Cargando...

Tiempo de continuar su obra

Nancy Solito
23/11/2012
Vota
940 Votos
  • 2.8 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

“Una vuelta a los pobres por amor es una vuelta al Evangelio” es la frase que enmarcó el vigésimo tercer aniversario de los mártires de la UCA, y todas las actividades efectuadas durante el sábado 17 de noviembre.

La jornada conmemorativa inició temprano, a las siete de la mañana. Decenas de jóvenes y adultos de asociaciones estudiantiles, universidades nacionales y extranjeras, grupos parroquiales y unidades de la UCA plasmaron sobre el asfalto escenas diversas y rostros de la realidad. Por segundo año, en memoria de Dean Brackley 1946-2011, más de treinta jóvenes del Programa de Becas Mártires de la UCA se reunieron para diseñar una alfombra en recuerdo de su obra.

A las seis de la tarde, las luces de los farolitos y coloridas palmas llenaron el parqueo anexo al edificio del ICAS, señal de que la procesión pronto iniciaría. Las alfombras fueron camino de memoria para la peregrinación de ocho estaciones, una por cada mártir. Entre cantos y oraciones, niños, jóvenes y adultos de diversas comunidades, países y culturas recorrieron el campus de la UCA.

La procesión retornó a su punto de partida a eso de las ocho de la noche. A esa hora, los participantes se concentraron frente al altar ya instalado para celebrar la eucaristía dedicada a todos los mártires de El Salvador. El canto Ya vienen los segadores anunció el ingreso de los presbíteros.

Andreu Oliva, rector de la UCA, dio la bienvenida a la misa solemne. “Esta vigilia es un homenaje a todos los mártires de El Salvador … Con la procesión de los farolitos queremos simbolizar que los mártires son luz que ilumina nuestro camino, que están presentes en nuestras vidas”.

Antes de comenzar la homilía, Juan Hernández Pico, miembro de la Junta de Directores y catedrático del Departamento de Teología, agradeció la participación de los jóvenes. “Gracias por estar con nosotros. Quiero decirles que el legado de los mártires y el legado de monseñor Romero son suyos”.

Y recalcó que los mártires siguen presentes en la historia a través de Dios. “Hablamos de los muertos muchas veces como de los que nos dejaron … como personas que hemos perdido, como de los ausentes … Existe en cambio otra perspectiva: la de verlos como los que han traspasado la barrera de la historia y más allá de la historia … Ellos viven del amor de Dios que los ha hecho resucitar”.

Después, reflexionó sobre la lectura de la Carta de Santiago, que recuerda que Dios ha escogido a los pobres para que sean ricos en la fe y para que reciban en herencia el reino que Él ha prometido a quienes lo aman. Para el Evangelio, se leyó el pasaje de la Buena Noticia según Lucas, que invita a tener misericordia del prójimo y amarlo como a Dios mismo.

Concluida la misa, comenzó el acto cultural, que acompañó a los asistentes hasta poco antes de las dos de la madrugada. Así culminó la jornada que celebra y recuerda la vida de salvadoreños como monseñor Romero, los mártires de la UCA y tantos otros como ellos.

Para Ana de Sibrián, representante de la Escuela de Teología de Chalatenango, “sus vidas son una reseña histórica para el país … y es importante que no se pierda la historia para que haya siempre algo que contar sobre un pueblo”.

Alfombras

Jóvenes participando en la elaboración de alfombras (Foto: Dirección de Comunicaciones y Publicaciones, 17/11/2012).


Andreu Oliva
Procesión de farolitos
Coro de los Mártires de la UCA


Acto cultural


Deja tu comentario

Nombre:


Comentario:

Caracteres disponibles:500
¿Cuánto es (0+0) ?:
No se publicarán comentarios escritos completamente en mayúsculas, insultantes o que no aborden directamente el tema del texto.