Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


Ignacio Ellacuría y Radio YSUCA

Carlos Ayala Ramírez, director de Radio YSUCA
11/11/2013
Vota
2 Votos
2

El padre Ignacio Ellacuría, al hablar sobre la incidencia de la UCA en la realidad coyuntural y estructural del país, señalaba algunos vehículos fundamentales de los que debe echar mano la proyección social de la Universidad. Uno de esos instrumentos básicos es la radio. Lo dijo en los siguientes términos: “Junto a las publicaciones escritas, es muy importante el uso de la radio (…) Se ha comprobado que se trata de un medio eficaz para ir formando una línea de criterios políticos y éticos sobre la actualidad nacional”.

Como sabemos, gran parte de la labor intelectual de Ellacuría estuvo orientada a conocer la realidad salvadoreña y centroamericana, en el afán de contribuir a su transformación a través de la configuración de una conciencia colectiva solidaria, crítica, consciente, realista y compasiva. Pero hay algo más: la necesidad de proyectar ese saber lo llevó a buscar formas de difusión. ECA se convirtió, bajo su dirección, en la revista más autorizada sobre la realidad salvadoreña. Además, promovió la publicación de revistas especializadas y la creación de la editorial universitaria. Fundó la Cátedra de Realidad Nacional y uno de sus últimos proyectos hechos realidad, después de su martirio, fue la apertura de la radio universitaria (YSUCA), el 11 de noviembre de 1991.

Durante el arzobispado de monseñor Óscar Romero, Ellacuría pudo constatar el poder de la radio, especialmente entre 1978 y 1979, cuando a través de la estación católica, YSAX, salieron al aire una serie de comentarios críticos y propositivos sobre la situación del país, elaborados principalmente por Ellacuría. Los textos alcanzaron un gran nivel de audiencia y un impacto que le movió el piso a los sectores del poder político, económico y militar de aquel entonces. Recordemos, de paso, algunos ejemplos: su defensa de la reforma agraria impulsada por el presidente Molina y su decepción ante la oportunidad que se perdió con el fracaso de la medida; su denuncia de la cruel represión ejercida durante la administración del general Carlos Humberto Romero; y su toma de posición, favorable en principio, al golpe de Estado de 1979, proponiendo un programa de gobierno que encarara los problemas más importantes y urgentes del país.

¿De dónde, pues, surge la necesidad de una estación de radio en manos de la UCA? Desde el legado de Ellacuría, podemos dar una doble respuesta. En primer lugar, de la necesidad de poner el conocimiento universitario a disposición del pensamiento popular. El nivel universitario, decía Ellacuría, no está en contradicción con programas populares, porque lo primero se refiere al fondo de lo tratado y a las técnicas radiofónicas, mientras que lo popular de los programas se refiere a las formas de presentar los contenidos y a la participación directa de las mayorías. En segundo lugar, este propósito de unir lo universitario con lo popular en un proyecto concreto (la radio) está fundamentado en la voluntad y tradición de la UCA como totalidad: voluntad de potenciar su labor en beneficio del pensamiento popular, y tradición de dar voz y presencia a los sectores mayoritarios de El Salvador de formas muy específicas. Los comentarios difundidos en la YSAX, la Cátedra de Realidad Nacional, las investigaciones científicas sobre los principales problemas del país y las publicaciones (ECA, Proceso, Carta a las iglesias) son algunos antecedentes.

YSUCA, por tanto, encuentra su razón de ser en esta tradición que surge de la universidad como totalidad y que es llevada a cabo a través de la cultura, entendida como cultivo racional, activo y científico de la realidad. Saberes, haceres y valores se ponen en relación directa con la sociedad por medio de la radio. Pero hay otro fundamento no menos importante y que también ha inspirado nuestro trabajo radiofónico de 22 años. Nos referimos al principio que postula que el ser humano es el gran medio de comunicación. Este carácter esencialmente humano de la comunicación que, por supuesto, requerirá de medios, lo formuló Ellacuría de manera crítica con las siguientes palabras: “En El Salvador, el Gobierno y los propietarios de los principales medios de difusión masiva suelen hablar de libertad de opinión y de prensa como derechos fundamentales y como condición indispensable de la democracia. Pero si esa libertad de opinión y de prensa solo la pueden ejercitar quienes poseen medios no adquiribles por las mayorías, resulta entonces que la libertad de prensa y de opinión así ejercida es un hecho que hace imposible la democracia”. De ahí que como contrapartida planteara la necesidad de que el pueblo hiciese oír su voz.

Para YSUCA, considerar al ser humano como el gran medio de comunicación, y dar voz y presencia al ciudadano común, ha significado un proceso de aprendizaje que ha supuesto diversas prácticas y compromisos: el desarrollo de una ética de la interlocución que valora a la audiencia no como un simple receptor, cliente o usuario, sino como sujetos de la comunicación; el compromiso de fomentar una conciencia colectiva con criterios éticos y políticos que favorezcan la refundación de nuestra sociedad sobre la base de la inclusión, la justicia y la verdad; el fomento de la memoria histórica como antídoto para la fugacidad, la instantaneidad y el olvido; el cultivo de una comunicación al servicio de la participación ciudadana informada; y una interlocución que crea comunidad (de radio-hablantes) y solidaridad (voz con vos).

En suma, al cumplir 22 años de estar al aire, reafirmamos nuestro compromiso de ser “la voz con vos”, es decir, de ejercer la comunicación como un servicio que responde a la necesidad de los ciudadanos de acceder a información veraz, a espacios de expresión propia y al cultivo de una solidaridad compartida.


  •   Compartir


© Todos los derechos reservados.


Comentarios

josue cortez
22/11/2013 06:21:03 PM




Cuando tendremos pastores como ellos. Que hasta dieron la vida por desir la verdad



María Francisca Marín
12/11/2013 10:19:40 AM



1

Hagamos le honor al deseo de Ellacuría y que la Radio sea un espacio de crítica y de propuesta para que las cosas mejoren en este país.




Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (9 + 2) ?: