el país son los de agua con nutrientes y los de abono orgánico, aunque estos últimos tienen mayor aceptación entre los agrónomos, debido a que son menos delicados a la hora de producir.

El chile, el tomate, la lechuga, el repollo y el maíz cerrajero, el rábano, el apio son los cultivos más populares en los terrenos donde se implementa la nueva técnica.

Componentes y beneficios

El Ing. González detalló que a gran escala se necesita poseer un equipo de bombeo para proporcionar el agua al invernadero; en segundo lugar, construir un invernadero para proteger las plantas que estarán dentro del mismo y finalmente, un sistema de filtrado para proteger las plantas de aguas contaminadas.

Entre las ventajas que ofrecen esta forma de cultivo están un mayor rendimiento en la producción, reducción de plagas y enfermedades, debido a la protección de los invernaderos. Aunque esta técnica no haya resultado en algunas comunidades, por la falta de interés y por lo delicada que es la técnica a la hora de aplicar los nutrientes a la planta, debido a que la cantidad que se le aplique debe ser balanceada para que no se marchite. Por estas razones, se puede decir que si ha tenido una aceptación mínima en determinadas poblaciones, pero es importante saber que en el país se está iniciando con esta técnica y en la mayoría de lugares son experimentales

Algunos expertos afirman que todo es educación y cultura, porque a medida que se eduque y se capacite a las personas así podrá incrementarse el interés entre la población, siendo los mayores responsables los promotores de las diferentes organizaciones que desarrollan esta técnica.

 

 

 

Todo comienzo requiere dinero
 

 Ésta técnica también se conoce como el uso de agua y sustratos inertes, para la producción de cultivos.

• La inversión inicial de los cultivos hidropónicos a gran escala es de 25, 000 dólares, mientras que de los caseros es de 26.00.

• “Mantener nuestro sistema, mantener nuestra ideología, tenemos unos principios bien fundados, bien establecidos”, joven de ARENA

 

   
Vínculos relacionados
 

Cultivos Hidropónicos en instalaciones de riego

 
Contenedores para hidroponía
 
El cultivo hidropónico ya no es una tecnología del futuro