Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


Ante la crisis política y social en Honduras, y las agresiones y amenazas contra Radio Progreso

15/12/2017
Vota
21 Votos

En el contexto de efervescencia e inconformidad que caracteriza a Honduras desde las elecciones generales del pasado 26 de noviembre, cuyos resultados definitivos aún no han sido publicados, Radio Progreso, obra del Apostolado Social de la Compañía de Jesús en el vecino país, ha dado cobertura, como le corresponde a un medio de comunicación con clara opción por las mayorías, a las diversas expresiones populares y voces académicas que cuestionan el proceso electoral, que para muchos ha sido fraudulento.

Radio Progreso ha mantenido una línea editorial que denuncia las múltiples irregularidades y problemas sistémicos del proceso electoral desarrollado; problemas e irregularidades que hacen desconfiar de su fiabilidad. Esas mismas anomalías han sido denunciadas por la misión de Observadores Internacionales de la OEA. En este contexto, en la madrugada del 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, la antena de Radio Progreso fue derribada deliberadamente, interrumpiendo su señal e impidiendo la cobertura en Tegucigalpa y zonas circundantes.

Ante esto, la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas

  • condena la represión y el uso desproporcionado de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad del Estado en contra de la población que sale a las calles a exigir que se respete la voluntad popular;
  • condena el claro sabotaje a Radio Progreso, que se inscribe en las múltiples denuncias de violación a la libertad de expresión y a los derechos humanos que comete el Estado hondureño;
  • exige a las autoridades hondureñas que realicen una profunda e independiente investigación para aclarar el atentado contra la Radio, establecer las responsabilidades correspondientes y hacer justicia;
  • exige a las autoridades hondureñas que brinden la máxima protección al personal de la Radio, que ha sido objeto de amenazas, a fin de garantizar su integridad física y moral;
  • se solidariza con todo el equipo de Radio Progreso y le anima a seguir encarnando la misión de la Compañía de Jesús, cumpliendo con el deber de ser canal para que el pueblo hondureño haga sentir su voz; y
  • hace un llamado a la comunidad internacional para que sume a los esfuerzos enfocados a encontrar una solución pacífica, racional y creíble a la crisis política y social hondureña, a fin de que la democracia se fortalezca y se respete la voluntad del pueblo expresada en las urnas.

 La Libertad, 15 de diciembre de 2017


  •   Compartir


© Todos los derechos reservados.