Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


"Noticias de verdad" y campañas electorales...

Nelly Chévez, Decanato de Postgrados
17/05/2017
Vota
  • 3.5 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4 Votos
1

Cuando se descubrió que la información era un negocio,
la verdad dejó de ser importante

Ryszard Kapuscinski1

En el marco de la campaña electoral presidencial de 2009 en El Salvador, suscriptores de uno de los periódicos con mayor circulación del país recibimos un día el ejemplar impreso dentro de una bolsa plástica con la impresión al frente del mensaje de la campaña presidencial del partido de derecha, Alianza Republicana Nacionalista (Arena), “Vota con sabiduría, Rodrigo Ávila, Presidente” y el logo del partido Arena marcado con una “X”. Esta era una táctica de una estrategia de distribución del mensaje principal de campaña por parte del equipo de comunicación del partido de derecha, sin embargo, esta acción también dejó en evidencia el papel de algunos medios informativos, como aliados o adversarios, en un contexto de campaña electoral. Irónicamente, el slogan del periódico que se envolvió con “ese mensaje de campaña política” es “Noticias de verdad”.

Este ejemplo particular ayuda a abordar el tema de la calidad periodística, específicamente, en los contextos de campañas políticas electorales. Lastimosamente, no son pocos los ejemplos en los que los medios de comunicación apoyan, como aliados o adversarios, a partidos políticos desde sus espacios periodísticos. Entonces, vale la pena preguntarse: ¿qué aspectos debemos conocer y evaluar, desde un análisis mediático activo y crítico, en las noticias que se nos presentan en los espacios periodísticos de distintos medios de comunicación durante las campañas electorales? Este texto pretende señalar algunos de estos aspectos.

Hay que tener presente que los medios de comunicación privados, aunque sean empresas, tienen la responsabilidad social de desarrollar funciones como las informativas y educativas. En la práctica, en la mayoría de grandes medios de comunicación privados, predominan los intereses económicos de sus propietarios. De igual forma, pueden responder a sus intereses ideológicos o político partidarios. Aquella idea del “deber ser” que se plantean en varias clases de periodismo donde se definen a los editoriales como los espacios exclusivos en los que se expresaba abiertamente- desde una opinión colectiva o particular- la línea ideológica del medio, parece desvanecerse cada vez, pues es evidente que la línea ideológica ha trascendido a muchos textos noticiosos de algunas de estas empresas mediáticas. Aunque como empresas, son fuentes de empleo, no debe perderse de vista que también sus propietarios pueden influenciar en los tratamientos noticiosos a favor o en contra de ciertos sectores políticos, convirtiéndose estos medios informativos en aliados o adversarios. Cada vez se conocen casos de medios informativos que son señalados por su parcialidad descarada en su abordaje noticioso.

Los medios periodísticos estatales tampoco están alejados de esta situación de convertirse en aliados o adversarios, según los intereses de quienes estén de turno. Muestra de ello es una noticia de 2015 de La Voz de Galicia2, donde el diario británico Financial Times acusa a la cadena española TVE de “fabricar noticias” y de ser “un instrumento de propaganda al servicio del gobierno” en un contexto de periodo electoral. En esta nota, se señala textualmente:

Durante más de 50 años, millones de españoles se han sentado cada noche para ver el Telediario, el informativo estrella de TVE. En los últimos meses, sin embargo, el canal no sólo ha estado contando noticias, sino también las ha fabricado. Sus informativos están acusados de favorecer descaradamente el gobierno de Mariano Rajoy y al gobernante Partido Popular, dejando de lado las voces de la oposición. (La Voz - Redacción 27/04/2015)

En un “deber ser” los medios informativos deberían contribuir en la transparencia y rendición de cuentas de los políticos, de manera profesional y ética, incluso en periodos electorales. Sin embargo, varios estudios sostienen lo contrario. Hernández, R. (2008), en su crítica al libro Las elecciones de la prensa. Agenda informativa y calidad periodística3, a partir de un estudio realizado sobre el papel de los medios en las elecciones, considera que:

(…) en épocas electorales las agendas de los medios informativos se convierten en uno de los espacios privilegiados para que cada actor involucrado haga públicas sus demandas, propuestas, ideas e imaginarios de futuro, que ha diseñado cuidadosamente para ganar los afectos del electorado. Es el lugar a ganar y a cooptar. Se convierte en el escenario ideal para poder transmitir los valores que representa e instrumentalizar su política comunicativa previamente definida. Las agendas periodísticas se transforman en campos de tensión, lucha y significación, pues solo en la medida en que los mensajes transmitidos por los medios de comunicación respondan a los intereses creados, estas serán “buenas” para unos o “negativas” para otros. (p.302)

Si la imparcialidad es cuestionada en los medios informativos, tanto privados como estatales ¿cómo pueden evaluarse las noticias en periodos electorales? Algunas recomendaciones a tomar en cuenta son las siguientes:

  1. No limitarse a consumir un solo medio informativo. Es decir, no quedarse con solo una versión de los hechos. Compare un medio informativo con otro y analice cómo se ha abordado el hecho, las coincidencias y diferencias. Hay que tomar en cuenta la posición ideológica de cada medio.
  2. Preguntarse: 1. ¿cuál es el valor noticioso del acontecimiento?, ¿hay un aporte? y ¿para quién es valioso? 2. ¿Qué fuentes aparecen en la noticia?, ¿las mismas apoyando o desprestigiando a un candidato o partido o son distintas, con diversas posiciones? ¡¡Descarte aquellas “noticias” que no tienen ninguna fuente, no presenta evidencias y solo son suposiciones!! 3. ¿A qué le ponen énfasis estas noticias?, ¿a apoyar o a difamar un candidato o un partido?

Hay que tener presente que el engaño, la difamación y manipulación a favor o en contra de candidatos o partidos pueden estar presentes en los textos que presentan algunos medios como noticiosos, por lo que se requiere analizar críticamente lo que se consume como noticia, ya lo adelantaba Maquiavelo al plantear que con las personas que se centran en las necesidades del momento “aquel que engaña encontrará siempre quien se deje engañar”… Por tanto, no todos los textos que se presenten como “noticias de verdad” lo son… menos en campañas electorales…

Fuentes:
Hernández, A. (2008) Elecciones y medios de comunicación A propósito del libro Las elecciones de la prensa. Agenda informativa y calidad periodística de Camilo Andrés Tamayo, Andrés Medina Valencia y Álvaro Sierra. En: Controversia no. 191 (diciembre 2008). Bogotá : IPC, FNC, CINEP, CR, ENS, 2008.

_______________

1 Periodista, historiador, escritor, ensayista y poeta (1932/Bielorrusia- 2007/Polonia).
2 Puede encontrarse la noticia completa en: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/television/2015/04/27/financial-times-acusa-tve-fabricar-noticias/00031430147464006293773.htm.
3
Este texto fue fruto de una investigación realizada por el Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep), Medios para la Paz y la Federación Internacional de Periodistas, con el apoyo de las embajadas de Suecia y de Noruega.


  •   Compartir


© Todos los derechos reservados.


Comentario

Rafael Guerrero
18/05/2017 01:50:32 PM



1

El diario británico Financial Times no tendría ningún problema en acusar a alguna cadena televisiva o radial salvadoreña. Durante siglos los salvadoreños hemos sido víctimas de una intervención directa de la mayoría de los medios de comunicación, que hasta nos parece normal su triste papel informativo, poco crítico, formal, serio, objetvivo y verdadero. Lástima que aquí no exísta un medio periodístico como La Voz de Galicia para desnudar el rol parcial y descarado de los medios de comunicación. Aunque la verdad, creo que no la necesitamos. No hay peor ciego que el que no quiere ver.




Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (4 + 8) ?: