EN TORNO AL PROBLEMA DE DIOS (1935-36)

 

I. Distinción entre demostración y aprehensión mediata y racional, 418. Necesidad de aclarar supuesto de toda demostración y de toda negación, 420. Existencia del mundo exterior: presupuestos: el mundo exterior es un hecho añadido a los hechos de conciencia, 420s. Pero el ser del sujeto consiste en estar abierto a las cosas; exterioridad del mundo no es un hecho sino la estructura ontológica del sujeto; un hombre sin cosas sería un contra-ser o contra-existencia humana; no que las cosas sean puestas por el sujeto, sino que el sujeto pone la apertura, la exterioridad, 421. Y esta posición es el ser del hombre: sin cosas no sería nada, 421. Constitutivo formal del ser humano, 422. Con el problema de Dios pasa lo mismo: algo que hay además de las cosas, y que la existencia es un factum (en los que apelan a demostración, a ciego sentimiento, y los ontologistas, hecho evidente), 422. No se ha esclarecido suficientemente en qué consiste la limitación de la razón y qué sentido positivo pueda tener, 422s. Puede que el acceso a Dios no sea algo consecutivo al modo de ser de la razón humana, sino algo constitutivo suyo, 423. Puede que no sea cuestión de encontrar un órganon para entrar en "relación" con Dios porque el ser mismo del hombre sea un ser en Dios, 423.

II. Existencia y arrojo en sentido heideggeriano, 423s. Pero no basta con decir que el hombre se encuentra existiendo, la nihilidad ontológica puede ser más radical; más que arrojado está implantado en la existencia, en el ser, 424. Ambigüedad del término existencia, 424. Existencia como sistere extra causas y existencia como algo que ha de conquistar y que está más allá de su existencia en el sentido de vida: es la diferencia clásica entre naturaleza y persona, 424s. Acciones son de los suppositos, 425. Se olvida y se reconquista en la filosofía moderna: sujeto, yo, persona, 425s. Pero hay que recuperar el sentido ontológico de la persona: persona es el ser del hombre, 426. Vivir con las cosas, con los demás y con nosotros mismos, el "con" como uno de los caracteres ontológicos formales de la persona humana que hace que la vida humana sea personal, 426. Ente que tiene que realizarse como persona, 427; carácter misivo de la vida, , atado a la vida y atado por la vida, 427. De las cosas no recibe el hombre más que estímulos y posibilidades, lo que le impulsa es la existencia, 427. El hombre no sólo no es nada sin cosas, sino que por sí mismo no es, necesitan que le hagan hacerse a sí mismo: su nihilidad ontológica es radical: por sí sólo no tiene fuerza para estar haciéndose, 428. Lo que nos hace ser es al mismo tiempo lo más nuestro y lo más otro, 428. Además de las cosas que hay, hay también lo que hace que haya; estamos religados a lo que nos hace existir, nos hace ser, de lo que venimos, 428. Fundamentalidad de la existencia humana, 429. Existir es existir con cosas, con otros, con nosotros mismos, lo que religa la existencia religa entonces el mundo entero dado que el con pertenece al ser mismo del hombre, 429. Todo el universo material como un campo iluminado a la luz de la fundamentalidad religante, 429. No arrojado sino religado, 429. No tiene religación sino que consiste en religación, capaz de revelación, no religión natural, sino religión personal, pues se trata de su persona, 430. Buenaventura: la persona es relación, 431. Religión no es incremento, sino actualización del ser religado del hombre, no ayuda para obrar, sino fundamento para ser, 431. 'Hay' lo que religa, que no es Dios sino la deidad, 431. Deidad como ámbito que la razón tendrá que precisar, pues por intuición no se sabe lo que es y si tiene existencia efectiva como ente, la realidad de Dios, 431. Deidad como correlato de la religación; ateísmo como posición negativa ante la deidad, 432. Dios como ens fundamentale, su atributo primero es la fundamentalidad. Así como la exterioridad de las cosas pertenece al ser mismo del hombre sin que éstas formen parte de él, la fundamentalidad de Dios pertenece al ser del hombre, es parte de él ser fundamentado, 432. El hombre no está con Dios, sino en Dios, viniendo de él; ir hacia él ulteriormente es ser llevado por él; el hombre no puede ser entendido en su mismidad sino desde fuera de sí mismo, 433.

III. No facultades (razón o sentimiento), sino ser, no práctica (Blondel), sino ser, 434. Dios patente en el ser mismo del hombre, pero fundamentante, no como es en sí (ontologismo), 434n. No hay experiencia de Dios como de las cosas. No hay experiencia de las relidad, la realidad se es en la medida en que ser es estar abierto a las cosas, 435. No hay método para llegar a Dios, lo que de Dios hay en el hombre es sólo la religación en la que se nos patentiza Dios; no hay relación con Dios fuera de patentizar a Dios; el hombre consiste en patentizar cosas y patentizar a Dios, 435. No es un acto de una facultad, sino el ser del hombre, 436.

 

IV. Al conocer, el hombre entiende lo que hay, y lo conoce como siendo: el ser supone siempre el haber. En Parménides ambas cosas coincidían. Platón barruntó siguiendo a Demócrito que 'hay' algo que no es; Aristóteles, 436. El ser es siempre ser de lo que hay; el haber se constituye en la radical apertura en que el hombre está abierto a las cosas y se encuentra con ellas. Como este encontrarse pertenece a su ser, le pertenece también la intelección de lo que son, 437. Aristóteles y el concepto de ser (crítica aún muy heideggeriana), 438. Inadecuación del es de las cosas a la existencia humana; no es evidente que haya un es pura y abstracto que sea uno, la dialécitca no puede ser ampliación de una idea a distintas regiones, sino constitución del ámbito mismo del ser; si de analogía se trata, ésta tiene una dirección determinada, 438. Reversión después de la modificación al es de las cosas y radicalzlización, ampliación de horizontes, se conserva el contenido del concepto, pero subsumiéndolo en una ratio más amplia, 439 (distinción entre ratio y concepto), 439s. Coseidad y es, 440. Hay lo que religa, Dios, pero entenderlo supone alojarlo en el es, 440. En Dios resaba el haber respecto del ser, 441. Más que analogía, supraanalogía: sabemos que hay Dios, pero no le conocemos, 442. Ratio entis que hace todo problemático, 442. Visión cristiana de las cosas desde la nada, a títutlo de ejemplo, 443. No visión de Dios en el mundo, sino patentización en la fundamentalidad religante, 443s. Toda demostración es ulterior, 444. Queda en pie quien sea Dios, toda existencia tiene un problema teológico, por tener que entender lo que hay, 445. Teología esencial a la religión, 445.

V. Existencia humana como libertad, libertad como liberación, 445 Religación que hace posible libertad para, 446. Acciones son de la persona, 447. Persona es allende el transcurso de la vida, más suya que las cosas, posibilidad de arrepentirse, de perdonar (sic), de convertirse, todo ello se refiere a lo que la persona tiene de suyo más allá del transcurso, 447. El ser contra sí mismo presupone la religación, relativfo ser absoluto, absoluto cobrado, 447.

VI. Ateísmo: el hombre es persona solamente realizando una personalidad, 448. Sentirse desligado: identificar el propio ser con la vida, éxito, suficiencia, soberbia de la vida, divinización de la vida, 449. Poder de negar solamente en el ámbito abierto por la religación, sentirse desligado es estar ya ligado, 450. Más que la angustia es la experiencia de no somos nada ante la muerte; posibilidad de asumir la muerte, 451. Ateísmo verdadero solamente puede dejar de ser ateísmo siéndolo hasta las últimas consecuencias, 451. Pecado original (no naturaleza sino las posibilidades, 451n). Pecado histórico, 452. Crisis de la intimidad, 452. Filosofía como religión, pero la filosofía no es modo de vida, 453. Encontrarse religado no para huir del mundo, de los demás y de sí mismo, sino al revés, 453. El problema de Dios podría rebasar la pura filosofía, 454.