Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


Más allá del discurso

28/06/2017
Vota
  • 4.7 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
13 Votos
6

Las sociedades son cada vez más plurales y abiertas. Pensar que todas las personas son o deben ser heterosexuales, que todas deben identificarse con el género con que nacieron, es un grave error que niega la realidad. La diversidad sexual es un hecho. Ser lesbiana, gay o transexual no es una moda ni algo que se decida por capricho. En el pasado se pensaba que estas realidades humanas estaban relacionadas con enfermedades psicológicas o determinadas patologías médicas. Pero a medida que se ha avanzado en conciencia y conocimiento fundado, el tema cada vez se aborda menos de esa forma. La realidad nos dice que existen distintas orientaciones sexuales, que no siempre el sexo de una persona se corresponde al de su cuerpo y que en toda sociedad hay lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales e intersexuales, la comunidad LGBTI, que tiene exactamente los mismos derechos que el resto de la población.

El Estado salvadoreño está obligado a proteger y promover los derechos de la comunidad LGBTI, y en los últimos años se han dado avances importantes en este sentido. Se emitió un decreto ejecutivo para evitar la discriminación contra ellos en la administración pública, se creó la Dirección de Diversidad Sexual en la Secretaría de Inclusión Social y la Mesa Permanente sobre los Derechos Humanos de la Población LGBTI en la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos. Sin embargo, en la sociedad salvadoreña aún se excluye y discrimina a las personas LGBTI, y, peor aún, se les agrede y mata, algo que se ha exacerbado pese a la reforma del Código Penal aprobada en 2015, que eleva las penas para los crímenes cometidos por odio.

Las cifras son alarmantes. A lo largo de este siglo XXI, más de 600 salvadoreños han sido víctimas de ataques y crímenes de odio. La Fiscalía General de la República ha reconocido tener activos más de 103 casos de diversos tipos de delitos contra miembros de la comunidad LGBTI. De ellos, el 25% corresponde a homicidios, mientras que el resto son denuncias por lesiones y amenazas. Y estas cifras no reflejan todo el panorama de violencia contra este sector de nuestros hermanos, pues la Fiscalía mantiene una gran reserva sobre estos casos. Por otro lado, la PNC ha reconocido que incluso dentro de su mismo seno se discrimina y violan los derechos de la población LGBTI. A pesar de que su plan estratégico reconoce la gran vulnerabilidad de este grupo, no ha logrado sistematizar los casos de abusos contra ellos y ni siquiera ha modificado sus procesos para registrar la identidad de género de las víctimas de delitos, lo que invisibiliza los crímenes de odio. La Policía, pues, no está preparada para atender debidamente a estos salvadoreños.

En países con altos niveles de inseguridad ciudadana y delincuencia organizada, es particularmente importante que los Estados adopten un enfoque diferenciado para garantizar los derechos y la integridad de las personas LGBTI y de sus defensores, quienes son particularmente vulnerables a los ataques de grupos armados. En este sentido, es fundamental apoyar la solicitud formulada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al Estado salvadoreño para que este adopte medidas adicionales para combatir la discriminación y violencia contra la comunidad LGBTI, como aprobar una ley de identidad de género y aplicar acciones que permitan erradicar los prejuicios sociales sobre la orientación sexual. Asimismo, es indispensable avanzar en toda aquella acción que redunde en la protección efectiva de los defensores de los derechos LGBTI. La progresiva conciencia sobre la importancia de defender los derechos de todos para la construcción de una sociedad más humana y justa debe traducirse en acciones y hechos concretos, verificables a diario, más allá del discurso.


  •   Compartir


© Todos los derechos reservados.


Comentarios

Opinión
30/06/2017 12:02:53 PM



2

1
Asi es estimada amiga nadie es perfecto. Pero los preceptos divinos siempre estaran en contra de los caprichos del ser humano. Eso a las personas les provoca enojo, a lo bueno le llaman malo y a lo malo le llaman bueno. No es criticar solo es hablar con la verdad.



Elba Escobar
30/06/2017 08:54:35 AM



4

2
La sociedad salvadoreña es una sociedad sumamente intolerante, a los que hablan de Dios y su enseñanza su principal enseñanza es amar al prójimo, ademas sabemos que no entraran al cielos quienes no estén libres de pecado, supongo que ningún mortal lo es, entonces porque se toman atribuciones de estar criticando y menospreciando a otros cuando ni el mismo Jesús lo hizo.



Opinión
30/06/2017 06:16:01 AM



2

1
Exacto amig@ estoy totalmente de acuerdo contigo, ellos merecen respeto. Pero tampoco los he condicionado porque no sean cristianos (lo explique al inicio) sino al contrario hay que ayudarles, el amor no pone condiciones. Saludos



Are S
29/06/2017 09:51:37 PM



4

2
Toda persona merece respeto por ser persona y no condicionarlo a si es cristiano o no, su cumple con a letra de un párrafo de la biblia o no, muy utilizado como argumento sin analizar el contexto. Los derechos humanos son de cada individuo sin condiciones. Y que lástima que hayan dioses con etiquetas de *Restricciones aplican * cuando de amar se trata.



Opinión
29/06/2017 02:36:42 PM



4

17
... transmiten una idea distorsionada de una verdadera familia. ¿Qué imagen le transmiten a los niños cuando los ven? sencillamente es algo totalmente alejado del plan de Dios para el hombre. En realidad estos grupos necesitan la ayuda de Dios, porque cuando hablan y reclaman sus "derechos" demuestran cuan alejados de Dios estan (Rom 1:24-32). Lo que necesitan es la intervención de Dios en sus vidas para salir de la condición en que se encuentran. El que es hombre que se porte como hombre y la que es mujer como dama. Que sean formados en valores cristianos y de esa manera sean un ejemplo en la sociedad. Lo que la sociedad más necesita son ciudadanos con valores cristianos y una fe solida en Dios asi que aprovechemos el tiempo y no lo perdamos en tratar de defender "derechos" que no existen. No permitamos que este pais se degrade más en cuanto a valores cristianos se refiere, reflexionemos, abramos los ojos y veremos los resultados. Que Dios bendiga este pais.



Opinión
29/06/2017 02:09:09 PM



5

16
Muy cierto a las personas de ese movimiento no se les puede discriminar, sino al contrario amarles y ayudarles, pero hay una verdad que no se puede ocultar y es la siguiente: "¿No sabeis que los injustos no heredaran el reino de Dios? No erreis; ni los fornicarios, ni los idolatras, ni los estafadores, ni los afeminados, ni los que se echan con varones..." (1Cor. 6:9). Ahora, ¿Por qué pongo esta cita biblica? porque es la Palabra de Dios que debe regir nuestras vidas, en la cual nos enseña a vivir correctamente y con valores morales y espirituales. Desde un inicio Dios instituyo el matrimonio entre el hombre y la mujer, para formar familias temerosas de Dios y con principios por toda la tierra. Por lo tanto algo que no este bajo ese orden no se puede aceptar, porque no es algo que Dios apruebe. Ahora bien, en estos grupos no se fomentan ni valores, ni principios biblicos ni familiares, en realidad lo que transmiten es una imagen distorsionada del genero masculino y femenino,...




Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (3 + 3) ?: