Zubiri, X.

"Note sur la philosophie de la religion"

Bulletin de L'Institut Catholique de Paris, nº 10, 1937, 334-341

 

Mientras la física dispone a su base de una ontología del ser material, las ciencias del espíritu no poseen una idea precisa del espíritu, 334. Es la falta de un cuadro intelectual determinado, 334s. Este cuadro no se obtiene por acumulación de hechos, sino por investigación filosófica del ser, 335. Por tanto, una filosofía de la realidad espiritual, considerándola desde el punto de vista del ser, 335. Y esto significa estudiar el ser de cada una de estas realidades: aprehensión efectiva de cada realidad concreta, 335. La filosofía no enriquece el contenido de la historia, pero la hace posible como ciencia al elaborar la idea del género de realidad que posee lo espiritual, 336.

La filosofía de la religión no se decide por una religión determinada, sino que estudia la religión desde el punto de vista del ser partiendo de los hechos religiosos positivos, 336. De hecho, en la base de la mayor parte de los estudios religiosos y exegéticos críticos está de modo inconsciente la filosofía del espíritu de Hegel, todo positivismo es en el fondo hegelianismo, 336. De parte católica se necesita una filosofía de la realidad religiosa convenientemente elaborada, 337. Ejemplos: idea de la verdad y sus expresiones históricas (géneros literarios), 337. Eclesiología necesita una filosofía precisa de la realidad histórica y social, 337. Hasta ahora no hay nada que pueda reemplazar plenamente la filosofía hegeliana del espíritu, 337. Las riquezas de Agustín y de Tomás habrían de ser unificadas, y sobre todo habría que ponerlas en contacto con los hechos y problemas de hoy, desarrollando un cuerpo orgánico 337. Así como los siglos pasados han sido de las ciencias de la naturaleza, los siglos futuros pertenecerá a las del espíritu, 337. La filosofía de hoy se está haciendo consciente de su propia historia y va a hacer posible una ciencia rigurosa del espíritu en todas sus dimensiones, 337.

Ejemplo: idea de sacrificio en la religión: Tanto la teoría de Bergson como la de Loisy ignoran el aspecto filosófico, 338. No basta decir por qué hay sacrificio: es una relación entre el hombre y Dios, y hay que explciar qué es esto (sacrificio como inmolación), 338. Se ofrece el ser de la víctima a la divinidad, 338. Este ser es su vida, identidad de vida y de ser y realidad, 338s. Anonadamiento de quien sacrifica y aniquilación de la víctima, 339. La filosofía ha de esclarecer estos hechos espontáneos, 339. Los otros aspectos del sacrificio mencionados se montan sobre este aspecto fundamental de inmolación, de la relación entitativa con la divinidad, 339. Interpretación sistemática de ejemplos con el fin de obtener las categorías ontológicas de la realidad religiosa, 339.

Curso de filosofía de la religión en el instituto católico: hay que poner el problema de la religión en un nivel más radical que el de Bergson: el de la dimensión ontológica del hombre en el que descubrimos la religiosidad, 339s. La religión es una dimensión constitutiva del hecho humano anterior a toda especificación de sus facultades. La religión es una forma del ser humano, 340. Y en tanto que forma radical del ser humano nos encara con el universo entero: hay está el problema de Dios, 340. Después está la cuestión de las maneras de ser religioso, de los aspectos personales, etc. ¿qué es eso que se denomina experiencia religiosa?, 340. En segundo lugar, la dimensión colectiva: ¿por qué la religión se configura socialmente?, 340 Y finalmente una tercera dimensión, la temporal, histórica, 340. Por tanto: primero la religión como forma del ser humano, luego ante el ser supremo, y después la religión y la vida humana en su triple dimensión personal, social e histórica, 340. Finalmente queda el problema de la verdad, 340s. La filosofía no puede decidir la verdadera religión, pero puede preguntarse en qué consiste la verdad religiosa, 341 Y esto nos lleva de nuevo al principio: la religión como forma del ser humano. Unidad de los temas inherente al objeto de la filosofía: unidad ontológica entre el ser, el espíritu y la verdad, 341.