Una crítica formal de las pretenciones científicas del neoliberalismo

T. Michael McNulty, SJ

Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas" y Marquette University

La arrogancia neoliberal es que reclama que sólo el neoliberalismo es racional, en el sentido de que los seres humanos son economizeros: siempre toman los medios más eficientes para alcanzar sus propias metas individuales, y cada individuo se responsibiliza por su destino propio. En el pensamiento de Ludwig Von Mises, esto es verdad a priori. Esta posición tiene dos presuposiciones bastante problematicas: 1) asume que entendemos lo que quiere decir la racionalidad; 2) asume que los seres humanos son individuos en un sentido atomístico (el individualismo metodológico). Aunque éste tiene una historia que empieza más o menos con Thomas Hobbes, podemos dudar que sea la única, o aún la más racional, figura de la naturaleza humana.

Dos axiomas neoliberales:

1. La libertad absoluta del mercado es el método más eficiente para promover el bienestar de la sociedad.

2. Las preferencias del mercado se establecen por medio de la agregación de las preferencias de los individuos (el principio de la soberanía del consumidor).

Creo que ambos axiomas son falsos.

Voy a tratar de demostrar esto por medio de examinar algunos resultados que nos dejan perplejos, porque parece que niegan los axiomas neoliberales.

Preliminario: La paradoja de la votación (Condorcet). El sistema mayoritario de la votación puede producir un ciclo, donde cada posibilidad es derrotada por una votación de la mayoría: supongamos que haya tres posibilidades, x, y, z, y tres votantes A, B, C, con las preferencias siguentes: A prefiere x sobre y sobre z; B prefiere y sobre z sobre x; C prefiere z sobre x sobre y. En una selección mayoritaria, x es derrotada por los votos de B y C, y por los votos de A y C, y z por los votos de A y B. Así se establece un ciclo, y no existe una selección de la mayoría.

Dos resultados en la economía del bienestar se relaciona a esta paradoja: el teorema de la imposibilidad de un liberal paretiano, demostrado por Amartya Sen; y el teorema de la imposibilidad de una regla de selección colectiva no dictadorial, demostrado por Kenneth Arrow. Estos dirigen la palabra al plantamiento de axioma 2.

Necesitamos los conceptos y principios siguentes:

Una Regla de selección colectiva (RSC) es un mecanismo para agregar las preferencias de los individuos en una preferencia social. El mercado es una RSC.

Un individuo es un dictador si sus preferencias determinan el resultado de la aplicación de la RSC.

Una regla es acíclica si su aplicación no resulta en un ciclo en el sentido de la paradoja de la votación.

El principio del alcance universal (U): todos los posibles ordenes individuales de preferencias se incluyen en el alcance de la RSC.

El principio paretiano (P): si todo el mundo prefiere x sobre y, la RSC debe preferir x sobre y.

El principio de la independencia de alternativas irelevantes (I): los objetos de preferencia se compara de dos en dos, y el orden de preferencia de dos objetos no es afectado por el orden de preferencia de otros objetos.

El principio del liberalismo (L): Para cada individuo i hay al menos dos objetos x e y para los cuales si i prefiere x sobre y la RSC debe preferir x sobre y, y si i prefiere y sobre x, la RSC debe preferir y sobre x. Cada individuo puede determinar por si mismo al menos una selección sin consultar a nadie.

El teorema de Sen: Los principios U, P, y L son incompatibles, o sea, una RSC acíclica que satisface U y P no puede dejar al individuo el poder a determinar ni siquera la selección entre cualquieras alternativas, por personales que sean.

Un ejemplo (propuesto por Amartya Sen): el libro Lady Chatterly's Lover, por D. H. Lawrence, un libro inglés con bastante contenido sexual.

Imaginemos dos personas: A, que desaprueba del libro por su contenido sexual; y B, a quien le gusta Lawrence. Hay tres posibilidades:

a = A lee el libro

b = B lee el libro

c = nadie lo lee

Las preferencias de A: c, a, b

Las preferencias de B: a, b, c

[En lo siguente, "xPy" significa "se prefiere x a y]

El argumento: por (L), cPa, porque si no, A debería leer un libro que no quiere leer. Al otro lado, bPc porque a B le gusta Lawrence. Pero ambos A y B prefieren a sobre b, así por (P) la RSC debe reflejar esto: aPb. Tenemos un ciclo, y no hay ninguna alternativa mejor. Por eso no existe una RSC que refleja la selección liberal.

Este resultado nos inquieta porque ambos U y P nos parecen razonables e indispensables.

El teorema de Arrow: Cada RSC que satisface U, P, e I [y algunos otros condiciones matemáticas razonables] es dictatorial, o sea, no hay ninguna RSC que satisface a la vez U, P, e I que permite las preferencias de más de un individuo a determinar el resultado de la aplicación de la RSC. La soberanía del consumidor no existe.

Estos dos resultados, y otros relacionados a ellos, han generado una literatura enorme, pero parecen ser inescapables. Varios cambios en las presuposiciones han producido resultados con limitaciones diferentes pero tan serias.

Los dos problemas siguentes dirigen la palabra al planteamiento del axioma 1.

En la teoría de los juegos, una estrategia domina otra si por adoptar aquél el resultado es siempre mejor que por adoptar éste.

Por ejemplo, supongamos que tengamos tres posibles acciones, x, y, y z, y dos personas A y B están en competencia para un recurso, medido por dinero. Las ganancias se representan por esta matriz:

                        B

              x         y        z

      x      35      10      60

A   y      45      55      50

      z      40      10      65

Los números representan las ganancias de A. El interés de B es minimizar las ganancias de A. Para B, x es siempre mejor que z, porque qualquiera estrategia A escoga, A gana menos si B escoge x más bien que z. Entonces, para B, x domina z. Esto significa que A necesita sólo considerar si B escogiera x o y. Pero para A, y domina x y z, y porque B sabe esto también, A debe escoger y mientras que B escoge x.

Hay una clase de juegos llamados juegos de dilema social, porque tienen resultados deficientes. El más famoso de estos es "el dilema de los prisioneros": hay dos ladrones A y B capturados por el policía. Separados, son interrogados, y ambos tienen dos opciones: traicionar o callarse. Si uno traiciona y el otro se calla, el que se calle recibirá diez años en la carcel, y el que traiciona queda libre. Si ambos se traicionan uno al otro, ambos recibirán cinco años en la carcel. Pero si ambos se callan, ambos reciben solamente seis meses de castigo. La matriz es la siguente:

                         B

                    c           t

           c    ½,½      10,0

A

           t     0,10        5,5

Claro que la estrategia dominante es que ambos se traicionen. Pero esto es peor que si ambos se callan. Este juego es un modelo para muchos encuentros en el mercado. Entonces parece que el mercado muchas veces no es eficiente. Y claro que en estas situaciones la cooperación es una estrategia mejor que la competencia.

El último problema se llama "el problema de Newcomb," y es relacionado al anterior. Muchas veces han arguido que el procedimiento más racional es maximizar la utilidad esperada (representamos la utilidad por dinero): vamos a apostar $5 en un juego de dies. Ganaremos a) o $500 si un par de dos se muestran, o nada; o b) o $30 si se muestra un número impar, o nada. Calculamos la utilidad esperada por calcular la probabilidad de un logro más el valor de la ganancia, menos la probabilidad de una pérdida más el valor de la apuesta. Entonces la utilidad esperada de a es 1/36($500)-35/36($5)=$9.03; la de b es 1/2($30)-1/2($5)=$12.50. Claro que b es la selección más racional.

Supongamos, ahora, que alguien que puede predecir casi sin equivocación tu comportamiento te presente con dos cajas, la primera de las cuales es transparente y se ve que contiene $1,000. La otra es opaca, y el predictor ha puesto en éste o $1,000,000 si ha predicho que tomarías solamente la segunda, o nada si ha predicho que tomarías ambas. ¿Qué debes hacer? La teoría de la maximización de la utilidad esperada dice que debes tomar solamente la segunda, pero la teoría de la dominancia dice que debes tomar ambas. Si tomas ambas, has ganado $1,001,000 si ambas contienen dinero, o al menos $1,000 si no. Si tomas solamente la segunda, en cambio, has perdido todo si es vacío.

El problema de Newcomb parece mostrarnos que hay preguntas a las cuales no corresponden respuestas racionales. Entonces el mercado no puede guarantizar la eficiencia.

Claro que el neoliberalismo no puede sostener la defensa de sus axiomas y presuposiciones basada en cimientos "cientificos." Entonces claro también que no es una teoría racional de comportamiento humano, sino pura ideología. Y la ideología no justifica la arrogancia.

Creo que el problema clave es que el neoliberalismo presupone que el deseo para la competencia y el consumo son los fundamentos de la vida humana. Y claro que son una parte de la naturaleza humana, pero hay otra parte también, de que surge la cooperación, la compasión, el cariño. Tratar de entender los seres humanos sin tomar en cuenta estos necesariamente fracasará. Los conceptos de deseo, motivo, deber, responsabilidad, y otros, no puede comprenderse en términos atomísticos. La realidad humana es una realidad social, y los conceptos de la economía neoliberal no convienen para explicarla.