¡No los han matado!

Margarita Moreno
22/11/2014
691 Votos | Comentarios 3

Se anuncia la salida de la procesión de farolitos. Algunos apresuran el paso para conseguir una vela, otros empiezan a caminar junto a las palmeras decoradas con flores de papel y rostros de los mártires. Empiezan los cantos e inicia la procesión de más de siete mil personas reunidas en el campus para homenajear a los mártires. Algunos van en silencio, otros platican y observan los detalles plasmados en las alfombras de sal que decoran el asfalto y colorean la memoria.

A diferencia de años anteriores, la procesión hace una estación en la cancha de fútbol del Centro Polideportivo. Se indica apagar los farolitos. Entre la oscuridad y el silencio, una luz ilumina el centro de la cancha: Elba y Celina Ramos, Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín-Baró, Juan Ramón Moreno, Segundo Montes, Amando López y Joaquín López y López vuelven a la vida en una presentación artística ofrecida por los ensambles de teatro, danza y música del Centro Cultural Universitario.

La escena, un fragmento de La hora final, narra la madrugada del 16 de noviembre de 1989: soldados, confusión, indignación, sonido de balas y martirio. La presentación termina con una frase de José María Tojeira durante la misa de cuerpo presente de los jesuitas: “¡No han matado a la Compañía de Jesús! ¡No han matado a la UCA! ¡No la han matado!”. La fuerza de estas palabras se sintió como eco del pasado que estalló en la cancha.

Con los sentimientos a flor de piel, los asistentes encendieron de nuevo sus farolitos, simbolizando la resurrección, y continuaron el recorrido hacia el parqueo anexo del ICAS, para celebrar la eucaristía en memoria de los mártires de El Salvador, concelebrada por más de 90 sacerdotes, entre salvadoreños y extranjeros.

La homilía estuvo a cargo de Rolando Alvarado, provincial de los jesuitas en Centroamérica. En su mensaje hizo énfasis en el espíritu que ayudó a los mártires “a cargar con el pecado, los hizo fuertes y les dio entereza a la hora de la verdad”. Ese mismo espíritu, dijo, permite recordar sin tristeza a todos los que dieron la vida por una causa justa. “El espíritu tiene que defendernos del olvido”. En la misa, representantes de diversas obras de la Compañía de Jesús, unidades de la UCA, comunidades, grupos juveniles y estudiantiles entregaron ofrendas y participaron en las peticiones.

Concluida la eucaristía, la vigilia comenzó con la presentación de Jair Noyola, de 12 años de edad, que interpretó una canción sobre los niños de la calle y los mártires de la UCA; luego siguió la música de los grupos Cutumay Guinama, La Forma, Son de Pueblo (Honduras), Claudia López y Kilómetro Cero, Fuego Eterno (Chalatenango), Batucada Las Musas, Los Torogoces de Morazán, La Cayetana, Pescozada, Yaxa Nutal (Cuscatancingo), Fuerza Andina y Los Norteñitos de Chalatenango. La música y el canto llegaron hasta las cinco de la mañana del domingo 16.

El lema de este aniversario, “No hay amor más grande que dar la vida por los amigos”, rescata el significado del martirio de Elba, Celina y los seis jesuitas. Hoy, 25 años después, estos amigos estudiantes, profesores, sacerdotes, religiosas, ancianos y niños celebran en cada homenaje, en cada oración y en cada vela encendida que se unen contra el olvido, para repetir siempre: ¡no los han matado!

Ver comentarios 3
...


...
...
...

...
...

Deje su comentario

Caracteres disponibles:1000
¿Cuánto es (7 + 1) ?:




Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas"
Dirección de Comunicaciones
(503) 2210-6600 • direccion.comunicaciones@uca.edu.sv