Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


Sobre el abuso de la fuerza

23/11/2018
Vota
  • 4.9 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
8 Votos

El 16 de noviembre, como parte de las actividades en recuerdo de los jesuitas mártires y sus dos compañeras, tuvimos en la UCA un foro internacional sobre el uso de la fuerza y los abusos policiales. Una antropóloga e investigadora brasileña, un excoronel de la policía colombiana y hoy funcionario de la oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos en Colombia, y una teniente coronel chilena nos visitaron como expositores. Simultáneamente, el Idhuca presentó el informe “Abusos policiales y derechos humanos”. Al foro asistió un buen número de comisionados de la PNC y una amplia representación de personas vinculadas a temas de seguridad y defensa de derechos. Tanto las intervenciones como el documento del Idhuca dan múltiples pistas para mejorar la situación de seguridad y reducir los abusos de fuerza. Y estamos hablando nada más de los abusos de quienes tienen el monopolio de la fuerza. Otros abusos, que los hay en demasía dentro de nuestra sociedad, sean sexuales, sicológicos o físicos, deben también corregirse tanto desde un esfuerzo cultural como jurídico-legal.

La antropóloga brasileña habló, entre otras cosas, del sentido de territorialidad e integración que tenemos los seres humanos. Cuando el Estado no está en el territorio, otros grupos ocupan su lugar. Territorios sin acceso pronto a la salud pública, a la educación de calidad, a una policía amigable, a canchas y posibilidades de juego sano, con escasez de agua y calles en pésima situación, con basura y suciedad son zonas que el Estado ha abandonado. No es raro que otros grupos informales (llámense pandillas, narcotráfico o cualquier otro tipo de organización delictiva) ocupen ese vacío e impongan sus reglas. Y en la medida que otros ciudadanos estigmatizan a los miembros de un territorio concreto, empujan a muchos jóvenes a unirse a la organización que domina el territorio. A nadie le gusta estar solo en la vida, y estigmatizar o despreciar a personas es condenarlas al aislamiento. En ese contexto, la reacción es a unirse a quien tiene la fuerza y el poder en el territorio.

El funcionario colombiano de Naciones Unidas insistió en los aspectos de policía comunitaria, cercanía y servicio a la población, y en distintas formas legales de frenar cualquier abuso. En ese contexto, enfatizó la necesidad de ratificar el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Me informaba un comisionado de la PNC presente en el foro que la propuesta de ratificación, enviada desde el Ejecutivo, está ya en la Asamblea Legislativa. Esperemos que esta sea diligente y ratifique pronto el Protocolo. De lo contrario, acabaríamos pensando que los malos tratos y abusos no es solo cuestión de aquel diputado que golpeaba a su mujer.

La teniente coronel chilena fue muy explícita en temas concretos de maltrato policial y en los esfuerzos por erradicarlos. Insistía en que el Estado debe cuidar al policía para que el policía pueda cuidar del ciudadano. Un tema muy importante para nosotros, que con frecuencia no cuidamos al policía mientras le exigimos una perfección casi absoluta. Somos muy hipócritas cuando exigimos mucho y damos poco. Mal pagados, a veces con equipo no adecuado o con falta de equipo, con malas e incómodas instalaciones, los policías carecen de estímulos para servirnos y protegernos adecuadamente.

Y finalmente, sobre el documento del Idhuca, vale traer a cuenta dos ideas muy básicas, que no quitan la necesidad de leer el informe completo. Una de las realidades que más impactan de los sesenta casos considerados en el estudio es la criminalización de la gente joven de los barrios populares. Ser joven y sospechoso parece una realidad inherente a los que viven en barrios suburbanos; precisamente en aquellos barrios que el Estado tiene más abandonados. Y al observar el tipo de abusos que se producen contra las mujeres, en general también jóvenes, salta la necesidad de incluir en la PNC más agentes y mandos femeninos. La mayor presencia de la mujer en la Policía, aparte de impedir el machismo, humanizaría diversas formas de protección hoy muy necesarias en El Salvador.

* José María Tojeira, director del Idhuca.


  •   Compartir



© Todos los derechos reservados.



Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (0 + 2) ?: