Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


Esperanza pascual

07/04/2015
Vota
  • 4.2 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
5 Votos
1

¿Qué significa la Resurrección de Jesús? Ofrecemos tres reflexiones que nos ponen en el camino de la respuesta: la primera, tomada de los estudios teológicos de José Antonio Pagola; la segunda, sacada del pensamiento de nuestro pastor mártir, monseñor Romero; y la tercera, escogida del mensaje Urbi et orbi del papa Francisco, en ocasión de la Pascua de 2015. Veamos.

Según Pagola, la ejecución de Jesús ponía en cuestión todo su mensaje y actuación. Aquel final trágico planteaba una grave interrogante, incluso a sus seguidores más fieles: ¿tenía razón Jesús o estaban en lo cierto sus ejecutores? ¿Con quién estaba Dios? En la cruz no habían matado solo a Jesús, sino también su mensaje, su proyecto del Reino de Dios y sus pretensiones de un mundo nuevo. En ese contexto, la Resurrección es una respuesta divina contundente ante aquel hecho ignominioso. Es la reacción de Dios que confirma a su querido hijo Jesús, desautorizando a quienes lo condenaron.

Esto es lo primero que predican los discípulos una y otra vez: “Ustedes lo hicieron morir, clavándolo en la cruz por medio de gente sin ley, pero Dios lo resucitó de entre los muertos; el Dios de nuestros padres ha resucitado a Jesús, al que ustedes hicieron morir suspendiéndole del patíbulo” (Hc 2, 23-24). Por tanto, con su acción resucitadora, Dios confirma la vida y el mensaje de Jesús, su proyecto del Reino de Dios y su actuación entera. Es decir, la Resurrección es algo que se ha producido en el crucificado, no en la imaginación de sus seguidores. Esta es la convicción de todos. La Resurrección de Jesús es un hecho real, no un producto de la fantasía ni un resultado de la reflexión. No es tampoco una manera de decir que de nuevo se ha despertado la fe en Jesús.

Para los primeros cristianos, por encima de cualquier otra representación o esquema mental, la Resurrección es una actuación de Dios que, con su fuerza creadora, rescata a Jesús de la muerte para introducirlo en la plenitud de su propia vida. Así lo repiten una y otra vez las primeras confesiones cristianas y los primeros predicadores. En el mismo momento en que Jesús siente que todo su ser se pierde definitivamente siguiendo el destino de todos los humanos, Dios interviene para regalarle su propia vida. Allí donde todo se acaba para Jesús, Dios empieza algo radicalmente nuevo. Cuando todo parece hundirse sin remedio en la muerte, Dios comienza una nueva creación.

Ahora bien, con esta intervención de Dios se inicia la Resurrección final, la plenitud de la salvación. Jesús es solo el primogénito de entre los muertos, el primero que ha nacido a la vida definitiva de Dios. Él se nos ha anticipado para disfrutar de esa plenitud que nos espera también a nosotros. Su Resurrección no es algo privado, que le afecta solo a él; es el fundamento y la garantía de la resurrección de la humanidad y de la creación entera. Jesús es primicia, primer fruto de una cosecha universal.

Por otra parte, monseñor Romero, en un contexto litúrgico de Pascua y en medio de una realidad social dominada por la pobreza y la represión contra los que buscaban cambios, señalaba que le daba gusto pensar que la Iglesia en la que predicaba no era “abstracta, por las nubes, sino una Iglesia que peregrinaba con los pies en la tierra”. Y desde ese espíritu proclamaba: “El gran inspirador de la liberación de nuestra patria y de los hombres es (…) Cristo resucitado, el que esta mañana canta la verdadera victoria sobre todas las opresiones de la tierra. Cristo, que ahora colocado en la gloria del Padre, puede desafiar los poderes de Poncio Pilato y del Imperio romano; y el fanatismo de los dirigentes espirituales de Israel, de sacerdotes y de una religión que había pervertido sus sentidos”.

Luego, el arzobispo planteaba una exhortación y un desafío: “Ojalá los fanáticos de la violencia y el terrorismo, ojalá los que creen que con la represión y la fuerza se van a arreglar las cosas aprendieran que no son esos los caminos del Señor, sino estos: los humildes caminos de Cristo por la obediencia a la ley del Señor, por el respeto y el amor, y el que ahora entrega a los hombres la verdadera liberación para que el que la quiera aprovechar”.

Y al modo de los profetas de Israel, dejaba un reto a los creyentes: “¿Por qué tan poca inventiva, cristianos? ¿Por qué, poseyendo el proyecto del Reino de los cielos, con la fe en Cristo Rey resucitado, se hacen esclavos de ideologías de la tierra? ¿Por qué creen que lo cristiano vale menos que lo político? ¿Por qué no tienen ustedes la audacia de dar un sentido cristiano también a la organización donde ustedes pertenecen? ¿Por qué han de ser esclavos de los otros? ¿Por qué han de perder ustedes el liderazgo que Cristo lleva por delante? ¿Por qué han de someterse a los yugos? ¡No se humillen! ¡Dicen que son liberadores y son esclavos! ¡Dicen que trabajan por reivindicaciones y se dejan subyugar! El cristiano es el más rebelde que existe, porque no se somete a ninguna ideología de la tierra, porque posee la gran libertad del liberador Jesucristo”.

Finalmente, el anuncio de la Buena Nueva de la Resurrección nos lleva a la solidaridad con los crucificados de nuestra historia. Así lo ha expresado el papa en su mensaje pascual Urbi er orbi. A modo de peticiones, Francisco ha tenido presente a muchas de las víctimas del mundo actual. Ha pedido al Cristo resucitado la gracia de no ceder al orgullo que fomenta la violencia y las guerras, sino tener el valor humilde del perdón y de la paz. Pedimos a Jesús victorioso, dijo el papa, que alivie el sufrimiento de tantos hermanos nuestros perseguidos a causa de su nombre, así como de todos los que padecen injustamente las consecuencias de los conflictos y las violencias que se están produciendo.

Ha pedido paz y libertad para tantos hombres y mujeres sometidos a nuevas y antiguas formas de esclavitud por parte de personas y organizaciones criminales. Paz y libertad para las víctimas de los traficantes de droga, muchas veces aliados con los poderes que deberían defender la paz y la armonía en la familia humana. Ha implorado la paz para este mundo sometido a los traficantes de armas que ganan con la sangre de otros. Y para los marginados, los presos, los pobres, los emigrantes, los enfermos, los niños sometidos a la violencia y cuantos hoy están de luto, el papa ha rogado para que llegue la voz consoladora del Señor Jesús: “La paz esté con ustedes”. “No teman, he resucitado y siempre estaré con ustedes”.


  •   Compartir



© Todos los derechos reservados.


Comentario

Rodeliza Maria Hernandez
07/04/2015 04:42:42 PM



4

1
Estos mensajes son los que necesito para, salir de la comodidad que me encuentro, y creo que habemos muchos, bueno estoy trabajando en cambio radical en mi persona.Gracias a ti y los medios modernos, que hay que husarlo para lo positivo




Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (3 + 5) ?: