HEGEL (1935)

Insatisfacción con la filosofía de la identidad, 179s. Coincidencia con Agustín en no entenderse a sí mismo sino desde Dios, 180. Frente al individualismo y la incomunicación de la época, Hegel apela a lo supraindividual, que conduce la historia, 181. La filosofía actual como una inquisición de la situación en la que Hegel nos ha dejado instalados.