Bienvenido al sitio web del Departamento de Filosofía  

La hora de Sofía



Programa del Departamento de Filosofía en YSUCA
91.7 FM

Sábados, 10 a.m.

  

¿Qué son los derechos humanos? ¿Cómo se originó la vida? ¿Hay alguna relación entre la política y la ética? Todas son preguntas que nos hacemos constantemente y que reflejan la tendencia humana a buscar la sabiduría, la Sofía. En efecto, todas las personas buscamos el conocimiento y sentimos la necesidad de estar al día a medida que el saber avanza. Por ello es que la YSUCA y el Departamento de Filosofía de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” han abierto este programa de reflexión y debate acerca de las cuestiones que nos inquietan, y sobre las que todos y todas tenemos algo que decir.

En esta página encontrarás recursos relacionados con nuestros programas, los cuales podrían ser de utilidad para tus estudios, para tus preguntas y reflexiones. Además, te proporcionamos una dirección para que nos contactes y la posibilidad de leer algunas de los mensajes que nos envían nuestros radioescuchas.

Reciban pues una cordial bienvenida quienes, como dijera Platón, quieran experimentar “el placer de los que están en filosofía”.


“¿QUÉ SABEMOS SOBRE...?

  13 de diciembre de 2008

El economista austríaco Friedrich Hayek pertenece a la llamada Escuela de Viena, cuyo eje teórico gira alrededor de la crítica a los sistemas colectivistas, a la planificación económica gubernamental y al Estado de bienestar. Para Hayek, la economía goza de lo que él llama "un orden espontáneo". Esto significa que la economía tiene un orden y un funcionamiento intrínseco a su propia naturaleza, sin ninguna interferencia humana.

En Camino de servidumbre, uno de sus textos más conocidos, Hayek condena cualquier tipo de intervención en el mercado, al que supone debe dejarse actuar libremente. Uno de sus fragmentos dice: "Cualquier política dirigida directamente a un ideal de justicia distributiva, es decir, a lo que alguien entienda como una distribución ‘más justa', tiene necesariamente que conducir a la destrucción del imperio de la ley porque, para poder producir el mismo resultado en personas diferentes, sería necesario tratarlas de forma diferente. Y ¿cómo podría haber entonces leyes generales?"

En su trabajo "La concepción de Hayek del estado de derecho y la crítica de Hinkelammert", el filósofo chileno Jorge Vergara Estévez apunta las siguientes reflexiones:

"La concepción del estado de derecho de Hayek no excluye el uso de la violencia del Estado contra los que considera sus enemigos, sino que incluso puede estimularla en ciertos casos. En primer lugar, porque su concepción del estado de derecho no incluye el reconocimiento universal del derecho a la vida, a la libertad personal, a la integridad y dignidad, los derechos políticos, intelectuales, y otros derechos básicos. Por eso es que Hayek, Friedman y otros intelectuales neoliberales apoyaron la dictadura de Pinochet y otros regímenes similares, pese a que éstos violaban sistemática y masivamente casi todos los derechos humanos, no sólo de sus opositores, sino de sus pueblos. Debe recordarse, asimismo, que la crítica al nacionalsocialismo realizada por Hayek está centrada en su carácter intervencionista económico y no menciona siquiera el carácter genocida de dicho sistema (...)

Los regímenes dictatoriales, cuya característica principal es la ilimitación del poder -en ellos todo puede suceder, como indicaba Hanna Arendt-,  en los cuales no existe estado de derecho, son aceptables y deseables, para Hayek y los neoliberales, si son dictaduras de mercado (...)

[Por otra parte], el discurso neoliberal tiene un carácter fundamentalista, pues está compuesto de una red de conceptos polares donde uno representa lo positivo y la verdad, y el otro el error y la falsedad. Quienes no comparten dicho discurso son descritos como seres malignos, lo que justifica el uso de la violencia contra ellos. Por ejemplo, para Hayek, el político o economista que pretende determinar los precios antes que éstos sean fijados por la ley de oferta y la demanda, pretende tener la omnisciencia de Dios, que es el único que puede conocer los precios antes de que los fije el mercado. Más aún, si el mercado es un orden económico por la acción permanente de la mano invisible de la Divina Providencia de Dios, como lo creen Hayek, Friedman y otros neoliberales, quienes quieren intervenir el mercado se están oponiendo a la voluntad de Dios, etc. Y quienes quieren ser como Dios, o se oponen a su obra, son los seres satánicos (...)

[Un argumento de Hayek que menciona Franz] Hinkelammert, es que el capitalismo neoliberal es siempre el que le permite vivir a más personas (...) Hayek lo expresa así, en 1981: «Una sociedad libre requiere de ciertas morales que en última instancia se reducen al mantenimiento de vidas: no al mantenimiento de todas las vidas, porque podría ser necesario sacrificar vidas individuales para preservar un número mayor de otras vidas. Por lo tanto, las únicas reglas morales son las que llevan al ‘cálculo de vidas': la propiedad y el contrato». De este modo, el ‘cálculo de vidas' puede exigir el sacrificio de algunas vidas (...)

El pensamiento neoliberal pertenece a una tradición de pensamiento conservador moderno, que se inició con Hobbes, para la cual la conservación del orden y del Estado justifica el uso de la represión e incluso del asesinato de los considerados ‘enemigos'. Su individualismo -como lo ha señalado Hinkelammert-, es aparente o autocontradictorio, pues así como en las diversas formas del pensamiento totalitario, la reproducción del todo justifica la eliminación de las partes conflictivas."

Puedes encontrar más información en:

  • Hayek, Friedrich A.; Los fundamentos de la libertad, Guatemala, Editorial Universitaria Francisco Marroquín, 1975

http://es.wikipedia.org/wiki/Friedrich_Hayek

http://www.hayekcenter.org/friedrichhayek/hayek.html

 











  Noticias
Boulevard Los Próceres, San Salvador, El Salvador, Centro América
(503) 2210-6600 Ext. 470, 355, 428
fil.postgrado@uca.edu.sv