Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


Libertinaje mediático

09/06/2017
Vota
  • 4.9 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
35 Votos
5

En el país ya no se discute sobre cuál de los Gobiernos ha sido corrupto, sino cuál lo ha sido más y de qué manera. En gran medida, esta percepción sobre los funcionarios está haciendo crecer el rechazo hacia la política en general y los partidos en particular. Ciertamente, los políticos de oficio y los partidos son responsables de la crítica situación que vive el país, pero solo en parte. Hay otros actores que son artífices o partícipes del actual escenario; los medios de comunicación entre ellos.

La libertad de prensa es un derecho humano derivado de la libertad de expresión. Pero toda libertad tiene su límite; si no, se convierte en libertinaje. Y la libertad de expresión no es la excepción. Ejercer esta libertad no significa que se puedan difundir mentiras u opiniones que lesionan la dignidad humana. Eso deja de ser libertad de expresión para convertirse en injuria. Por supuesto, cada medio de comunicación tiene el derecho de enfocar la realidad desde una línea editorial. Por eso es fundamental para una democracia tener pluralidad de medios, para que la ciudadanía pueda decidir con cuál visión quedarse. Lo que no se vale es mentir, incitar a la violencia o al delito, promover la discriminación o el racismo. Por desgracia, en nuestro país tenemos demasiado de ello.

Se dicen barbaridades con total impunidad; por ejemplo, se afirma que el cambio climático es artimaña de comunistas para detener el progreso. Según esta versión, la alteración del clima no depende en nada de la actividad humana. Esto cuando desde hace años hay un amplio consenso en la comunidad científica, basado en evidencias, en que el ser humano es el mayor causante del cambio climático a través de la quema de combustibles fósiles, la desforestación, la explotación de la ganadería, etc. Actividades que generan gases de efecto invernadero que hacen que la temperatura suba.

Desde un medio se ha afirmado que el idioma náhuat no tiene nada de valor, que lo mejor sería que desapareciera junto a los caites y tapescos, en un frontal irrespeto y desprecio a la cultura indígena. Otro tiene un manual de estilo que manda no mencionar el nombre de monseñor Romero. Así, en sus textos, se omite el nombre de nuestro beato al hablar del aeropuerto y el bulevar que lo honran. Por otra parte, un matutino ha emprendido una descarada campaña para convertir a un empresario en candidato presidencial, manipulando titulares y multiplicando notas sobre cualquier actividad que él realiza.

El problema no es que alguien tenga entre sus ídolos a Donald Trump, crea que el rescate de nuestras raíces es una pérdida de tiempo, rinda trato de prócer a Roberto D’Abuisson, Domingo Monterrosa o Maximiliano Hernández Martínez, o piense que cierta persona es el mejor candidato para la Presidencia del país. Cada quien es libre de pensar como quiera, incluso yendo en contra de la ciencia o de la ética más elemental. El problema es cuando eso lo hace un medio de comunicación.

Todo medio que incite a la violencia o al delito, que mienta o que promueva la discriminación debería de pagar las consecuencias. Pero en El Salvador la libertad de prensa se confunde con libertad para ofender, mentir, manipular. El negocio de la desinformación y del discurso ideologizado y falso es también, sin duda, una de las causas de la actual situación del país. Cuando la información se manipula permanentemente, la verdad y la ética dejan de ser importantes.


  •   Compartir


© Todos los derechos reservados.


Comentarios

Humberto
11/06/2017 04:32:44 PM



8

0
La primera educación la recibimos en nuestro hogar, muchas familias(de todas las clases sociales) esperan que un maestro eduque a sus hijos, quieren que les inculquen valores y principios cuando las acciones de los padres dicen mas que mil palabras. Nuestro país no despega por culpar a todos los Gobiernos, primero debemos cambiar nosotros como jóvenes, recapacitar que todos estos problemas sociales surgen por una mala educación familiar, debemos trabajar en ese tema porque de ahí nacen los futuros presidentes, abogados, doctores... Soy estudiante activo de la UCA, curso el tercer año y estoy ahí gracias al programa de BECAS presidenciales, no fue fácil ya que he vivido toda mi infancia y juventud en el municipio de Soyapango (no todo esta perdido); pero Gracias a Dios logré conseguirla por la educación que tuve desde pequeño, respeto mucho el comentario de todas las personas, pero a veces es necesario analizar las obras positivas que hace cada Gobierno y ayudar al...



Jorge León
10/06/2017 08:50:22 PM



8

0
Todo ello ocurre porque la población no sabe distinguir entre noticia y propaganda. Tampoco no alcanza a distinguir ente propaganda y contra propaganda. La verdad ? Todas las voces creen tenerla. La percepción. Tiene un atraso de un segundo. Cuando uno cree que conoce la realidad esta hace un segundo ya nos ha dejado. Los medios modelan todo lo que debemos creer. Arena y el FMLN tienen una máquina de propaganda que nos bombardea todos los días de diversas formas. Y todavía no hay una plataforma de gobierno para saber cuál es la propuesta. Y en el caso de los que van a elecciones de diputados a nombre de quienes levantan la mano? A nombre del pueblo o de los grupos de poder que mueven los hilos y me refiero a las dos derechas.



María Silvia Guillén
10/06/2017 10:07:18 AM



6

0
Creo que no vamos a lograr que estos medios actúen con ética; lo importante sería que aprendamos a leer con lectura comprensiva y así analizar y releer a la luz de la realidad y no permitir que manejen a su antojo nuestro pensamiento y por ende nos lleven a los cauces que a ellos conviene. De nosotros, de nuestra comprensión depende que no nos sigan manipulando.



Wilmer
09/06/2017 06:20:05 PM



9

0
Estos medios venden al candidato del super como un super candidato y no es lo mismo una cosa y la otra



Preocupado_2002
09/06/2017 04:13:33 PM



11

0
Excelente. El pueblo debe comprender que ha sido adormecido y despojado de su real cultura por el opio del poder mediático. Ello, desde hace muchas décadas. Los medios han sido claves en ideologizar y alienar a niños, jóvenes y adultos. Los medios hacen ver el pecado estructural como algo natural y éticamente aceptable. Justifican asesinos de lesa humanidad, haciéndoles ver como héroes nacionales; siembran semillas de confusión y mentira en los electores. Hacen ver a la recalcitrante derecha como víctima ovejuna del 'malvado e injusto' gobierno. Son tan cínicos (pero a la vez tan poderosos) que generan verdaderos 'reality shows' para obnubilar la mente de las personas y alejar su atención de los verdaderos problemas nacionales. Por eso, aun cuando no comulgo con la visión de J. N. Duarte, creo que le asistía razón cuando decía: "Yo, como buen salvadoreño, no leo el Diario de Hoy ". Por supuesto que, en nuestros días, casi todos los medios merecen tal afirmación.




Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (5 + 1) ?: