1971: Las autoridades migratorias amenazan al P. Ellacuría y a otros seis sacerdotes extranjeros con retirarles los permisos de residencia por "actividades subversivas y antidemocráticas".

1973: Los jesuitas del colegio Externado San José, acusados de enseñar marxismo y de enfrentar a los padres de los alumnos con sus hijos. El fiscal general, ante un presunto delito por enseñanza de "doctrinas comunistas, anárquicas o contrarias a la democracia", llama a declarar al rector del Externado, P. Juan Ramón Moreno.

1975: 30 de julio. Las Fuerzas de Seguridad abren fuego contra una manifestación de estudiantes universitarios, entre los que hay algunos de la UCA, matando a doce e hiriendo a veinte. Detienen a otros cuarenta. Los estudiantes se manifestaban en contra de la represión. El 7 de agosto, las autoridades de la UCA condenan la exageradamente violenta represión de la manifestación. Aparecen por televisión mensajes que anuncian que van a ser asesinados un sacerdote, una religiosa y un político. Aunque no se dan nombres, los jesuitas llegan a saber que, en el caso del sacerdote, se trata del P. Jon Sobrino, recientemente destinado a El Salvador.

1976: 6 de enero. Atentado con bombas contra las oficinas de la revista de la UCA Estudios Centroamericanos (ECA).
15 de enero. Aparece en la prensa una declaración de la asociación de terratenientes "Frente de Agricultores de la Región Oriental", en la que atacan a los jesuitas por su apoyo a la reforma agraria. La declaración menciona por su nombre a varios jesuitas que trabajan en Aguilares y en la UCA y les advierte que, o respetan las leyes y respetan al gobierno, o tendrán que salir del país.
Marzo. Atentado con bombas en los edificios administrativos de la UCA.
23 de agosto. Las oficinas de ECA sufren un atentado con bombas hacia la medianoche. El edificio queda prácticamente destruido.
Septiembre. Dos bombas de bajo poder cargadas de panfletos hacen explosión en la UCA. En los panfletos se ataca a los jesuitas.
2-3 de diciembre. El edificio de administración de la UCA sufre un nuevo atentado con bombas durante la noche. El P. Francisco Javier Ibisate y otros se encuentran en el edificio en el momento de la explosión. Un escuadrón de la muerte, autodenominado "Unión Guerrera Blanca", se responsabiliza del atentado.
Diciembre. Se culpa a la Iglesia, y en particular a los jesuitas, de la muerte de un terrateniente en Aguilares. Campaña de prensa con ataques en los que se menciona por su nombre al P. Rutilio Grande y a otro sacerdote.

1977: 4 de enero. Dos ex escolares jesuitas, que trabajaban en Aguilares, expulsados.
Febrero. Juan José Ramírez, que había sido jesuita, interrogado, golpeado, torturado con descargas eléctricas durante diez días, y expulsado. Aparece en una cárcel guatemalteca.
21 de febrero. Al P. Benigno Fernández, de origen español y que trabajaba en Aguilares, se le niega el permiso de entrada al país.
22 de febrero. Al P. Luis de Sebastián, también de origen español, pero nacionalizado salvadoreño, vicerrector de la UCA y profesor de Economía, se le niega la entrada al país y se le comunica que su vida está en peligro.
22 de febrero. Al P. Ignacio Ellacuría, nacionalizado salvadoreño, se le niega la entrada al país.
12 de marzo. El P. Rutilio Grande, asesinado mientras se dirigía a El Paisnal a decir misa. Son asesinados con él Manuel Solórzano, de setenta y dos años, y Nelson Rutilio Lemus, de quince. El asesinato del P. Grande, persona muy conocida y respetada en todo el país, conmueve a la sociedad salvadoreña, que ve con sorpresa que la retórica contra la Iglesia se va convirtiendo en violencia asesina. A su entierro, el 20 de marzo, asisten más de cien mil personas.
6 de mayo. Se notifica al P. Provincial de los jesuitas que el P. Jorge Franklin Sarsanedas del Cid, ciudadano panameño, que había sido secuestrado el día 1 de mayo, se encuentra en los calabozos de la Guardia Nacional. Allí había permanecido durante cinco días, atado de pies y manos, con los ojos vendados y recibiendo alimento sólo dos veces al día. Durante la primera noche recibió golpes y puntapiés. El sacerdote, de treinta años de edad, es expulsado del país, acusado de participar en actividades subversivas. Mons. Romero se niega a firmar el documento por el que la Guardia le entrega al P. Sarsanedas a causa de las numerosas inexactitudes que presenta.
Mayo. Anuncios por radio y panfletos con el texto "Haga Patria, mate un cura".
19 de mayo. Los militares lanzan la "Operación Rutilio", cercando toda la zona de Aguilares y registrando, una por una, todas las casas. El gobierno reconoce oficialmente siete muertos, pero los testigos elevan el número a cincuenta. Entre los muertos figura el sacristán, que estaba tocando la campana para avisar de la llegada de los soldados. El P. Grande y otros tres jesuitas habían trabajado en la zona de Aguilares desde 1972. Los soldados ocupan la iglesia durante un mes.
19 de mayo. Los PP. Salvador Carranza, José Luis Ortega y
Marcelino Pérez, que habían trabajado con el P. Rutilio Grande en Aguilares y Guazapa, detenidos a las cinco de la mañana, maltratados y deportados a Guatemala hacia mediodía. Permanecen incomunicados y encarcelados en Guatemala hasta el 25 de mayo.
20 de junio. El escuadrón de la muerte "Unión Guerrera Blanca" lanza un ultimátum a los cuarenta y siete jesuitas que viven en El Salvador: si no abandonan el país en un plazo de treinta días, morirán.

1978: 1 de enero. La oficina provincial de la Provincia Centroamericana de la Compañía de Jesús, asaltada y saqueada por desconocidos, que roban materiales y equipo.
Marzo. A Roberto Zarruck, estudiante jesuita, se le niega la entrada al país.
3 de julio. Las Fuerzas de Seguridad registran una residencia de los jesuitas en Jardines de Guadalupe, conocida como "UCA II". A las dos de la tarde, más de cincuenta agentes, que dicen estar buscando armas, irrumpen en la casa. Los soldados toman posiciones en el tejado y cortan el tránsito en las calles adyacentes. Habían llegado en seis vehículos de la Policía y dos camiones y llevaban cámaras, equipo médico y pertrechos de combate.

1979: 3 de febrero. Diario Latino recoge unas palabras de Mons. Pedro Arnoldo Aparicio y Quintanilla, obispo de San Vicente, que dice que algunos jesuitas son responsables de la situación de violencia en El Salvador. En titulares: "Monseñor Aparicio culpa a jesuitas".
Septiembre. Una homilía de Mons. Aparicio desata una campaña de campos pagados en apoyo a sus puntos de vista y en contra de los jesuitas. Mons. Aparicio acusa a la izquierda de haber matado a cuatro sacerdotes, entre ellos al P. Rutilio Grande, porque temían que éste descubriera que sus compañeros jesuitas incitaban a los campesinos a rebelarse contra el Estado, contra el gobierno y contra la Iglesia.
Diciembre. Un columnista que firma "Josefo" ataca directa-mente al jesuita Luis de Sebastián y a Mons. Romero.
27 de diciembre. Tres bombas hacen explosión por fuera del Centro de Cómputo de la UCA.

1980: 5 de enero. Miembros del escuadrón de la muerte "Unión Guerrera Blanca" ametrallan el colegio de los jesuitas, el Externado San José.
16 de febrero. Ametrallada la residencia de los jesuitas conocida como "UCA II", que recibe más de cien impactos de bala.
13 de febrero. Una bomba destruye parte de la biblioteca de la UCA.
22 de marzo. Miembros de la Policía Nacional entran en el campus de la UCA. Abren fuego y matan a un estudiante de matemáticas. Detienen a otros dos estudiantes.
24 de marzo. Mons. Romero, arzobispo de San Salvador, es asesinado de un disparo mientras celebraba misa en la capilla del Hospital de la Divina Providencia.
25 de junio. Brutal saqueo de la iglesia de Aguilares.
29 de junio. Al amanecer, dos potentes bombas, colocadas por el "Ejército Anticomunista Salvadoreño", hacen explosión en la UCA, una en una sala utilizada por una asociación de estudiantes, y la otra en la imprenta, que sufre cuantiosos daños.
5 de julio. Unos ciento cincuenta soldados rodean el Externado San José. Registran el colegio y, muy especialmente, las oficinas de la organización de derechos humanos Socorro Jurídico, en donde roban documentos y dinero. Se llevan toda la documentación relativa al asesinato de Mons. Romero.
24 de septiembre. La "Brigada Anticomunista Maximiliano Hernández Martínez" quema el archivo de la parroquia de Guazapa, así como fotografías del Papa y de Mons. Romero. Prenden también fuego al convento y amenazan a las religiosas. Los jesuitas que trabajaban en la parroquia ya habían sido expulsados del país.
30 de septiembre. Rafael Santos y Oscar Romano, maestros de primaria del Externado San José, asesinados a la puerta del colegio.
10 de octubre. Fuerzas de Seguridad disparan contra la iglesia de Aguilares. Luego entran, saquean el templo y disparan dentro de él. También saquean la casa parroquial, robando lo que encuentran. Ametrallan la clínica y roban ropa del almacén parroquial.
24 de octubre. Dos potentes bombas hacen explosión a las dos de la madrugada en la residencia "UCA II", en la que había en ese momento diez jesuitas. El primer explosivo, lanzado por encima del muro exterior, dejó un agujero de más de un metro de diámetro en la pared de la habitación del P. Segundo Montes, que estaba durmiendo. Los jesuitas, temiendo una segunda explosión, no se movieron. La segunda bomba, unos minutos después, fundió el portón metálico de la entrada. Más tarde se encontraron diez bombas más que no habían hecho explosión.
27 de octubre. Nuevo atentado con bombas contra la residencia "UCA II" en Jardines de Guadalupe. La casa queda parcialmente destruida e inhabitable, por lo que la comunidad tiene que repartirse por otras casas.
Noviembre. Cuarto atentado con bombas contra las oficinas de ECA.
Finales de noviembre. El P. Ellacuría sale del país después de recibir un soplo sobre un plan de los militares para asesinarle. Permanece fuera de El Salvador hasta abril de 1980.
23 de noviembre. Civiles fuertemente armados ocupan el Externado San José.
19 de diciembre. Las Fuerzas de Seguridad efectúan un registro a fondo en la residencia de los jesuitas que trabajan en el Externado, situada en San Antonio Abad.

1981: 16 de enero. Registro en las residencias "UCA 1" y "UCA II". Como la "UCA II" está deshabitada, los soldados rompen puertas y ventanas y fuerzan las cerraduras.
17 de enero. Fuerzas combinadas ocupan el campus de la UCA.
1-2 de mayo. Al P. John Willmering, jesuita norteamericano que viajaba por tierra desde Honduras, se le niega la entrada al país. La Guardia Nacional lo entrega a la policía hondureña.
8 de octubre. Panfleto de la "Liga Anticomunista Salvadoreña": "¡Fuera jesuitas marxistas!" Acusa a los jesuitas de ser los instigadores de la violencia y el crimen en El Salvador y los fundadores de las FPL.

1982: 7 de octubre. El obispo de San Vicente, Mons. Pedro Arnoldo Aparicio se reúne con el Alto Mando de la Fuerza Armada y después ataca públicamente a los jesuitas, especialmente al P. Ignacio Ellacuría, al que acusa de actividades subversivas y de promover la violencia. La Prensa Gráfica afirma que Mons. Aparicio ha entregado al gobierno documentos que prueban la colaboración con organizaciones clandestinas de treinta sacerdotes, la mayoría jesuitas.

1983: 6 de septiembre. Atentados con bombas del "Ejército Secreto Anticomunista" (ESA) contra la "UCA II" y contra la casa del profesor de la UCA Italo López Vallecillos. Un comunicado del ESA acusa a los jesuitas de pertenecer a las organizaciones terroristas que forman el FMLN y lanza una advertencia contra quienes están "interesados en dialogar" con el FMLN.
13 de octubre. Las Fuerzas de Seguridad efectúan un registro en la residencia de los jesuitas en San Antonio Abad.
23 de noviembre. La "UCA 1" y la "UCA II", registradas por la Policía Nacional en el transcurso de una operación militar por toda la zona. Dos jesuitas retenidos durante once horas, mientras los soldados registran a fondo la casa. Después de unas ocho horas, los soldados han reunido, para confiscarlos, unos cuatrocientos libros considerados "subversivos". El registro termina finalmente hacia las seis de la tarde, después de una llamada al presidente de El Salvador y de una intervención de la embajada de los Estados Unidos. Los soldados no confiscan nada. Durante todo el registro, la parte posterior del campus de la UCA permanece ocupada.

1984: 20 de enero. Agentes de la Sección de Investigación Criminal de la Policía Nacional entran en el Centro Loyola durante una reunión de la cooperativa COTRAMY, a raíz de haber recibido informes de que en ese lugar se almacenaban cañones. El P. Fermín Sainz, director del Centro Loyola, está presente todo el tiempo que dura el registro. Los policías detienen a quince personas y roban seiscientos colones.
17 de diciembre. El "Movimiento Tradicional Católico" publica una carta abierta a Mons. Rivera Damas culpando a los jesuitas de la UCA de haber impulsado "al asesinado Mons. Romero a la triste y conocida demagogia que ha conducido a un enfrentamiento entre salvadoreños y ha fomentado el odio de clases y la destrucción de las estructuras económicas, políticas y sociales de nuestro país". Para ellos, el P. Ignacio Ellacuría es el "autor" de la teoría más avanzada del comunismo marxista-leninista.

1985: 30 de septiembre. El hermano jesuita Magdiel Cerón Alvarado llega de Nicaragua para asistir al entierro de su madre y es detenido por la policía. Le acusan de traer información y órdenes desde Nicaragua. Le dejan libre después de la intervención del P. Provincial.

1986: Septiembre. ARENA, con el apoyo de algunos miembros de la Democracia Cristiana, lanza una campaña para despojar al P. Ellacuría de su ciudadanía salvadoreña, con el pretexto de que la Constitución prohíbe a los extranjeros y a los sacerdotes intervenir en política.
10 de septiembre. El grupo de ARENA en la Asamblea introduce un proyecto para formar una comisión que investigue las actividades del P. Ellacuría.
Septiembre. El jesuita norteamericano, Michael Kennedy, arrestado mientras se dirige, acompañado por personal del arzobispado, a un campo de desplazados de guerra. Los funcionarios consulares de los Estados Unidos consiguen liberarlo de la Policía de Hacienda y lo sacan del país.

1987: 12 de marzo. Las Fuerzas de Seguridad revisan y controlan los documentos de todos los jesuitas reunidos en El Paisnal en la celebración del décimo aniversario del asesinato del P. Rutilio Grande.
Junio. Campaña de prensa de la Fuerza Armada y El Diario de Hoy acusando al P. Ellacuría de defender el uso de minas por parte de la guerrilla.
18 de julio. El "Instituto Salvadoreño de Estudios Políticos, Económicos y Sociales", de derechas, pide la clausura de la UCA y de la Universidad Nacional, y que la Unión de Trabajadores sea declarada fuera de la ley.
Noviembre. El P. Ignacio Ellacuría aparece nombrado, junto con otros ocho teólogos, en un documento contra la teología de la liberación, preparado para un encuentro de la Conferencia de Ejércitos Americanos, que reúne a las fuerzas armadas de quince países, entre los que se encuentran Estados Unidos y El Salvador. Los teólogos aparecen mencionados en el capítulo que lleva por título "Estrategia del movimiento comunista internacional en América Latina a través de diferentes modos de acción". En el grupo de trabajo que preparó el documento figuraba el coronel Juan Orlando Zepeda.

1988: Febrero. Aparecen en la prensa ataques contra el P. Rutilio Grande y contra los jesuitas en general. La Prensa Gráfica publica una serie de cuatro capítulos contra el F. Grande.
Agosto. Aparecen en la prensa ataques contra el Debate Nacional por la Paz, apoyado por el arzobispado. Muchos de los ataques se dirigen contra los jesuitas de la UCA, que son quienes proporcionan el soporte técnico. Acusan a los obispos de meter-se en política y de dejarse manipular por los jesuitas y por la teología de la liberación.
2 de septiembre. Un curso que iba a dar el P. Jon Sobrino
en la universidad Rafael Landívar de Guatemala, recibe fuertes -ataques por parte de la prensa de ese país. Aunque se suspende
y el P. Sobrino no va a Guatemala, el campus de la Landívar sufre un atentado con bombas el día en que hubiera tenido que empezar el curso.
Octubre. Campaña de prensa acusando al P. Ellacuría de defender el uso de coches bomba por el FMLN.

1989: 3 de marzo. Un campo pagado de la "Cruzada pro Paz y Trabajo" ataca a los que llama "grupo de cerebros satánicos conducidos por Ellacuria" y "perros comunistas" que están arruinando al país.
14 de marzo. Hace explosión una granada en la planta eléctrica de la UCA.
16 de abril. Un campo pagado del Alto Mando de la Fuerza Armada de El Salvador acusa al P. Segundo Montes de defender el uso de minas por parte del FMLN. Un comunicado de prensa de ARENA llama al P. Montes "inhumano e inmoral".
20 de abril. El coronel Juan Orlando Zepeda, comandante de la Primera Brigada, dice que la UCA es un refugio de los líderes terroristas y que en ella se planifica la estrategia de ataques contra los salvadoreños.
28 de abril. Hacen explosión tres bombas en la imprenta de la UCA y en el portón de entrada junto a ella.
3 de julio. Carta abierta al presidente Cristiani de la "Cruzada pro Paz y Trabajo" en la que piden la captura y juicio sumario de los PP. Ignacio Ellacuría y Segundo Montes, a los que considera responsables de toda la destrucción de la infraestructura y de todos los viles asesinatos cometidos en nombre de la teología de la liberación y de la doctrina marxista-leninista que intentan imponer.
22 de julio. Hacen explosión cuatro bombas en la imprenta de la UCA.
11-15 de noviembre. Radio Cuscatlán emite amenazas de muerte contra los jesuitas de la UCA, contra Mons. Rivera Damas y contra Mons. Rosa Chávez. Se emiten amenazas como
"Ellacuría es un guerrillero, que le corten la cabeza" o "Deberían sacar a Ellacuria para matarlo a escupidas".
13 de noviembre. La Prensa Gráfica informa de las amenazas retransmitidas por la cadena nacional de radio que decían que "es de suma importancia que saquen del país a los jesuitas, porque en la UCA esconden armas desde hace alrededor de diez años. Señalaron como principal responsable al sacerdote jesuita español Ignacio Ellacuría".
13 de noviembre. La residencia de los jesuitas de la UCA y el Centro Monseñor Romero, registrados por soldados del Atlacatl.
16 de noviembre. Los PP. Ignacio El/acuría, Ignacio MarUnBaró, Segundo Mon~s, Joaquín López y López, Amando López y Juan Ramón Moreno, junfo con la Sra. Julia Elba Ramos y su hija Celina, son asesinados den&o del cam pus de la UCA. Los asesinos también incendian y saquean el Centro Monseñor Romero.
16 de noviembre. Un vehículo de la Primera Brigada, con altavoces, circula por los alrededores del arzobispado anunciando: "¡Ellacuría y Martín-Baró ya cayeron! ¡Seguimos matando comunistas!"
21 de noviembre. Un helicóptero sobrevuela el campus de la UCA y dispara unas ráfagas contra la ventana de la que fue oficina del P. Ellacuria.

1990: 13 de marzo. Los periódicos salvadoreños reproducen un artículo, publicado en España, en el que se ataca al P. Ellacuría y se menciona al P. Jon Sobrino y a un jesuita de la universidad de Santa Clara, que tiene una "siniestra" historia, según el artículo.
19 de julio. La "Cruzada pro Paz y Trabajo" publica un campo pagado en El Diario de Hoy contra los pastores que se dedican a servir a Satanás por medio de la teología de la liberación. Repiten la misma lista de personas de su carta abierta al presidente Cristiani del 3 de julio de 1989, excepto tres personas ya asesinadas en ese lapso de tiempo: Ignacio Ellacuria, Segundo Montes y Febe Velásquez, que murió en el atentado contra la sede de FENASTRAS en octubre de 1989.
9 de agosto. Una columna de El Diario de Hoy ataca a la teología de la liberación y menciona a algunos "destacados miembros de la Compañía de Jesús".

1991: 18 de septiembre. Un columnista de El Diario de Hoy recuerda el período histórico en que los jesuitas fueron expulsados por el Rey de España, a finales del siglo XVIII, porque eran "unos revoltosos, insubordinados y peligrosos sujetos" y propone que los historiadores salvadoreños tomen nota de esta historia.
8 de octubre. El Mundo retoma la historia de la expulsión y supresión de los jesuitas y señala que la orden es todavía poderosa y se dedica "a la docencia y a las intrigas políticas".
15 de octubre. Un columnista de El Diario de Hoy ataca al P. Tojeira y a otros por su empeño en identificar a los autores intelectuales de los asesinatos de la UCA. Dice que no quieren identificar a los autores intelectuales, sino desacreditar a la Fuerza Armada presentándola ante el mundo como una institución formada por gente sin escrúpulos.

1992: 13 de marzo. El P. Steve Kelly, de nacionalidad norteamericana, expulsado de El Salvador después de ser detenido durante una operación policial que pretendía desalojar a unos campesinos que habían ocupado tierras.

1994: 6 de junio. Un escuadrón de la muerte amenaza con matar al Procurador de los Derechos Humanos y a los jesuitas de la UCA si no abandonan el país antes de cuarenta y ocho horas. En una llamada telefónica a una comunidad de jesuitas, una voz de mujer advierte: "Quiero decirles que algunos jesuitas van a morir".