Te recordamos, Dean

“Un padre, un amigo, un verdadero pastor”

David Ernesto Maradiaga, becado de Licenciatura en Ciencias Jurídicas.

“El padre Dean fue, y será para todos los que le conocimos, un ejemplo de la existencia real de Jesucristo en nuestras vidas. Un modelo a seguir, un padre, un amigo, un verdadero pastor.

Lo conocí en Las Palmas, mi comunidad parroquial, luego de la muerte del padre Fermín Sáenz, su predecesor en mi comunidad. Yo decidí acercarme más a la iglesia y serví durante 4 años como acólito junto al padre Dean, tiempo suficiente para asegurar que él tenía una gran calidad humana.

Nunca pasamos tristezas ni aburrimientos, pues el padre Dean tenía una chispa de alegría y entusiasmo que nos invadía profundamente: en él, la tristeza era gozo, el aburrimiento se convertía en regocijo. Personalmente, yo disfruté de su presencia en nuestra comunidad, y fue gracias a su apoyo y a otros sacerdotes jesuitas que yo entré al Programa de Becas Mártires de la UCA”.

 

"El padre Dean marcó mi vida para siempre"

José Ricardo Díaz Guevara, becado de Ingeniería Eléctrica.

“Recuerdo que en muchas ocasiones fui en busca del padre Dean al Centro Monseñor Romero. Nunca me dijo que regresara más tarde o que estaba ocupado.

Muchas veces, fui a contarle cómo me había ido en mis exámenes. A él no le importaba que fueran notas altas o bajas, se mostraba sumamente feliz solo con el hecho de estar compartiendo aquel momento conmigo.

La mayor parte de mis visitas eran para contarle algún problema en el que me encontraba, ya fuera familiar, económico, sentimental o psicológico. En él, tenía a un amigo que siempre me escuchaba, un sacerdote con el que me podía confesar a la hora y en el lugar que yo quisiera, un papá que me daba consejos para seguir adelante. Siempre, después de hablar con él, mi punto de vista hacia los problemas era otro; aquella gran montaña que tapaba el sol se convertía solo en una grada que debía subir. Por eso, el padre Dean marcó mi vida para siempre”.

 

Una ofrenda de Dios

Nilcer Griselda Melgar, becada de Licenciatura en Comunicación Social.

“El cielo recibió un ángel el 16 de octubre. La ofrenda de Dios a El Salvador fue la llegada del padre Dean Brackley a nuestras vidas. Él agradeció vivir en El Salvador. Nosotros agradecemos que haya compartido su vida aquí en nuestra tierra. Él fue las manos que dan una oportunidad de realización. Su humildad de entrega hacia los más desprotegidos y necesitados es su mayor cualidad. Sus deseos eran que todos pudiéramos tener oportunidades de superación.

Ante su partida, he querido llorar, pero la valentía con la que él enfrentó la muerte me hace pensar que no debemos llorar, sino agradecer la oportunidad de haberlo conocido. Comparto mi gratitud con Dios y con el padre Dean por siempre”.

 

“Un mundo diferente”

Liliana Rivas, becada de Licenciatura en Ciencias de la Computación.

“El padre Dean nos devolvió nuestros sueños, y no para seguir soñándolos, sino para hacerlos realidad, para vivirlos. Hace más de tres años, para mí era inalcanzable estar en la universidad y continuar estudiando. Fue gracias a su empeño que hoy muchos jóvenes hacemos lo que un día vimos tan lejos. Pero no puedo escribir solamente de lo material y lo económico; también prevalecía una paz que transmitía cada vez que estábamos cerca de él, y no puedo dejar de un lado su inmenso amor y cariño reflejado en una sonrisa incomparable.

Estar con el padre Dean era estar en un mundo diferente en el cual solo era posible amar, servir, sonreír, tener paz. Eran necesarios solo unos minutos para llegar a una misma conclusión sobre él: era un hombre entregado por los pobres, sus hermanos; un hombre humilde y sencillo, pero capaz de mover montañas y llegar más lejos que otros; capaz de hacer cosas grandes no porque sean de un enorme tamaño o porque todo el mundo las conoce, sino por el significado que esas cosas han tenido en la vida de todos sus becarios salvadoreños”.

Te recordamos
Te recordamos

Dos becados acompañando la tumba del P. Dean en la conmemoración de su primer aniversario.






Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas"
Dirección de Comunicaciones
Boulevard Los Próceres San Salvador, El Salvador Centroamerica
Tel. (503) 2210-6600 Fax: (503) 2210-6655