Capítulo Segundo:

LA PRESENCIA DE LA HEXIS EN LOS ESCRITOS ZUBIRIANOS DE LA ETAPA ONTOLÓGICA.

 

1. )Qué es la ªx i V ?.

2. Esquema-comentario al Prólogo de la

Edición Inglesa.

3. "Sobre el Problema de la Filosofía".

4. ")Qué es Saber?".

5. "En torno al problema de Dios".

6. "El ser sobrenatural: Dios y la Deificación en la

teología paulina".

7. "Socrates y la Sabiduría Griega".

 

 

Con el título de *Naturaleza Historia Dios+, publica X.Zubiri, en 1944, una serie de trabajos que responden a lo que entonces supone la expresión de su pensamiento sobre los temas que van a ser los propiamente suyos: acerca de la Inteligencia, de la Realidad y de Dios. Si a ello añadimos, a estas alturas, su escrito *Sobre el problema de la la Filosofía+, tenemos tal vez, el mejor elenco de lo que constituye el 'testimonio de una etapa ya concluida' (cf.NHD 14).

Este capítulo viene a ser un rastreo sobre el propio texto, muy claro de por sí, pero que no siempre es leido desde la perspectiva de la idea de la inteligencia como una *héxis+, o *habitud+.

Me fijaré solamente en aquellos apartados que puedan aportarnos algo de luz sobre el tema de la *héxis+.

 

1

)Qué es la ªx i V ?

La palabra griega, ªx i V , tiene los significados: "posesión, tenencia; estado, temple; aptitud, capacidad; constitución, manera de ser".

Deriva de *§c w +, s c Xs i V C ªx i V C hecho de poseer\ estado, constitución.

s c Xs i V -e w V ¬ = actitud, forma, figura, apariencia, aire, carácter...

s c ­m a = forma exterior de un cuerpo, aspecto tras evolución...Realidad invariable, definitiva.

s c ¥s i V /ªx i V , sufijo -is= designa la acción de §c e i n . s c ­m a , sufijo -ma= designa resultado final de acción de §c e i n .

Como derivado de §c e i n intransitivo, ªx i V = manera de vivir, comportamiento. *Estado+

Como derivado de §c e i n transitivo= posesión

ªx i V , designa realidad sujeta a cambios producidos por circunstancias. (Evoluciona hacia: estado pero no estático).

No abundan los estudios sobre el término *héxis+. Realmente el término no adquiere categoría filosófica propiamente hasta Aristóteles. A ello dedicaremos el tercer capítulo de este estudio.

En los escritos de Platón el término ªx i V , aparece como *disposición+ que mantiene, o ayuda a conseguir un estado conforme a la naturaleza de quien la posee. Por esta línea van a ir los escritos de Zubiri, y a lo que entiendo es muy posible que Zubiri tuviera muy en cuenta este uso por Platón.

Sea de ello lo que fuere, sí me parece que es muy importante tener en cuenta la visión de la ªx i V en el conjunto de la obra de Platón. Remito al lector al APENDICE II, al final de este capítulo, donde he procurado darle en esquema, una visión sinóptica de este asunto (su desarrollo nos transportaría a un estudio de enormes proporciones).

Como Zubiri traduce el término ªx i V por *habitud+, emplearé indistintamente el término griego, la transcripción castellana *héxis+, o el término *habitud+, (como en realidad ya lo he venido haciendo en el capítulo I).

 

2

Esquema-comentario al Prólogo de la Edición Inglesa.

Texto de 1980. NHD 9-21

 

En el capítulo primero de este estudio, hemos podido vislumbrar algo de el modo estructural que tiene Zubiri de *inspeccionar+ eso que es lo real de la realidad. En la madurez de sus 80 años, aplica este esquema a su autovisión sobre los escritos de su nominada etapa ontológica.

Refiérese este Libro a los estudios de Zubiri entre los años 1932C1944. El carácter propio de estos trabajos es la primera idea que quiere Zubiri dejar en claro: el modo de hacer es desde un esquema típico estructural, donde la *unidad+Ctodo, no equivale en absoluto a la suma de *partes+(cf. NHD 9).

La primera idea que aparece como expresión del nuevo rumbo zubiriano, a partir de 1944, refiérese a la idea de Historia. La idea clave de la historia en esta obra es la historia como 'acontecer de posibilidades'. Diríamos que es como una *nota+. Desde élla va a ir Zubiri a su fundamento: es la historia como 'capacitación'. La estructura de la *capacitación+ va a ser clave en la filosofía de la Historia de Zubiri. El mismo se remite al Estudio de Realitas 1.pp.11C41(Madrid,1974), referente al estudio de 'la Dimensión histórica del ser humano'.

La segunda Idea que sufre desarrollo posterior en una línea estructural, (y que supone ya el uso pleno de la inteligencia como habitud) es la Idea de Dios:

"El problema de Dios se descubriría como momento estructural del hombre: es la religación [...] Pero he desarrollado la idea de religación en otra dirección, en la dirección de la religación como momento estructural del hombre. Es lo que he llamado dimensión teologal."(NHD 10)

La visión estructural se mueve *dimensionalmente+. Cuando en la trilogía hable de los modos intelectivos, aparecerá el *hacia+ como el modo que recubre los otros modos sentientes: es la tensión direccional de la Intelección (cf.IRE 104C107).

La tercera idea que va a tener también sus vicisitudes es la idea de Naturaleza, dado el avance que supone la ciencia Física en lo que va de siglo.

Entra a continuación Zubiri a justificar su postura ante su propio pensamiento. Lapso y etapa no se relacionan entre sí como todo y parte, sino como momentos distintos del tiempo, considerado en su estructura propia. La estructura habitud y tiempo aparece aquí en su propia *diafanidad+: 'La diferencia entre lapso y etapa es esencial, porque se inscribe dentro del concepto mismo de tiempo'(NHD 11).

La unidad estructural del tiempo responde a una cualidad considerada como algo no separado de las cosas. De ahí que la estructura del tiempo va a depender siempre de la *índole+ de las cosas mismas.

Las cosas en cuanto físicas actúan en *Ñucesión+: 'la sucesión confiere al tiempo una cualidad propia...El tiempo como mensura es así cronometría'(NHD 12).

Las cosas en cuanto vivas, cualifican biológicamente al tiempo: 'la cualidad del tiempo biológicamente cualificado es la edad'(NHD 12).

La dimensión síquica también cualifica el tiempo como durée: 'La duración es anterior a su presunta numerabilidad; su mensura es extrínseca, porque la duración en sí misma no es adecuadamente aprehensible en números'(NHD 12).

Respecto en exclusiva ya del hombre, tiene éste un modo *unitario+ de hacerse la vida que afecta al tiempo de un modo cualitativamente nuevo: 'la vida del hombre en esta su totalidad tiene un momento esencial constitutivo: es proyecto [...] es el tiempo como acontecer'(NHD 12).

La consideración estructural tiene como modo propio, el partir siempre de unidades con capacidad de despliegue. Son como el contenido de algo que todavía es previo a ellas, y que sin ánimo de entrar ahora en ello, podríamos determinar como la cosa en sí ( sea ello lo que fuere).

Dentro de la consideración del tiempo, habla Zubiri de los *matices+ de estas estructuras temporales. Por ejemplo, 'el acontecer puede ser biográfico, social, histórico', etc. Todo ello para determinar qué sea etapa por contraposición a lapso (cf.NHD 13).

El panorama de la filosofía en el momento en que Zubiri comienza a escribir lo estudios que constituyen NHD, viene determinado en estas pinceladas:

"La filosofía venía siendo una mixtura de positivismo, de historicismo y de pragmatismo apoyada en última instancia en la ciencia psicológica. Un apoyo que se expresó como teoría de conocimiento. Desde esta situación, Husserl, con una crítica severa, creó la fenomenología. Es una vuelta de lo psíquico a las cosas mismas".(NHD 13)

Esta última cita, por sí misma está indicando la postura de Zubiri en el comienzo de su propia actividad intelectual. Desde la ciencia psicológica, superándola como apoyatura para una teoría del conocimiento. Porque es muy posible que no haya necesidad de esa línea, como dimensión de una teoría del conocimiento, sino que las cosas puede que tengan su propia apoyatura. Que es lo mismo que decir que las cosas en su radicalidad inteligida nos muestran la dimensión de su esencia, que va a ser la *dirección+ hacia su propia, CZubiri la va a llamarC *sustantividad+. Esto supone evidentemente toda la labor de su que hacer filosófico. Pero ahí radica la fuerza de lo dicho en 1980 respecto a lo escrito de 1932 a 1944.

A partir de aquí, el Prólogo se mueve abiertamente en formulaciones rigurosamente estructurales. Veámoslo.

La fenomenología supone para Zubiri dos logros:

"La fenomenología tuvo así una doble función. Una, la de aprehender el contenido de las cosas. Otra, la de abrir el libre espacio del filosofar frente a toda servidumbre psicológica o científica."(NHD 14)

De estas dos funciones, es de la segunda de la que Zubiri confiesa que ha sido decisiva en la evolución y sistematización de su pensamiento. No es que deje de lado la primera función. Pero esa es de influencia general en los pensadores contemporáneos, teniendo, por otra parte, en él un matiz muy peculiar, que encaja perfectamente con la tesis del enfoque estructural de su modo de filosofar: 'las cosas no son meras objetividades, sino cosas dotadas de una propia estructura entitativa'(NHD 14).

Pero lo decisivo para Zubiri va a ser ese ámbito nuevo con vistas al filosofar. Entiende Zubiri que lo ha formulado en el ensayo de NHD, ")Qué es saber?", bajo la expresión de Logica de la realidad.

Hay una visión original de Zubiri sobre el modo cómo la filosofía se ha ido desarrollando a lo largo de su propia historia. Entiende que la clave está en lo que él llama las falsas sustantivaciones de Tiempo, Espacio, Conciencia y Ser. Aquí el término *sustantivación+ está empleado en sentido lato, haciendo referencia a sus grandes interlocutores en *Sobre la Esencia+ y en *Inteligencia Sentiente+, sea Aristóteles por lo que a la sustancia se refiere. Husserl y Heidegger por lo que que toca a la conciencia y al ser. Y la filosofía moderna de Descartes, Leibniz y Kant, por lo que concierne a su progresivo desarrollo de las sustantivaciones de Espacio y Tiempo. Naturalmente que es como un marco de referencia donde las cuatro sustantivaciones se reparten no de la misma manera entre los Autores citados, (no hay que olvidar el papel preponderante de Hegel como interlocutor de la obra de de Zubiri).

"...la filosofía moderna, dentro de todas sus diferencias, ha estado montada sobre cuatro conceptos que, a mi modo de ver, son cuatro falsas sustantivaciones: el espacio, el tiempo, la conciencia, el ser."(NHD 15)

La superación de este planteamiento por parte de Zubiri va a constituir su propia filosofía. El modo de superación va consistir en apoyarse en una nueva visión de la realidad y de la inteligencia. Esa visión zubiriana está expresada de un modo estructural: la realidad es un constructo: unidad constructa suficiente en el orden constitutivo, y que se *actualiza+ en la inteligencia como una unidad estructural, cuyo despliegue es una plasmación de las distintas dimensiones que constituyen los contenidos talitativos del constructo metafísico en que consiste lo real.

"...la filosofía no es filosofía ni de la objetividad ni del ente, no es fenomenología ni ontología, sino que es filosofía de lo real en cuanto real, es metafísica [...] la intelección [...] es mera actualización de lo real en la inteligencia sentiente."(NHD 16)

Es muy posible que en los distintos estudios que componen los capítulos de NHD esté oculto en su entramado expositivo, el modo que Zubiri tiene de *inCspeccionar+ eso que llama *la realidad+, y que constituye el modo de haberse el animal humano con eso que llamamos, en sentido lato, las cosas.

 

 

3

"Sobre el Problema de la Filosofía"

Texto de 1933.

 

Zubiri publica en 1933 en la Revista de Occidente, dos artículos con el título "Sobre el Problema de la Filosofía". Al término del segundo artículo pone un *continuará+. Parece que Zubiri tenía el proyecto de hacer un libro sobre este tema. NHD vino a ocupar, si no este lugar, sí a hacer posible otro tipo de intereses en Zubiri: cerrar una etapa y proseguir hacia su modo de ver la realidad, y construir su sistema filosófico. Lo que está claro es que esta publicación añade sobre los artículos publicados lo equivalente a ese tercer artículo no publicado, y sobre todo porque al inicio trae un índice que era como el proyecto zubiriano sobre la posible publicación. Diego Gracia entiende que el curso tenido 30 años después, sobre LOS PROBLEMAS FUNDAMENTALES DE LA METAFISICA OCCIDENTAL, viene a ser como la continuación de las ideas aquí expuestas, eso sí con treinta años de diferencia. Diego Gracia cierra su comentario con estas palabras: "No sé si la más importante, pero desde luego sí la más llamativa, es el cambio de nombre del tercer horizonte, que ya no es el de la temporalidad sino el de la inteligencia sentiente. La distancia que separa ambas expresiones es la medida de la contribución de Zubiri al acervo de la filosofía occidental". (SPF 86).

4

")Qué es Saber?".

Texto de 1935. NHD 61-87.

 

Zubiri publica en el número 30 de *Cruz y Raya+, septiembre, 1935, un estudio titulado Filosofía y Metafísica. La primera parte es una introducción a la fenomenología: La fenomenología como *idea de la filosofía+. Su encarnación en Husserl, Scheler, Heidegger. Y una segunda parte, que titulaba: Digresión previa. El saber humano en general. Y que bajo el título de *qué es saber+, reproduce en *Naturaleza Historia Dios+, y es el que a continuación analizamos en función de la *héxis+.

El ir de Zubiri a las cosas mismas, según el aforismo husserliano, se pone de relieve hasta en el modo 'in medias res', de comenzar el estudio:

"Supongamos que se nos ofrece una copa de vino [...] Parece vino, pero no lo es. Para rectificar el error, obligamos al líquido en cuestión a descubrir su aspecto verdadero, y lo comparamos con el aspecto que ofrecía antes el vino."(NHD 61)

Las cosas están constituidas fundamentalmente por los rasgos que las configuran. Es la primera acepción de eidos, como tipo o figura. Zubiri va a usar el término *aspecto+ no en el significado de apariencia, sino en el más preciso de 'figura verdadera de las cosas'(NHD 61).

En la aprehensión de esa apariencia del vino, hay como una especie de peculiaridad de la cosa. Ello va a constituir la huella para la *Idea+ platónica (cf.NHD 62,63). Si juntamos esta idea de cosa a la idea de *sentido+. Los sentidos nos dan el parecer de la cosa: 'por esto lo que llamamos *cosa+ es, para los sentidos, un simple *parecer+ ser tal cosa, sin poder decidir si lo es o no de veras'(NHD 63).

Esta especie de progreso en el análisis es muy de Zubiri. Adentrarse por las unidades de comprensión, hasta dar con el valor de la *aprehensión+ y de la *actualidad+. Habla de una especie de sentido del ser. Pienso que es a la manera de una *habitud+; las cosas quedan y en ese quedar desencadenan una *experiencia+ noética:

"todo comportamiento con las cosas lleva en sí la posibilidad de esta *experiencia+. Y sólo eso es lo que propiamente llamamos *saber+ lo que una cosa es, saber a qué atenernos, en punto a lo que ella es y no tan solo a lo que parece. A esta *experiencia+ llamó el griego noûs, mens. Pues bien: el *aspecto+ de las cosas [...] no es sólo el contenido de los sentidos, sino, sobre todo, este elemental y simplicísimo fenómeno del acto mental, del noeîn, que nos da lo que una cosa es."(NHD 64)

Estos análisis de Zubiri, no sólo prenuncian los futuros de la Trilogía, sino que, a mi entender, ponen de manifiesto esa idea de la inteligencia como una *héxis+. Es todo un preludio de su propia idea de la realidad y de la inteligencia.

El primer momento de inteligencia y realidad, en lo operativo, se resuelve en el estar entre cosas y en el decir algo sobre ellas: de aquí va a brotar toda la virtualidad del saber: la complejidad de lo que llamamos el logos.

"El hombre no está simplemente ante las cosas, sino que se mueve entre ellas, decidiendo en cada caso sobre lo que son [...] Esta decisión o *fallo+ es un *hacer suyo+ lo que las cosas son, *entregándose+ a ellas. Tal es el *decirse+ [...] Al decirse que son tal o cual cosa, *discierne+ las reales de las aparentes, falla acerca de ellas, escinde las que son de veras, de las que no lo son [...] Esta decisión es una de las dimensiones esenciales que para el primitivo griego poseía el lógos. Y, conforme a ella, saber significó primariamente discernir lo que es de lo que no es; o como se decía, el ser del parecer ser. En definitiva, poseer las ideas de las cosas."(NHD 64)

Esta *posesión+ de que habla aquí Zubiri, responde a la idea griego de §c w : es el tener, por haberlo elaborado en un proceso que supone la susodicha experiencia. Pero el saber es algo más complejo. Y desde su análisis va a dar con las etapas de lo que fue para los griegos el *saber+. La figura de Aristóteles es como un paradigma en la filosofía sistemática, desde el punto de vista de Zubiri. Ello es debido, entiendo, fundamentalmente al tratamiento que el Estagirita da al saber como actividad.

Zubiri empieza a vislumbrar lo que será la realidad como un *prius+ al hilo de estos análisis en que reproduce,Csegún élC, el proceder de Aristóteles:

"En realidad, hay algo más: el vino auténtico tiene tal aspecto porque *es+ vino. Esa su idea o aspecto no es sino la patentización de lo que es, de lo que era antes de que se mostrara. La verdad de la cosa se funda en el ser mismo de ella [...] la esencia, no sólo como contenido de una definición, sino como lo que esencialmente constituye la cosa; la idea, como *figura+, es lo que antes *configura+ a la cosa [...] Este *ser-propio-de+, esta *propiedad+ o *peculio+ y la *suficiencia+ que lleva aparejada, es lo que el griego llamó ousía, sustancia de algo..."(NHD 66)

Zubiri va a fijar aquí el valor filosófico de la necesidad. Aristóteles es el gran artífice del saber de *lo necesario+. Es la de-mostración. Y Zubiri ve en esta demostración la vinculación definitiva del saber a la Idea. La cita que transcribo a continuación tiene, para mí, el anticipo de la idea de *habitud+, de *aprehensión+, y de *actualidad+, propias de la filosofía madura de Zubiri:

"Pero la mens no se limita a ver lo que la cosa es de veras. Comienza por *hacerla+ visible. Quien no esté dotado de sensibilidad para hacerse amigos [...] Sólo quien posee aquella sensibilidad puede descubrir en tal persona determinada *al+ amigo, o a quien *no lo es+ sino que es un simple *otro+. Aristóteles compara, por esto, la mente con una luz que ilumina al objeto, *haciéndolo+ visible para quien lo posee: la mente confiere, a la vez, *visibilidad+ al objeto y *capacidad+ de ver al hombre; hace, a la vez, de aquel un nóêma, y de éste una nóêsis. Esta obscura relación, barruntada ya por el viejo Parménides, adquiere en Aristóteles toda su plenitud."(NHD 70)

La simplex mentis inspectio, expresión latina de la visión de los principios: su desarrollo culminará en las filosofías de Descartes y Leibniz. Pero Zubiri va a perseguir, por decirlo así, la esencia de las cosas, el *ser de veras+, ese *llegar a ser+, que es como la concentración del todo.

Esta visión *especulativa+ y su logos en cuanto que no sólo ve lo que la cosa es, sino que se ve a sí misma reflejada en la cosa, es la Filosofía del Idealismo alemán del siglo pasado.

La *vuelta a las cosas+ de Brentano y Husserl, será la reacción a esta cúspide idealista de la filosofía. Con ella se va a ver identificado Zubiri.

La expresión de *realidad+, va a comportar, en la filosofía madura de Zubiri, la presencia de la categoría de Actualidad, y naturalmente expresada en la idea concomitante de Saber. Esto, entiendo, es definitivo en los planteamientos zubirianos.

"Saber no es sólo entender lo que de veras es la cosa desde sus principios, sino conquistar realmente la posesión esciente de la realidad; no sólo la *verdad de la realidad+, sino también la *realidad de la verdad+. *En realidad de verdad+ es como las cosas tienen que ser entendidas".(NHD 74)

Para Zubiri, realidad y sentir van siempre a la par en los análisis sobre la realidad humana. Y ello en dos grandes fases. La primera, porque el sentir es "la primaria realidad": (veamos la cita completa)

"En todo sentir, el hombre *se siente+ a sí mismo; *se+ siente, bien o mal, agradable o incómodamente, etc. El sentir, como realidad, es la patencia *real+ de algo. En su virtud, podemos decir que el sentir es ser de veras, esto es, el sentir es la primaria realidad de la verdad [...]

)Cómo asegura el sentir la posesión esciente de la realidad?." (NHD 75)

La respuesta a esa pregunta, constituye la segunda fase: es la disección de la unidad *sentir+. En esto Zubiri no se desvía del análisis griego, en concreto de Aristóteles:

"Al sentirse afectado el hombre, le es patente el sentido de su afección. Lo que llamamos *dato+ de cada sentido es el sentido de su afección [...] El sentir es algo primariamente unitario, es mi sentir, y cada uno de los sentidos no es sino un momento diversificador de aquel primario sentir. Por esto decía Aristóteles que el hombre poseía un sentido íntimo o común [...] una unidad primaria, frente a la cual los órganos serían más bien analizadores de lo sentido."(NHD 76)

Esta última cita pone de manifiesto esa unidad que en los escritos de SE y de la Trilogía, constituye el punto de arranque para sus análisis: unidad en despliegue (de la que las notas no serán sino *analizadores+ de la tal unidad). Todo parte del sentir, y el sentir es un modo de poseer-se. Lo que ese *se+ posee, constituirá su verdadera *figura+ o *schema+. La cita termina con el enunciado de esta idea, Cnota de Zubiri incluidaC:

"Gracias a esto, la *cosa sensible+ es *una+ cosa constituida en el *sentido+ de nuestra afección o impresión.. El eîdos o idea de la cosa es, por esto, primariamente esquema, o figura de ella, lo expreso en la impresión que nos produce."(NHD 76)

La influencia del sentir en la *formación+ de la cosa es definitiva en la concepción del saber según Zubiri. Esta perduración es para Zubiri el descubrimiento de la fantasía: es el ámbito de la empiria. La intimación de este proceso, al que Zubiri califica de latente, viene expresada en la visión que los latinos nominaron el *cor+. Ello cierra el análisis, que apoyado en Aristóteles, nos mostrará al *sentir+ como fuente, u orto del saber.

"Este sentir latente es lo que los latinos llamaron cor, y el patentizarlo es, por esto un recordar [...]

quien posee un certero sentido, decimos que es experto y diestro, posee experiencia. Empeiría, experiencia, significa primariamente esta experiencia del experto."(NHD 77)

Hasta aquí el análisis de la cosa en el sentir. La expresión de lo que sea la cosa en el sentir, constituye el *parecer+. La idea de parecer va a ser uno de los conceptos objeto de un más detenido análisis en 'Inteligencia y Logos'. El sentir es algo así como la voz de las cosas, cuya expresión es el logos. Este modo de saber constituye uno de los hitos en el análisis griego acerca del *movimiento+ en el ámbito del logos: es el *predecir+.

"[...] como en el sentir perduran las impresiones, el logos, al reunirlas, *compone+ los sentidos de su sentir [...] será composición de momentos, movimiento. Saber algo será saber que ha *llegado a ser+ tal en este momento [...] se trata de que una cosa *de momento+ llegue también *de momento+, a ser otra. Saber, para los sentidos, será poseer la dirección de este movimiento, predecir."(NHD 79)

Si este saber se apoyara tan sólo en el sentir de cada cual, sin connotación a lo común del sentir humano, tendríamos la insuficiencia del *insensato+. A este nivel, Zubiri atribuye al *noûs+ la virtualidad de captar que el sentido es de las cosas más que de uno mismo. Este modo de concebir al noûs tiene todos los visos de una unidad *héxica+, cuyo despliegue constituye un posible sistema de habitudes (cf. NHD 80).

La expresión castellana de *palpitante actualidad+ le sirve de pretexto a Zubiri para iniciar una descripción, en cadena, de los términos griegos más llenos de contenido metafísico en la obra de Aristóteles. Aparece en las puntualizaciones zubirianas el concepto de *alteridad+, que ya desde los escritos tempranos

recogidos en *Sobre el Hombre+, van a constituir la base de su antropología.

"Las cosas reales tienen, en cierto modo, palpitante actualidad ante la mente. Sin embargo, las cosas no son su actualidad ante la mente. Precisamente, las cosas actuales tienen actualidad porque previamente son actuales. Y a esta otra actualidad previa es a lo que el griego llamó realidad: una especie de operación en que algo se afirma sustantivamente. Aristóteles lo llamó enérgeia."(NHD 81)

Hasta aquí la descripción del noûs como un modo de sentir, o si se quiere, del sentir en cuanto afectado por el noûs. Se trata ahora de *reunir+, en el sentido del Logos, toda la virtualidad de este análisis. Y lo primero va a ser la expresión categorial. Hay como una descripción del modo de haberse la mente, y ese modo de haberse se va siguiendo al hilo del logos:

"La verdad o la falsedad no es lo primario, ni en las cosas y en el logos: presupone el sentido, y este presupuesto son las categorías [...]

La sabiduría no es simplemente un modo lógico, sino un afinamiento e inclinación radical de la mente, una *disposición+ de ella hacia el ser real y verdadero; el saber no sólo sabe lo que es siempre, sino que en cierto modo, lo sabe siempre; una héxis, un hábito de los principios, la llamaron, por esto, lo antiguos [...]

A este ser *íntimo+ del sentir lo llamaron, por esto los antiguos fondo abismal del alma: el alma tiene esencia, en el sentido de fondo abismal."(NHD 82)

Esta especie de valoración del noûs a la manera de una *héxis+, va a ser decisiva en la filosofía zubiriana: por el sentir se llega al ser de las cosas. Para el empirismo, las ideas serán el fruto de este tipo de sentir noético. El origen de las ideas será el punto de arranque de la verdad como tal. La mente va a servir de guía en esta búsqueda de la ciencia por el hombre. Ciencia y conciencia: sentir y sentirse. En el origen de todo ello, la idea estoica de lo hêgemonikón.

Abundando en la reflexión sobre este proceso, ve Zubiri que si todo sentido se determina o define por una afección concreta, y tiene su *órgano+ determinado, éste sería algo así como el 'innatismo' de las ideas en Descartes. El fijar las ideas como unidad de sentir y la consiguiente reflexión sobre éllas, constituiría toda el saber de lo real, todo 'lo demás son verdades absolutas, pero sólo *verdades+, esto es, relaciones de ideas. Tal es la obra de Hume'(NHD 84).

Zubiri va a vivir *filosóficamente+ de buscar la estructura entitativa de las cosas. Y ello desde el sentir. Llegado a este punto, y en este estudio concreto, va plantear directamente esta cuestión. Sus afirmaciones no dejan lugar a duda:

"Para hablar de cosas hace falta algo más: algo que, sin sacarnos de nuestras impresiones, las *eleve+ al rango de sentido de cosas. Como *órgano+ del sentir, la mente no es tanto fuente de nuevas impresiones cuanto de un modo distinto de sentir las cosas, las mismas cosas que los *órganos+ de los sentidos. La mente no está juxtapuesta al sentir sensible."(NHD 85)

Como se puede apreciar, aunque sin formularlo, nos encontramos con una inteligencia (mens) sentiente: (el *nous+ es héxis, porque en realidad es un modo de sentir). Este dar sentido a las impresiones sin salirnos, por decirlo así del *sentir+, es lo transcendental *en+: desde esta perspectiva hay que entender la obra de Kant (cf. NHD 86).

La carrera hacia los límites del indiscernimiento entre cosa e idea, tendrá como término el positivismo: 'el positivismo es la culminación de este modo de saber: cosas son hechos, naturaleza es ley, y ciencia es experimento'(NHD 86).

Es curioso que en el resumen que hace de este estudio en la última página, la referencia obligada sea Aristóteles; pero en una línea que a mi entender está vislumbrando la preocupación de Zubiri por encontrar una nueva idea de la inteligencia que de luz sobre el saber de las cosas, en aquello que las constituye como cosas para la mente ...como sentir:

"...Aristóteles no interesa sino accidentalmente: nos interesa porque en él emergen, *desde las cosas+ y no desde las teorías ya hechas, los motivos esenciales de la primera filosofía madura que ha predeterminado, en gran parte, el curso ulterior del pensamiento humano."(NHD 87)

 

5

"En torno al problema de Dios"

texto de 1935. NHD 417-454

Este trabajo, digamos que *arcaico+ en la filosofía de Zubiri, es de una valor primario para poder entender el tema de la *héxis+, y en general para tomar conciencia de cómo Zubiri 'usa' el modo de proceder de Aristóteles, pero desligado ya de su horizonte intelectual de la movilidad.

Como el contexto es la problemática que suscita el planteamiento metafísico sobre Dios, no estará de más, recordar la precisión con que Zubiri plantea la cuestión, aunque nosotros persigamos directamente aquellos textos que nos lleven a la idea de la *héxis+.

Precisión de Zubiri sobre el *problema de Dios+:

"La expresión *problema de Dios+ es ambigua [...] )existe un problema de Dios para la filosofía? Voy a tratar de esto último; por tanto, no de Dios en sí mismo, sino de la posibilidad filosófica del problema de Dios." (NHD 419)

El análisis de la exterioridad supone para Zubiri un punto a esclarecer, ya que la cuestión radical, como planteamiento previo, no es la existencia de un mundo exterior al sujeto y que es un hecho *añadido+ a los hechos de conciencia. Hay algo más radical y que hay que poner sobre el tapete intelectual. En el texto que sigue, se puede ver Centre líneasC la idea de la *actualidad+ en la mente de Zubiri. Y la idea de *posición+ vuelve una vez más a los momentos primeros del análisis:

"...no es que el sujeto exista y, *además+ haya cosas, sino que ser sujeto *consiste+ en estar abierto a las cosas. La exterioridad del mundo no es un simple factum, sino la estructura ontológica formal del sujeto humano." (NHD 421)

El problema de Dios, lo planteará Zubiri en este estudio, desde el hombre. Y el planteamiento del *hombre+ y su *existencia+ suponen la presencia del *estar+, término de importancia decisiva, como vimos en el capítulo anterior, en la filosofía madura de Zubiri (cf.NHD 424).

La idea de *persona+ aparece también en este estudio. Por lo que a nuestro interés se refiere, dadas las vicisitudes históricas de esta noción, se puede afirmar que en la mente de Zubiri se da una intercomunicación entre personaCvidaCrealización, en el ámbito de la existencia del ser personal. Aquí, de fondo, hay que ver la fundamentación de lo *héxico+ (cf.NHD 426). Esa fundamentación de lo *héxico+ pasa por la compresión filosófica del *tener+, como modo de haberse en general con las cosas. La realización como persona, cuyo término es la posesión de la propia realidad vivida: es una de las ideas antropológicas claves del pensamiento de Zubiri.

"El hombre existe ya como persona, en el sentido de ser un ente cuya entidad consiste en tener que realizarse como persona, tener que elaborar su personalidad en la vida." (NHD 427)

En esta *imposición+ de la vida hay que ver la figura de la *habitud+, precisamente como lo fijado de esa imposición; y ello comportará metafísicamente la inteligibilidad de lo *modal+:

"El hombre recibe la existencia como algo impuesto a él. El hombre está atado a la vida. Pero, como veremos más tarde, atado a la vida no significa atado por la vida.

[...] Esto que le impone la existencia es lo que le impulsa a vivir. El hombre tiene, efectivamente, que hacerse entre y con las cosas, mas no recibe de ellas el impulso para la vida: recibe, a lo sumo, estímulos y posibilidades de vivir". (NHD 427)

La fuerza del *estar haciéndose+, necesaria para el existir humano. Zubiri habla aquí de la nihilidad ontológica. A otro nivel de consideraciones metafísicas, la presencia de la *héxis+ como categoría de los seres vivos, constituye (como ya vimos en el capítulo I, y veremos ampliamente a lo largo de todo el estudio) la razón de inteligibilidad del modo *sentiente de inteligir+: el ámbito héxico, modo vital del *estar+.

En el hombre se *actualiza+ la religación total del universo. La metáfora de la luz expuesta en NHD 347, sitúa perfectamente el pensamiento de Zubiri sobre lo que sea el ámbito de lo héxico:

"Solo en el hombre se actualiza formalmente la religación; pero en esa actualidad formal de la existencia humana que es la religación aparece todo, incluso el universo material, como un campo iluminado por la luz de la fundamentalidad religante." (NHD 429)

La religión por encima de su contenido concreto, es así la actualización de aquello que nos tiene poseídos, precisamente por el modo cómo nosotros tenemos de habernos con la cosas. No es una relación de causa a efecto, no, es lo estructural de lo poseído que se manifiesta en lo modal del habernos. Yo diría que por aquí habría que comprender esta idea zubiriana de *la deidad+:

"La deidad es el título de un ámbito que la razón tendrá que precisar justamente porque no

sabe por simple intuición lo que es, ni si tiene existencia efectiva como ente."(NHD 431)

Este ámbito de lo héxico radica en la apertura:

"El hombre entiende, pues, lo que hay, y lo entiende como siendo. El ser es siempre ser de lo que hay. Y este haber se constituye en la radical apertura en que el hombre está abierto a las cosas y se encuentra con ellas." (NHD 437)

Para Zubiri, Dios estaría en este ámbito de lo que *hay+:

"...el entendimiento se encuentra no sólo con que *hay+ cosas, sino también con eso otro que *hay+, lo que religa y fundamenta a la existencia: Dios."

(NHD 440)

El modo especial cómo Dios está en este ámbito:

"Porque el *es+ se lee siempre en lo que *hay+. Y con todas su peculiaridades, la existencia humana es de *lo que hay+. Dios, en cambio, no es, para una mente finita, *lo que hay+, sino lo que *hace que haya algo+." (NHD 441)

El *habérselas+ en el preciso sentido de lo *héxico+, creo que nos sitúa en la idea que Zubiri tiene de la estructura de *fundamentalidad, deidad, Dios+:

"Dios es el fundamentar mismo, mejor aún: desde el

punto de vista humano, el estar fundamentando es la deidad. De ahí que sea un grave problema la posibilidad de encontrar algún sentido del *es+ para Dios."(NHD 441)

Aparece aquí la expresión del *absoluto cobrado+ y en íntima relación con la *persona+. Como sabemos esta será idea central en la obra póstuma de Zubiri, *El Hombre y Dios+, y que estudiaremos para nuestro tema, en el capítulo VI.

"...En su primaria religación, el hombre cobra su libertad, su *relativo ser absoluto+. Absoluto porque es *suyo+; relativo porque es *cobrado+." (NHD 447)

El texto que sigue, y con el que prácticamente cierra este apartado, está muy centrado en la intuición zubiriana de la noción de inteligencia y héxis, que será idea clave en su filosofía madura. De ahí que ese alegato final ponga a su vez. de manifiesto, lo preciso de la idea de la *héxis+ en la mente de Zubiri. Que no es un modo de vida, es sólo un *modesto+ modo de haberse y que supone la estructura de la realidad en la que *está+:

"Como época, nuestra época es época de desligación y de desfundamentación. Por eso, el problema religioso de hoy no es problema de confesiones, sino el problema religiónCirreligión. Y, naturalmente, no podemos olvidar que es también la época de la crisis de la intimidad.

Como esta no puede ser un posición última, el hombre ha ido echando mano de todas suerte de apoyos. Hoy parécele llegado el turno a la filosofía. (NHD 452) Desde hace más de dos siglos, la filosofía del ateo se ha convertido en religión de su vida. Y estamos hoy medio convenciéndonos de que la filosofía es esto. No he logrado aún compartir esta opinión. Es posible que el hombre eche mano de la filosofía para poder vivir; es posible que la filosofía sea una héxis de la inteligencia; pero es cosa muy distinta creer que la filosofía consista en ser un modo de vida."

(NHD 453)

 

 

 

 

 

6

"El ser sobrenatural: Dios y la Deificación en la

teología paulina".

texto de 1935 y 1939.

NHD 455-542.

 

Este estudio de Zubiri, por su misma naturaleza, -contexto teológico y uso fuerte de las categorías del pensamiento griego, concretamente de Platón y Aristóteles-, se hace difícil de *someter+ a una sinopsis, ya de por sí fragmentaria, dado nuestro tema de la *héxis+. De ahí la profusión de largas citas, en honor a la claridad imprescindible para ver la importancia de esta categoría en el modo filosófico que Zubiri tiene de afrontar la realidad.

La *existencia+ es algo muy concreto como expresión de modos de vida a su vez muy determinados. Esta idea de la existencia le sirve a Zubiri para describir, de una manera 'existencial', el modo concreto cómo S.Pablo procuró la formación de las comunidades cristianas, que se cimentan en:

"...una transformación radical de nuestra existencia entera, consecuencia, a su vez, de una transformación de nuestro ser entero, de una deificación por su unión con Cristo. Esta unión se produce por el Bautismo y queda sellada en la Eucaristía. Como actos rituales son símbolo de la vida, muerte y resurrección de Cristo; pero en la medida en que son, a su modo, actos del mismo Cristo producen en el hombre aquello que significan. Y lo producen, desde luego, moralmente, haciendo que los fieles tengan *el mismo modo de sentir que tuvo Jesucristo+ (Phil., 2, 5), pero además física y realmente." (NHD 461)

La idea de *posición+ es categoría inicial en los análisis zubirianos. Esta categoría en los seres vivos abre todo el panorama de eso que voy llamando el ámbito héxico:

"Para San Pablo todo el problema del ser sobrenatural pende en última instancia de la posición misma de Cristo en el conjunto del universo." (NHD 463)

Para Zubiri, la teología griega marca unos límites metafísicos de incalculable riqueza intelectual. La idea de *ser+ en los Padres Griegos, que de alguna manera se remonta por encima del ser de Aristóteles, atrae la atención de Zubiri, y presagia su idea de *realidad+ (cf.NHD 466)

Sigue la idea de los *seres vivos+, y esto sí es importante para la comprensión de la idea de la *héxis+ en Aristóteles. En la enérgeia va envuelto para Aristóteles toda la virtualidad del ser, de ahí que la *héxis+, como veremos será algo muy 'marginal', refugiada en la categoría de cualidad, o como predicamento, o post-predicamento del verbo *§c e i n +:

"Si quitamos al movimiento vital lo que tiene de mutación, y nos quedamos con la simple operación interna del vivir, comprenderemos que el propio Aristóteles nos dijera que para los seres vivos su ser es su vida, entendida como operación inmanente más bien que como mutación. Aristóteles llama así al ser enérgeia, la operación sustantiva en que consiste el ser. En este sentido el ser será tanto más perfecto cuanto más móvil, cuanto más operante." (NHD 467)

Es importante fijar las dos acepciones del término *energeia+. Es esta una idea que Zubiri va a manejar ampliamente en este trabajo. Y en general, entiendo que es posible que le haya servido para descubrir su categoría de *Actualidad+:

"De aquí el grave equívoco que encierra el vocablo aristotélico enérgeia que los latinos vertieron por *acto+. Según se atienda a la primera o la segunda concepción, el sentido de acto varía radicalmente. En la primera, el acto significa *actualidad+: *es+, lo que efectivamente está siendo. En la segunda, acto significa *actividad+: *es+, lo que efectivamente está siendo. En tal caso el ser es operación. Y cuanto más perfecto es algo, más honda y fecunda es su actividad operante." (NHD 467)

La expresión dynamis tiene también su doble acepción: algo imperfecto, aunque emerja de la ousía, o bien 'la expresión analítica de la riqueza misma del ser vivo, la plenitud de su potencia vital'. Esta segunda acepción es la que emplean los Padres griegos y de hecho ello concuerda con la idea de *héxis+:

"en estas virtuosidades el ser vivo vive efectivamente, y ejecuta sus actos, sus enérgeiai.

Pero aquí el acto no es tanto el complemento de la potencia, cuanto la última expansión y expresión de la actividad en que el ser vivo originariamente consiste." (NHD 469)

'La esencia de la causalidad está siempre en la proyección formal'. Insistiendo en este análisis de la causalidad aparecen ideas que en otros contextos zubirianos posteriores serán exponentes del despliegue de la *actualidad+ zubiriana, y en sus aspectos *posesivos+, indicativo de lo *héxico+ ((y como condición metafísica: *la unidad+!):

"Siempre será que el fondo ontológico de la causalidad es un agathón, un bonum, y que la manera finita de ejecutarse es una tensión. A ella llamaron los griegos érôs, amor, tendencia del ser a su propia y natural perfección. De ahí la interna implicación entre ser, unidad y bondad, que se expresa en la unidad más profunda del érôs." (NHD 473)

La insistencia en el análisis metafísico de los seres *vivos+, le lleva a *rozar+ el tema de la *héxis+ (cf.NHD 477).

Original análisis de la *existencia+, que insinúa, para mí, la raíz de lo héxico:

"Aquí existencia no significa el hecho vulgar de estar existiendo, sino que es una característica del modo de existir: el ser personal. La persona es alguien que es algo por ella tenido para ser: sistit pero ex. Este *ex+ expresa el grado supremo de unidad del ser, la unidad consigo mismo en intimidad personal. Aquí la unidad personal es el principio y la forma suprema de unificación: el modo de unificarse la naturaleza y sus actos en la intimidad de la persona." (NHD 478)

Aplicando las dos interpretaciones del *acto-energeia+ en Aristóteles, así aparecen las dos posturas respecto de Dios, de las teologías latina y griega. La de ésta última, deja abierta la posibilidad metafísica de la *héxis+:

"Si se entiende por acto la actualidad, concebiremos a Dios como una actualidad pura y perfecta, es decir, como un ente en quien no hay potencialidad, ni virtualidad, de ninguna especie, ni física ni metafísica. Es un ente cuyo ser no es metafíÑicamente defectivo. No le falta nada en la línea del ser. Pero si entendemos por acto actividad, entonces Dios será la actividad pura y subsistente. Recordemos ahora que si del movimiento quitamos la mutación nos queda la operación, algo activo. En este sentido, los Padres griegos concibieron a Dios más que como un ente puramente actual, como un ente que consiste en pura acción, por tanto en vida perfecta [...] Mejor que existencia lo que hay en Dios es la operación misma de existir [...] Esa acción pura es, eo ipso, una unidad subsistente, en el sentido más alto, de absoluta posesión de sí misma." (NHD 479)

El ser como acción, y su descripción en la teoría griega sobre la Trinidad. De fondo está la idea de la *héxis+, como modo de haberse y *poseer+. Al final se desemboca en la *alteridad+. Estas ideas, sacadas del bagaje cultural del mundo griego, pero afinadas para dar la razonabilidad de la Trinidad, servirán, a su vez, para que Zubiri las aplique más adelante a su idea de la Realidad y del Poder.

Los tres órdenes de las cosas materiales: los cuerpos (sôma)- los seres vivos- la persona. La aplicación de estos tres órdenes a la *exégesis+ sobre el Nuevo Testamento, es muy esclarecedora:

"...el ser de los cuerpos es luz (phôs); el ser de los seres vivos es su vida (zôé); el ser personal es espíritu (pneûma) [...]

Dios es luz, vida y espíritu de un modo eminente y principial [...] Dios en cuanto persona es lo que les confiere este modo de ser por una proyección creadora llamada pneûma. Phôs, zôé, pneûma no designan primariamente tres sustancias, sino tres modos de ser. Más todavía, estos tres modos de ser no se excluyen; por el contrario, cada uno supone el anterior, absorbiéndolo en una unidad más alta. Observación esencial para todo sistema de metafísica." (NHD 499)

Deificación y *Encarnación+. Hay que tener muy en cuenta los textos que tratan de la deificación, ya que ésta va a ser calificada de *héxis+(cf.NHD 527).

Siempre que sale la *intimidad+ estamos ante la posibilidad de lo *héxico+, sólo que para hablar de *héxis+, en sentido metafísico, habrá que hacerlo desde la *realidad+ -en sentido zubiriano-, y no sólo desde el *ser+.

La *morphôsis+ o conformación que sirve en San Cirilo para comentar la frase de 2 Petr., 1,4: *hechos partícipes de la naturaleza divina+, resulta que como Zubiri apunta, es llamada por los Padre griegos, *héxis+. Y lo curioso es el texto que sigue para ver cómo Zubiri puntualiza su significado. De ahí la importancia para nuestra tesis:

"La idea de participación vuelve a todo lo largo del Nuevo Testamento. Los Padres griegos expresan adecuadamente esta idea con la palabra héxis, hábito. No significa costumbre, sino manera de habérselas: una segunda naturaleza, una reconformación estable de nuestra propia naturaleza humana." (NHD 525)

"En la Trinidad, Dios vive; en la creación, produce cosas; en la deificación, las eleva para asociarlas a su vida personal." (NHD 504)

La *sphragís+ o impronta, concreción de la *héxis+ en la realidad de la *gracia+:

"Si consideramos ahora este habitus, la gracia creada en sí misma, Los Padres griegos la designan con una enérgica expresión. San Atanasio la llamaba sphragís, sello o impronta de la Trinidad: *El sello del Hijo se imprime, de tal suerte, que lo sellado tiene la forma (morphê) de Cristo+." (NHD 525)

La inhabitación trinitaria según los Padres griegos, es una *héxis+ en el sentido más genuino de su significado, y al que Zubiri va a acomodar su modo de *inteligizar el logos+ (cf.NHD 526).

La expresión medieval del *fondo abismal del alma+ responde a toda esta interpretación griega de la gracia y la vida trinitaria en el hombre, que afecta *héxicamente+ a su fondo vital:

"...en aquel espléndido himno metafísico y teológico al amor que San Pablo dedicó a los Corintios nos dice: *El amor no falla nunca+; es eternidad.

Este carácter metafísico de bondad sobrenatural es lo que significa la palabra hágios, santo. De ahí el nombre de gracia santificante. Como para el Antiguo y el Nuevo Testamento sólo Dios es santo (recuérdese el trisagio de Isaías), comprenderemos que la santidad no designa una simple cualidad moral, sino una habitud teológica y metafísica: es la deificación misma."

(NHD 527)

Para los Padres griegos la ontología es del ser finito. Recordemos que al final del *Hombre y Dios+ (cf.HD 176), Dios ya será filosóficamente intramundano. Y esto a su vez, entrelazado con la idea de la gracia como transformadora del ser entero del hombre:

"La deificación es la ontología sobrenatural. Pero de hecho, aunque sin exigencia ninguna, sino por pura liberalidad, Dios ha usado de ella por la Encarnación.

De ahí que para los Padres griegos no haya de facto sino una sola ontología: la ontología integral del ser finito." (NHD 529)

De ahí que el contenido de los *misterios+ esté constituido por nuestra deificación:

"Tratándose del cristianismo, el contenido del misterio no es otro sino nuestra deificación: el misterio es la deificación misma." (NHD 530)

En el ámbito ya de la causalidad, para los griegos, lo eficiente está subordinado a lo formal (esto es lo héxico):

"Para los griegos el aspecto eficiente de la causalidad está siempre subordinado al aspecto formal. Lo eficiente no tiene más misión que servir de vehículo a la irradiación formal de la causa en el efecto. Y en esta irradiación se halla para los griegos lo propio de la causalidad."(NHD 534)

 

 

 

7

"Socrates y la Sabiduría Griega"

Texto de 1940. NHD 187-265.

Este muy amplio estudio Cpublicado por vez primera en la revista Escorial, 1940C, constituye, a mi entender, la búsqueda y la descripción de la *héxis+ y de lo *héxico+. En función de esta hipótesis va también este esquemático comentario. Zubiri pone de manifiesto la presencia socrática en el inicio y en la madurez de eso que es la Filosofía Griega. En último término es el análisis de una experiencia.

La experiencia está en la base de toda filosofía. (Hay que recordar la propia de Zubiri, en la estimulidad-realidad):

"Toda filosofía tiene a su base, como supuesto suyo, una cierta experiencia." (NHD 189)

En la determinación del concepto de experiencia por Zubiri, aparece el modo de haberse o lo *héxico+, y ello como algo que no tiene por qué identificarse con la llamada experiencia personal, que no pasa de ser un modo de experiencia; ni de identificarse con los datos de la conciencia (cf.NHD 190).

Esta experiencia se nutre para Zubiri de varias capas a la manera de la onda que se expande hacia su propio horizonte: la convivencia con los demás, los usos, el entorno, hasta abarcar el mundo, la época en que se vive.

Pero digamos que lo importante es dar con la mentalidad de que parte una determinada filosofía. Experiencia, situación y *habitud+, me parece, que son aquí las coordenadas fundamentales. Parece claro que la experiencia que va siendo descrita (cf.NHD 192), es experiencia de realidad en nomenclatura zubiriana.

El análisis del *horizonte+ pertenece a los elementos constitutivos de la experiencia y, por ello, a la posibilidad de un orden o ámbito héxico, que se constituye en la dúctil trama de un contenido, una situación y un horizonte (cf.NHD 193). A este nivel de experiencia humana, las cosas son posibilidades. Ni que decir tiene la importancia de esta idea, tanto para el concepto zubiriano de historia, como para la noción de *héxis+:

"La experiencia que compone una época histórica, con ser lugar natural de la realidad, no es más que eso: su lugar natural. Pero la existencia del hombre no se limita a estar situada en un lugar, aunque sea real. A su vez, la *realidad del mundo+ no es la realidad de la vida: aquélla se limita tan sólo a ofrecer a esa otra realidad que se llama hombre un conjunto finito de posibilidades de existencia." (NHD 194)

Aprovechando la definición de movimiento en Aristóteles, alumbra Zubiri todo el acontecer humano. He aquí la presencia de lo *héxico+ como el modo vivo y humano de estar en la realidad. Y ello teniendo muy claro que nada de esto se puede entender sin lo implícito de la categoría de *actualidad+, more Zubiri entendida.

El pensamiento humano, que para Zubiri es como una marcha, constituye la expresión de eso que es lo héxico de la inteligencia:

"...el pensamiento, además de su dimensión declarativa, tiene una dimensión incoativa: todo pensamiento piensa algo con plenitud y comienza a pensar algo germinalmente [...] Gracias a ello, el hombre posee una historia intelectual." (NHD 196)

Hay vías vivas y muertas en las rutas del pensamiento. Para Zubiri, Sócrates marcó una ruta viva (cf.NHD 197).

En el análisis del *horizonte de la filosofía griega+, el movimiento, constituye para Zubiri la posibilidad de volver inteligible la mente griega para nosotros hoy. (La nihilidad por contraposición a la caducidad, va a constituir el horizonte de la Edad Moderna). La cita que tomo a continuación, apunta, por lo que a la *héxis+ se refiere, hacia la importancia de los seres vivos en esta concepción (que evidentemente no llega a agotar la virtualidad del tal concepto):

"En esta universal mutación adquiere valor ejemplar la generación de los seres vivientes [...] hasta tal punto que un mismo verbo, gígnomai, expresa las dos ideas de generación y de acontecimiento.

Precisamente esta idea del movimiento como generación constituye la línea divisoria del esquema fundamental del universo para el hombre antiguo." (NHD 198)

La realidad vital se vuelve inteligible por un cuadro determinado de notas propias de un tipo concreto de vida. Y respecto del hombre, dice Zubiri: 'este ser viviente lleva dentro de sí, a diferencia de los demás, una extraña propiedad'. Desde el punto de vista de la noción de la *habitud+, está claro que el análisis de la cita que sigue, prenuncia la importancia de esta noción en la filosofía de Zubiri:

"Su érgon forma parte de un plan de conjunto, de un bíos, que es, en amplia medida, indeterminado, y que el hombre mismo es, en cierto modo, quien tiene que determinar por decisión y deliberación." (NHD 199)

Esta posibilidad de hacerse la vida, cuyo resultado tiene que ser y es la *convivencia+ humana, tiene su punto central en el logos griego. Es importante resaltar esta determinación del *logos+ griego. El *modo de haberse+ los hombres con las cosas, va a consistir en llegar a *tener+ asuntos comunes; la expresión de este modo de tener en común, será una de las dimensiones del poder del logos griego.

El logos como expresión de la mens. La mens es el origen (en el sentido de principio) del poder de logos. Tema importante para la *héxis+:

"En realidad, el logos no hace sino expresar lo que la mens piensa y descubre. Es el principio de lo más noble y superior en el hombre." (NHD 200)

Citando a Platón y a Aristóteles, hace Zubiri una disección de la noción de *mente+ griega en dos dimensiones. Este análisis, lleva de fondo la idea de *héxis+, o la explicitación de un modo de haberse:

"Por un lado consiste en ese maravilloso poder de concentración que el hombre posee: una actividad que le hace patente su objeto en lo que tiene de más íntimo y propio. Por esto, Aristóteles lo comparaba con la luz. Llamémosle reflexión o pensamiento [...] un pensamiento que por su propia índole, va certera e infaliblemente dirigido al corazón de su objeto;

(NHD 200)

[...] Pero, por otro lado, el griego jamás concibió a la mente como una especie de foco inalterable en el fondo del hombre. Es un pensar certero e infalible; pero en este respecto es una especie de *sentido de realidad+, que, como un finoCpálpito, pone al hombre en contacto con lo íntimo de las cosas. Aristóteles lo comparaba, por esto, a una mano."(NHD 200)

La conexión 'lógica' entre la mens, entendida como habitud, y la sophía:

"....obrar conforme al noûs, a la mente, es obrar asentando sus juicios sobre lo inconmovible del universo y de la vida. Este saber de lo inconmovible, de lo que es siempre, allá en las ultimidades del mundo, es a lo que el griego, al igual que todos los pueblos que han sabido expresarse, llamó sophía, sabiduría." (NHD 201)

Aparece aquí la explicitación del nous como algo divino, acordándose de Aristóteles:

"Es un don de los dioses. Por eso tiene primariamente carácter religioso. Los hombres son capaces de poseerla, porque tienen una propiedad, el noûs, que les es común con los dioses. Por esto Aristóteles dice todavía de la mente que es lo más divino de cuanto tenemos (Met. 1074b 16)." (NHD 202)

La *héxis+ desde el punto de vista filológico es *posesión+. Curiosamente, en este estudio, el epígrafe de la cita que sigue es del mismo Zubiri. Aparece ahí también la idea de *acción+, inseparable de la idea de *habitud+ en los análisis posteriores: (el contexto de la cita arranca del comentario al fragmento de Anaximandro):

"La Sabiduría como posesión de la verdad sobre la Naturaleza [...] Para referirnos, no solamente su nacimiento por la acción de los dioses o de agentes extramundanos, como aconteció en las sabidurías orientales, sino su realidad propia, la cual, sin excluir lo más mínimo dichas acciones [...] posee, sin embargo, en sí misma, una estructura unitaria y radical, por el hecho de que del universo mismo, y no simplemente de los dioses. nacen, viven y a él revierten, cuando mueren, todas las cosas que existen en el cielo y la tierra. Este fondo universal, de donde nace todo cuanto hay, es la Naturaleza, la phsis." (NHD 203).

La idea de Naturaleza se va a configurar, según el testimonio de Aristóteles (Met. 983b 13) como 'el fondo permanente que hay en todas las cosas, a modo de sustancia de que todas están hechas'. Al socaire de la Naturaleza aparece la idea del tiempo en el ámbito filosófico:

"La Naturaleza es también, para un griego, algo *divino+, theîon [...] Abarca todas las cosas; está presente en todas ellas. Y esta presencia es vital: unas veces está dormida; otras, despierta. Estas variaciones tienen carácter cíclico. Acontecen conforme a un orden y a una medida: es el tiempo (khrónos)." (NHD 204)

La primera idea de verdad se identifica con el descubrimiento de la Naturaleza (cf. NHD 205). Esta sabiduría, común a los pueblos antiguos y a Grecia, va a tener Csegún ZubiriC, y apoyado en el modo de pensar aristotélico, un momento decisivo de inflexión. Pienso que esto es indicativo del modo *héxico+ humano:

"Pero en el mundo indoCeuropeo, la mirada llegará un día a detenerse más largamente en el espectáculo de la totalidad del universo [...] se detiene, *asombrada+, ante él, por lo menos momentáneamente. Por el asombro, nos dice Aristóteles, nació, efectivamente, la sabiduría [...] La sabiduría deja de ser presagio para convertirse además en Sofía y en Veda." (NHD 206)

Tanto la consideración de la sabiduría del Veda, como la misma griega (que es la que nos interesa), en sus oscilaciones, están indicando su estructura *héxica+ (cf. NHD 208).

La idea zubiriana de *actualidad+, subyace, a mi entender, en la cita que sigue. La conexión entre *actualidad+, *modo de haberse+ y *verdad+, son otras de las coordenadas de la filosofía madura de Zubiri:

"La operación de la mente griega es un hacer que consiste en no hacer con el universo nada más que dejarlo, ante nuestros ojos, tal como es. Entonces es cuando propiamente nos aparece el Universo como Naturaleza. La operación no tiene más término que la patencia. Por esto, su atributo primario es la verdad. Si el sabio griego dirige la vida, es con la pretensión de asentarla en la verdad, de hacer al hombre vivir de la verdad." (NHD 208)

Siguiendo la cita anterior, la idea de *posesión+ aparece claramente expresada en el ámbito de la sabiduría, como nota descriptiva (Zubiri irá de la *posesión+ a la *mera actualidad+). El modo héxico es un modo vivo:

"Es la leve inflexión por la que la Sabiduría, como descubrimiento del universo, deja de ser una posesión del Absoluto para convertirse simplemente en posesión de la verdad de su Naturaleza [...] La sabiduría de los grandes pre-socráticos intenta decirnos algo de la Naturaleza, nada más que por la Naturaleza misma."

(NHD 208)

La idea de *posesión+ (en griego *héxis+), vuelve insistentemente a salir con motivo de la actividad pensante, y ya en estos análisis sobre el nous griego(cf. NHD 214).

La idea de *logos+ está ya *actuando+ en la mentalidad de Parménides y Heráclito, y al aparecer el ser, está presente a la par, el logos, y con ello la idea de *estructura+. (Son estructuras de conocimiento. Zubiri tendrá por ello, que superar la *sustancia+ para encontrar la estructura de sustantividadCactualidad) (cf. NHD 215).

Para la compresión de la *héxis+ es importante ver cómo el saber en los griegos va a tener una especie de 'división' en su misma estructura. El estudio (dedicación a), irá capacitando al griego para la diversidad de saberes, que a ese nivel sí se puede decir que constituyen distintas *héxis+.

Cómo la *idea de cosa+ supone un mundo determinado, un modo de quedar algo ante la mente, consecuencia eso sí del modo de haberse la tal mente (*héxis+). Entiendo que la idea futura de *actualidad+ zubiriana, hay que pensar que subyace a todo estos análisis que venimos describiendo. Este ámbito del *ser+, sobre el que ruedan los análisis acerca de los presocráticos, supone en realidad la *posibilidad+ de la *héxis+, de la que es actualización ese logos, que es de la cosa (cf.NHD 227). Zubiri habla de una creación mental, el *es+ es ese descubrimiento, y su *elaboración+ (Cconstituye para mí una verdadera *héxis+C).

Así resume esta evolución del pensamiento a lo largo de los siglos, de los presocráticos a Aristóteles; es como la descripción del *ámbito héxico+:

"Las cosas han cobrado estructura racional: ser es razón. La mente se ha convertido en entendimiento y volcado en el logos: el *es+ ya no es objeto de visión, sino de intelección y de dicción. La Sabiduría ha dejado de ser una visión de ser para convertirse en ciencia: el Sabio irá apartando progresivamente su mirada de la Naturaleza para fijarse en cada cosa; La Naturaleza, con mayúscula, cederá el paso a la naturaleza con minúscula. Cada cosa tiene su naturaleza. Descubrirla racionalmente es la misión del Sabio; el Sabio será, desde ahora, el científico. Aristóteles nos refiere, efectivamente, que se llama también sabio al que tiene una ciencia estricta y rigurosa de las cosas (Met. 982a 13).

Es la obra de ese minúsculo factor que se ha deslizado en la mente europea para atenazarla sin descanso: el *es+." (NHD 228)

Respecto de la Sabiduría en la retórica y la cultura, hay que resaltar cómo el *logos+ se da al nivel de convivencia, por aquello que las cosas son también los 'asuntos comunes': estamos en la época sofística. Sólo concibiendo la inteligencia a la manera de una *héxis+, es posible la inteligibilidad de estos análisis de Zubiri. El *es+ de la conversación indica la verdad que de los asuntos poseemos, es el camino que conduce a las cosas, el que va y viene de ellas a la mente. El seguimiento del *es+ en el progreso mental de los griegos nos va dando la capacidad de *haberse+, o lo *héxico+ en el hombre para la posesión de las cosas, y consiguientemente del poder de recrearClas y expresarlas.

Desde el punto de vista del saber, la sofística constituye para Zubiri un relacionismo:

"El ser como relación se hace patente en el saber como opinión, como dóxa. No es un subjetivismo, ni un relativismo, sino un relacionismo." (NHD 232)

La opinión acabará siendo la expresión de las fijaciones o *héxis+ que van a determinar el sentir humano.