Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


Novela

29/09/2017
Vota
  • 4.4 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
27 Votos
3

Las diferencias entre el alcalde de San Salvador y el FMLN no son recientes. De sobra son conocidos los desencuentros surgidos entre ambos a lo largo de la gestión municipal de Bukele. En realidad, los sucesos más recientes, el conflicto dentro del concejo municipal de San Salvador y las declaraciones del edil durante una visita a Estados Unidos, son solo los últimos episodios de una novelesca relación que no termina de presentar el capítulo final. Ciertamente, estas diferencias no tendrían tanta cobertura mediática ni provocarían tantas reacciones si Bukele no fuera presidenciable. En esa posibilidad está la cuestión de fondo. Y no es que el alcalde sea presidenciable solo por la valoración positiva de su gestión; el mismo edil ha manifestado en público su deseo de competir por la primera magistratura, pero también ha afirmado que ve poco probable hacerlo desde el FMLN. Además, ¿para qué reunirse con salvadoreños en el exterior si no es para buscar apoyo ante una eventual candidatura presidencial?

Las diferencias se exacerbaron hace unos días, precisamente a raíz de los dos incidentes mencionados. Tanto que pareció inminente que el alcalde abandonaría el partido, ya fuera a través de una expulsión, como le pidió la militancia a su Tribunal de Ética el 20 de septiembre pasado, o por decisión propia. Sin embargo, Bukele afirmó recientemente que no renunciará y el Tribunal de Ética no ha dado señales de que lo expulsará. Ninguno de los dos, pues, parece querer dar el primer paso para la ruptura definitiva. En otras circunstancias, tanto las fuertes declaraciones del edil en contra del partido y del Presidente de la República como las del coordinador general del FMLN en contra del alcalde serían razón suficiente para que la relación llegara a su fin. Pero no es así; al contrario, con el paso de los días, las posturas se han suavizado. ¿Qué los detiene? ¿La conveniencia?

Ciertamente, el costo político y electoral de la expulsión Bukele no sería despreciable, por más que algunos digan que al FMLN no le afectaría. Además, luego de la expulsión, seguramente el partido tendría que enfrentar la campaña que emprendería el mediático edil capitalino. Por su lado, Bukele tendría muy difícil encontrar o construir antes de 2019 una plataforma política con el alcance territorial del partido de izquierda. Ahora bien, si el alcalde sigue en el FMLN, ¿será ratificado como candidato a la reelección por San Salvador? ¿Estará dispuesto el partido a tolerar un estilo de liderazgo fuera de los gustos de la dirigencia? ¿Podrá Bukele establecer una relación más madura, menos impulsiva, con el instituto político? ¿Habrá aprendido el FMLN de la difícil dinámica con Mauricio Funes, cuyos costos ha tenido que asumir? ¿Estará dispuesto a pasar por algo similar?

La relación del FMLN y Bukele arroja más preguntas que respuestas. Por el momento, la salida de este sigue en suspenso. Mientras tanto, los grandes y graves problemas del país, que se desangra ante el elevado incremento de homicidios, siguen sin ocupar un lugar central en el debate político. Es clave que las diferencias partidarias intestinas, tanto en el FMLN como en Arena (que también las tiene, pero sabe manejarlas silenciosamente), den paso a propuestas de solución a cuestiones estructurales como la inseguridad, el desempleo, la desigual cobertura de salud, la crisis de las finanzas públicas y el deterioro ambiental. El Salvador no está para novelas.


  •   Compartir


© Todos los derechos reservados.


Comentarios

Alejo Labrador
01/10/2017 06:00:43 PM



2

Hay algo truculento en centrarse en los números de apoyo a Bukele. No deberían bastar los números. Que se señale a Bukele como presidenciable aún cuando no hay procesos oficialmente anunciados para el proceso electoral presidencial, cuando aún no se conoce su hipotéticos plan de gobierno, y el país tiene justamente coyunturas desfavorables en temas como las pensiones y el asunto fiscal, es señal de alerta. El trasfondo de este escenario en ninguna medida debe quedarse en la novela que se genera. El replanteamiento de nuestra democracia debería exigir un cambio en la cultura democrática de su población. Aunque los números sean favorables para el edil, la población debe avanzar a mayores niveles de participación, exigir y defender esos espacios. Por otro lado, la población debe exigir ideas expresadas en un plan antes de pretender legitimar y catapultar el perfil de Bukele para presidente.



Miguel Martínez.
29/09/2017 06:31:34 PM



8

7
Gracias por dejarme comentar que Bukele es de los pocos políticos que analizan de manera objetiva los problemas de los partidos, inclusive en el que se inscribió para ser alcalde, primero de Nvo. Cuscatlán y luego de San Salvador. Las simpatías de la población hacia su trabajo obedecen a su estilo, que ha roto esquemas acerca de los cuestionables trabajos de los alcaldes anteriores. Y son precisamente las críticas a los políticos tradicionales lo que le ha ocasionado problemas hasta en su mismo partido. Jamás un político ha sido criticado con tanta saña por los medios que la población identifica como de derecha. Han invisibilizado sus obras, lo acusan de cualquier cosa, únicamente porque denunció que esos medios no pagan un tipo de impuestos. Mucha gente de derecha lo desprecia, pero ha sido la gente la que lo ha nombrado presidenciable, aunque ningún medio lo elogie y en todas las encuestas supera fácilmente a sus opositores políticos, hasta a los preferidos de la...



mario
29/09/2017 11:46:11 AM



8

5
Bukele sería otro "cuete soplado", por hoy Bukele se presenta crítico al neoliberalismo; pero es ¿sincero?, solo él lo sabe.




Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (6 + 8) ?: