"Supieron estar al lado del pueblo"

Margarita Moreno
18/11/2014
707 Votos

La tradicional misa de la comunidad universitaria en memoria de los mártires de la UCA se llevó a cabo el 14 de noviembre en las canchas de baloncesto del Centro Polideportivo. Este año, fue oficiada por el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, y concelebrada por un grupo de sacerdotes jesuitas. En la ceremonia participaron estudiantes, personal administrativo y de proyección social, profesores y delegaciones de Estados Unidos, España y otros países.

Andreu Oliva, rector de la UCA, destacó en la homilía que la conmemoración de los mártires es una forma de celebrar sus vidas. “Una vida en plenitud, una vida puesta al servicio del Reino de Dios, una vida en defensa de la verdad, la libertad, la justicia y la búsqueda de la paz”.

Esa opción de entrega y de servicio estaba acompañada por la capacidad de escuchar a los habitantes de las comunidades que ellos atendían pastoralmente, así como de entender el contexto donde vivían. “Los mártires de la UCA no cerraron los ojos ni se taparon los oídos ante la realidad de aquel entonces, que era mucho más dura, por dolorosa, y más difícil, por ausencia total de libertad. No lo hicieron porque supieron estar al lado del pueblo”, recordó Oliva.

De acuerdo a él, esa debe ser la guía que ilumine el trabajo y quehacer de la UCA: acciones concretas que conduzcan a la transformación de la sociedad. En este sentido, no es suficiente quedarse en el discurso de “que queremos ser fieles al legado de los mártires, que queremos ser una universidad de inspiración cristiana, que queremos cambiar la realidad, pero si volteamos el rostro ante los necesitados de nuestra sociedad (...), recibiremos la maldición de esta población que vio en la UCA una universidad que defendía a los pobres, que les atendía en sus necesidades, que era solidaria con ellos”. Desde la institución, subrayó, “se pueden iluminar las tinieblas” y “trabajar para que se conozca la verdad, y esa verdad descubra la injusticia y la mentira que el sistema impone”.

Por su parte, monseñor Escobar Alas agradeció, en nombre de la diócesis, a los jesuitas en El Salvador por su presencia y su trabajo. “Los mártires son una inspiración. Su huella, su obra y la entrega generosa de sus vidas nos motiva a todos a ser auténticos, a vivir la fe con espíritu cristiano”.

Rolando Alvarado, provincial de los jesuitas en Centroamérica, leyó una carta enviada por Adolfo Nicolás, padre general de la Compañía de Jesús, con motivo del aniversario. En el texto, Nicolás dice que los asesinos querían silenciar las voces de los jesuitas que expresaban la experiencia de la fe que sirve y busca la justicia. La masacre “conmovió no solo a El Salvador, a la Compañía de Jesús y la Iglesia, también a todos los que en este mundo buscan el respeto a la dignidad humana y la construcción de unas estructuras que garanticen los derechos humanos”. Destacó que los mártires nos llaman no solo “a proceder con honestidad y justicia, sino con un corazón solidario ante el sufrimiento”.

Como cierre de la eucaristía, la UCA entregó a los jesuitas Xavier Alegre y a Rafael de Sivatte la Medalla José Simeón Cañas al Mérito Excepcional, por sus 30 años de servicio, su distinguida labor académica y su solidaridad con la sociedad salvadoreña.

...


...
...
...

...
...
...

Audio

Documento

Deje su comentario

Caracteres disponibles:1000
¿Cuánto es (8 + 5) ?:




Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas"
Dirección de Comunicaciones
(503) 2210-6600 • direccion.comunicaciones@uca.edu.sv