Departamento de Sociología y
Ciencias Políticas


Día de la mujer desde España

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Dra. Nivaria Ortega
Catedrática investigadora

 

FELIZ DÍA NACHO, como de costumbre.

Ayer desperté temprano. Como de costumbre, preparé el café y me dispuse a escuchar las noticias mientras disfrutaba el ratito de la mañana que me pertenece, ajeno al trajín de lo cotidiano. Como de costumbre, miré mi teléfono en el primer café. Tenía varios mensajes de buenos días. En uno de ellos se me decía, junto a una imagen de una joven aniñada: “Feliz día de la mujer”. Mujer amiga, mujer hija, mujer madre, mujer hermana, mujer novia, mujer esposa…Tú mereces este día y todos los días del año”. Acabé la primera taza con la agridulce sensación que sólo merecía un poquito de día, sólo parte de la felicitación y parte del regalo.

Salí a la calle donde entre cuestionamientos de por qué vestía de negro, rosas en las tiendas para “la mujer”, media hora de paro en oficinas públicas y completa indiferencia en las cafeterías anexas, pensaba que, tal vez, si me esforzaba duro este año, conseguiría ser novia, esposa, amiga. Casi, mereceré un día completo... Si, además, quedo preñada, mereceré todos los días del año.

Mientras me atendía una mujer, no muy amable, en la gestión de un trámite burocrático, otro mensaje. Esta vez de una persona que no me envía nada en todo el año, sólo para ocasiones especiales, qué detalle: “Por muy gallo que sea el gallo, la gallina siempre será la de los huevos. Feliz día de la mujer”. ¡Zas! Una felicitación que lanza una patada ignorante a la par que pretenciosa a los fundamentos del pensamiento feminista en su cuestionamiento de las estructuras de poder que articulan nuestras sociedades.

Salgo de la oficina con dos propuestas nuevas para el día: convertirme en madre-noviaesposa-hermana, y aceptar mi error reconociendo que la distribución de poder en la sociedad que habito favorece a las mujeres, gallinas.

Con la sensación en aumento que el día del 8 de marzo se estaba papanoelizando, o volviéndose un San Valentín XX, recibo un correo: “No existe mujer alguna que no haya amado aunque sea una vez. ¿Por qué? Porque ella, la mujer, es el amor, es la verdad que encierra los misterios de la vida. Poseedora de gran dulzura, hecha de amor, llenas los rincones más vacíos porque tú eres luz. ¡Cuidemos a nuestras mujeres!”

Impresionante. Soy la verdad que encierra los misterios de la vida…, qué fantástico que exista este día para recordarme que más que útero tengo piedra filosofal. Para recordarme que si soy mujer soy dulce, amorosa y que hay que cuidarme. Mi labor es amar a los demás. A medida que transcurría el día ya iba configurando el significado del 8 de marzo en parte de mi entorno…recordarme que soy amor, dulzura, verdad, poderosa en la sociedad y que mi identidad se define en base exclusivamente a mi relación sumisa con los demás, a los que por mi naturaleza, amo.

Después de almorzar, recibo un nuevo mensaje de felicitación. Cuánta sororidad…Esta vez era sobre una foto de William Golding: “Creo que las mujeres están locas si pretenden ser iguales a los hombres. Son bastante superiores y siempre lo han sido. Cualquier cosa que des a una mujer ella lo hará mejor. Si le das esperma, te dará un hijo. Si le das una casa, te dará un hogar. Si le das alimentos, te dará una comida. Si le das una sonrisa, te dará su corazón. Engrandece y multiplica cualquier cosa que le des. Si le das basura, ¡prepárate a recibir toneladas de mierda!”

La vida se me salió del cuerpo: me dan esperma y…. ¡doy un hijo! Me dan una sonrisa…¡ y entrego mi corazón! ¡Como un perro! 

Este 8 de marzo está reafirmándome como hace años que no lo hacía. Gracias. Gracias a todos los discípulos de Nacho Progre1. Sus cursos, charlas, conferencias y modo de vida han logrado que el día de la mujer se trate de celebrar como piensan que se merece. Otro mensaje: “Nunca he creído que por ser mujer deba tener tratos especiales, de creerlo estaría reconociendo que soy inferior a los hombres no soy inferior a ninguno de ellos”. ¡A la yugular de cualquier política equitativa! Me felicitan desde la asunción que la perspectiva de género es un insulto.

Llego a casa cansada de tantas felicitaciones. Convencida que el día ha servido para recordarme que si quiero ser digna de elogios, he de servir, parir, amar, vivir para otros, deshacerme de la perspectiva feminista y considerar ofensivas las políticas sociales que buscan equidad. Todo en fotos de colorines, con mujeres hermosas, en frases anónimas o atribuidas a personajes célebres.

La cólera aparece cuando pienso en todas esas hermanas del mundo que fueron obligadas a parir y a cuidar. De las que no merecerán ni un año, ni una semana, ni un día, de las que no pedimos sonrisas, sino exigimos respeto, de aquellas mujeres como Prudencia Ayala, Clara Campoamor, Trótula de Salerno, Margarita Porete y tantas miles que me precedieron que desde su trinchera, quienes desde sus contradicciones y el mundo que les tocó vivir tenían la revolucionaria convicción que somos iguales. Por ellas somos, por ustedes, queridas amigas, queridas hermanas, compañeras de mi vida, serán, y quien sabe, si algún día seremos. 



Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas"
Departamento de Sociología y Ciencias Políticas
Tel.: (503) 2210 6600 Ext.: 472
Correo: sociologia@uca.edu.sv