Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


El espejo guatemalteco

01/09/2017
Vota
  • 4.9 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
17 Votos
3

En las elecciones generales de 2015, hastiados de los partidos y políticos tradicionales, que históricamente han derrochado corrupción y cometido un amplio abanico de delitos, los guatemaltecos ejercieron un voto de castigo, se decantaron por un candidato presidencial atípico. El lema de campaña del entonces aspirante Jimmy Morales, “Ni corrupto ni ladrón”, enganchó a la perfección con el sentimiento ciudadano. Eso, aunado a que Morales es evangélico en un país en el que alrededor de la mitad de la población profesa esa confesión religiosa, hicieron que el candidato de un partido con escasas posibilidades de ganar, el Frente de Convergencia Nacional (FCN), llegara a la silla presidencial.

Sin embargo, detrás de la candidatura de Morales, detrás del Frente de Convergencia Nacional, estaban los militares de la vieja guardia, vinculados a crímenes de lesa humanidad perpetrados durante el conflicto interno guatemalteco. De hecho, seis militares de ese grupo, entre ellos su líder indiscutible, el general Benedicto Lucas García, exjefe del Estado Mayor de la Defensa cuando su hermano era presidente, guardan prisión en espera del juicio por masacrar a población civil. Muy pronto el verdadero poder se quitó la máscara. Ahora se dice y reconoce que los que en realidad detentan el poder en Guatemala son ese grupo de exmilitares, algo tan trágico como que en nuestro país gobernara tras bambalinas La Tandona.

En ese marco, el lema de campaña de Morales pronto se mostró falso. Primero fue el caso de corrupción por el que un hijo y un hermano del mandatario están siendo procesados. Un escándalo que se ha visto opacado por el actual. Recientes investigaciones del Ministerio Público y de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala revelan que la campaña electoral que llevó a la presidencia a Morales tuvo financiamiento del crimen organizado, al que han estado vinculados los militares retirados. A raíz de ello, Morales declaró non grato al titular de la Comisión y le ordenó salir inmediatamente del territorio guatemalteco. Pero los cálculos le fallaron.

La reacción de la mayoría de los guatemaltecos ha sido categórica en defensa del titular de la Comisión, que también ha recibido amplias muestras de respaldo internacional. Además, varios de los funcionarios del Gobierno renunciaron en repudio a la medida, y ahora grandes sectores de la sociedad civil exigen la salida de Morales. Guatemala parece vivir una reedición de lo que se conoció como la “primavera chapina”, que llevó a la destitución del expresidente Pérez Molina, su vicepresidenta y gran parte de su Gabinete. No en balde la Comisión Internacional Contra la Impunidad ha enfrentado enormes resistencias. La verdadera razón por la que no se le ve con buenos ojos es precisamente su labor, su afán de combatir la corrupción caiga quien caiga.

La rica Guatemala, empobrecida por los que la han saqueado y la siguen saqueando, debe ser un espejo para El Salvador. Hay que cuidarse de los lobos que vestidos de oveja prometen hacer del país un paraíso, hay que tener claro que la oposición a la lucha contra la corrupción y la impunidad siempre será más enconada en aquellos que más temen sus consecuencias.


  •   Compartir


© Todos los derechos reservados.


Comentarios

Juan Gilberto Ramirez H
04/09/2017 08:38:02 PM



1

A propósito de lo que dice doña María Ofelia que 84 diputado y suplentes son "multitud" estoy totalmente, como todo el pueblo salvadoreño, de acuerdo en que hay que bajar el número de diputados a 28 y esto haciéndoles el favor. Es inconcebible que un pueblón tenga 84 individuos que dicen hacer leyes para beneficio de los ciudadanos que les pagan sus altos salarios aunados a todas las prebendas de que gozan como carros blindados,gasolina, teléfonos, guardaespaldas, et, etc. Bueno, encima de los suplentes los diputados tienen asesores que les dicen lo que tienen que hacer de vez en cuando. Luego nos preguntamos ¿Entonces que hacen los diputados y diputadas, si la plana se la hacen los consejeros asesores que se supone tienen mas o menos buen coco? Definitivamente si se quiere "poner orden en la sala" y rebajar los gastos supérfluos el soberano pueblo debe exigir que la Asamblea se forme con 28 diputados ni mas, mejor menos. A ver que tal.



Juan Gilberto Ramirez H.
04/09/2017 08:15:01 PM



1

0
Está bien claro que el Presidente Morales de Guatemala ha caído en desgracia por querer sacar a don Ivan y matar a la CICIG. El pueblo incluso está pidiendo la renuncia del comediante Presidente y cuando el pueblo grita "Si se puede" logra lo que pide. El gobierno del FMlN dice que aquí no se necesita una CICIES porque todo está en orden y no hay nada que investigar que sea relevante, a no ser que investigue por qué en la Asamblea Legislativa no cuadra la caja chica porque hay gastos en compra de mangos y aguacates para los diputados y no existen los vales que comprueben esos enormes gastos. Claro, para que se instale una comisión investigadora es necesario que sea el mismo gobierno que haga la petición a la autoridad internacional pertinente. ¿A qué gobernante se le va a ocurrir pedir que le vengan a contar las costillas si sabe de antemano que por corrupto lo van a mandar a la cárcel? Podrá ser menso en extremo pero no tonto galáctico? Hay que matar "el chucho a...



Maria Ofelia Rosales
04/09/2017 12:59:02 PM



2

Excelente análisis e interpretación. Ojala que pronto como Pueblo Salvadoreño, despertemos y tengamos agallas para sacar diputados en numero, no necesitamos 84 ni suplentes; SOLO diputados ad-hoc y competentes y también todos los políticos CORRUPTOS para que no falten medicinas en los Hospitales Nacionales y re construyan los Centros Escolares que aun asi reciben clases nuestros niñas, niños y Jóvenes. ¡Hasta cuando Señor? No tardes...




Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (3 + 1) ?: