Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


Oveja negra del poder

09/06/2015
Vota
  • 4.8 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
18 Votos
5

Una oveja negra en el poder, confesiones e intimidades de Pepe Mujica es el título del libro que narra la vida y los cinco años de Gobierno del expresidente uruguayo, reconocido por su modo contracultural de ejercer el poder. Sabemos que en la política partidaria la lucha por el poder y el deseo de servir aparecen juntos, pero en la práctica termina imponiéndose el primero sobre el segundo. Las consecuencias de que esto ocurra suelen ser graves: concentración del poder, arbitrariedad, abuso, imposición, nepotismo, clientelismo, oscurantismo, intolerancia, cerrazón, etc. Contra estos males ha batallado Mujica, buscando hacer de la política un instrumento para realizar lo que se conoce como la utopía mínima, esto es, el desarrollo de las capacidades de todos los miembros de una sociedad, lo cual implica que todos puedan comer tres veces al día, que la salud y la educación sean realmente derechos universales, que haya empleos y salarios que garanticen una vida digna y que los adultos mayores puedan contar con una jubilación que les permita llevar con decencia esa fase de la vida.

Este modo de hacer política requiere, claro está, no solo programas y recursos destinados al bien común, sino personas que efectivamente sean coherentes con ese propósito. En el mundo de la política partidaria abundan los demagogos, los oportunistas, los que entran en ella para tener privilegios y ventajas. Por eso, cuando aparece una oveja negra, es decir, alguien que decide ir contracorriente de las prácticas habituales de ejercer el poder, resulta ser una buena noticia que hay que destacar y comunicar. Es lo que ocurre en el pasaje del Evangelio en el que Santiago y Juan hacen una petición a Jesús: “Concédenos sentarnos en tu gloria, uno a tu derecha y otro a tu izquierda”. Jesús les dijo: “Saben que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre ustedes; más bien, quien entre ustedes quiera llegar a ser grande que se haga servidor de los demás; y quien quiera ser el primero que se haga sirviente de todos”. El pensamiento de Jesús es claro. Si lo que se busca es el bienestar de la gente, lo que se necesita no es poder de dominio, sino vocación de servicio.

¿Qué debe hacerse para que la política retome las aspiraciones ciudadanas más urgentes e importantes? ¿Es posible cambiar el sentido de la política vigente? ¿Cómo recuperar la ética en la política? La autoridad ejemplar de Mujica ofrece un camino distinto, real y deseable, desde la perspectiva que apunta hacia la dignificación de la política. Veamos en este sentido algunos de los rasgos que se destacan en el libro, desde las palabras mismas del exmandatario.

Al hablar de la coherencia de vida, afirma: “A veces se produce un apartheid entre la sociedad y los gobernantes. La forma de vivir parece una pavada, pero no lo es. Por ahí también viene el descrédito de los políticos. La gente piensa que los que llegan a presidente son todos iguales y termina habiendo un descreimiento brutal en la política. Es un problema serio y por eso trato de combatirlo. Yo tengo una manera de ser, pero no le reprocho a nadie que no viva como yo. Tengo amigos que tienen guita [dinero] en pila y los aprecio mucho. Tampoco quiero imponerles a los demás mi forma de vivir. Pero la política te separa del común de la gente. Me votarán o no me votarán, pero el grueso de la gente en la calle me respeta y me quiere. Eso es porque no les refriego la Presidencia en el hocico. Lo que yo siempre digo es: ‘Trata de vivir como piensas, porque si no, pensarás como vives’. Eso se aplica siempre. Con la pajería en el poder se justifica todo y terminas en una casita de marfil rodeado de una cohorte de alcahuetes que lo único que hacen es lambetear al jerarca poderoso. Eso es peligrosísimo. Eso lo hemos visto por todos lados”.

Con respecto a lo que identifica al buen gobernante, Mujica dice: “Los presidentes se domesticaron a aceptar ese contrabando feudal que viene de la monarquía. Por eso aceptaron toda la parafernalia que se armaba alrededor de ellos. El círculo, la alfombra roja, la pleitesía, todo eso no es la República. La República es igualdad y la deciden las mayorías, a los que nos debemos en cuerpo y alma. Los gobernantes deben vivir con sobriedad, como la inmensa mayoría del pueblo que los votó. El presidente es un ciudadano como cualquier otro […] Y no son cuestiones oportunistas, son cosas recontrapensadas. Le he dado muchas vueltas a esto y creo que esa será una de mis principales herencias […] No me metí a la política por la plata, no me interesa. No estoy contra el tipo que está para la guita [para ganar dinero], pero hay que separar las cosas. Me caliento especialmente con la izquierda cuando me venden un verso”.

Y frente a la forma tradicional de gobernar que procura mantenerse en lo políticamente correcto (ajustada al orden establecido), Mujica plantea una manera distinta de conducir la cosa pública. Tres son los rasgos enfatizados. Primero, con pasión, pero sin fanatismo. “A mí tendrían que hacerme un monumento porque soy el único tipo en la política uruguaya que dice lo que piensa. Pero a veces es muy incómodo decir lo que se piensa. El asunto también es que tengo marcha atrás, porque no soy fanático. Soy apasionado, pero no fanático, y así voy a gobernar. Con mucho diálogo y tratando de involucrar a todos en lo que pueda”.

Segundo, con ideales, pero sin dejar de ser realistas: “Una de las principales fuentes de conocimiento es el sentido común. El problema es cuando pones la ideología por encima de la realidad. La realidad te da en el hocico y te revuelca por el piso. Si la ideología entra a sustituir a la realidad, ahí estás viviendo lo ficticio y eso te va a llevar a la ruina y a conclusiones fantasiosas (…) Yo tengo que luchar por mejorar la vida de las personas en la realidad concreta de hoy, y no hacerlo es una inmoralidad. Estoy luchando por ideales, pero no puedo sacrificar el bienestar de la gente por ideales. La vida es una y es muy corta”. Tercero, con los ojos puestos en el presente, pero sin dejar de atender las posibilidades de futuro. Lo formula en los siguientes términos: “La vida es porvenir, no es pasado, lo cual no quiere decir que el pasado no exista. El pasado existe, pero lo determinante es el futuro”.

Recordemos, finalmente, la fábula de la oveja negra. “En un país lejano existió hace muchos años una oveja negra. Fue fusilada. Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque. Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura”. Moraleja, en palabras de Mujica: “Me dan cero bola. La gente es jodida a veces. Dono la mayoría de mi sueldo y no logré que casi nadie del Gobierno ponga un peso para las casas de los pobres. Solo hay unas pocas excepciones”. También ha dicho: “Todo el mundo me aplaude, pero son pocos los que me imitan”.

Admiración por las vidas ejemplares, pero sin que haya seguimiento, es una de nuestras ingratitudes. Sin embargo, eso no resta peso al aporte de Mujica en la dignificación de la política. Él representa una fuente de inspiración para quienes buscan hacer del quehacer político un medio para construir justicia social, promover el bien común,y salvaguardar los derechos humanos de los pobres. El uruguayo fue una oveja negra en el poder porque buscó frenar la opulencia escandalosa de unos pocos y superar la miseria clamorosa de las grandes mayorías. ¿Qué eco puede tener su ejemplo en nuestra sociedad?


  •   Compartir



© Todos los derechos reservados.


Comentarios

René
11/06/2015 04:55:15 AM



2

1
Leeré con gustó ese libro. Guardando distancias e historía de cada país. La historía lo prueba, cada país tiene sus propias ovejas negras. Ahora el desafío y ejemplo que representa el Sr. Mujica para nuestros poíticos, que aún guardando sus diferencias ideológicas imiten al menos un poco a esta "oveja negra uruguya". Los intereses de Estado se encuentran ahí donde se respetan los intereses de las mayorías, lease pobres, sociedad civil, pueblo, etc. Gracias por el artículo!



Dirección de Comunicaciones
10/06/2015 04:15:24 PM



1

Ernesto, puede comunicarse con Carlos Ayala a cayala@uca.edu.sv. Saludos.



Ernesto Tulbovitz
09/06/2015 07:55:04 PM



2

0
Buenas noches. Soy uno de los autores del libro "Uan oveja negra al poder. Confesiones e intimidades de Pepe Mujica" y me gustaría contactarme con Carlos Ayala Ramírez



Anamy Goodall
09/06/2015 06:55:04 PM



5

0
Me encantaria algun dia el tener un presidente c omo Peme Mujica.......



Tesa De López
09/06/2015 01:55:03 PM



12

0
1. Combatir la impunidad histórica. 2. Combatir la corrupción en todas la areas. 3. Que la empresa privada pague bien sus impuestos. 4. Educación gratuita de calidad. 5. Comunidades eclesiales de base. 6. Prevención y no represión del Delito. 7: Mayor inversión en Salud Pública y Vivienda digna. 8: Focalizar el desarrollo de todos los departamentos del país. 9. Nivelar los salarios de todos los sectores productivos del país. 10. Dialogar y lograr acuerdos de nación y por supuesto fortalecer con funcionarios capaces y honestos la institucionalidad del país. Esa sería la formula, para empezar a ver el Crisol de la Justicia Social que merece mi país y sus genraciones, tus hijos y mis Hijos.... El Salvador.




Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (5 + 8) ?: